martes, 24 de marzo de 2020

Un recuerdo para Carmen de Mairena

Foto: autor desconocido (Instagram: carmendemairena_oficial)

En estos días de confinamiento se ha recibimos la triste noticia de la muerte de Carmen de Mairena, personaje del barrio del Raval, testigo de la Barcelona canalla, icono de los "frikis", portavoz de los derechos de las prostitutas y decidida defensora del colectivo LGTBI. Su traspaso el pasado día 20 a los 86 años de edad no se ha debido al coronavirus sino a causas naturales tras haber vivido en una residencia sus últimos cuatro años de vida.
Nacida en Barcelona el 29 de octubre de 1933, este personaje tan singular y controvertido que nunca dejó a nadie indiferente, fue bautizado como Miguel Brau Gou. Según contaba ella misma, sus padres tenían cabras, conejos, gallinas e incluso un huerto. Él ordeñaba la leche de las cabras y luego la vendían en el barrio. Y lo más curioso es que de mayor quería ser policía o sacerdote. Aunque casi todas las fuentes de información aseguran que es natural del barrio de Sarrià, en una entrevista a Betevé afirmó haber nacido en el barrio de Gràcia.

Foto: autor desconocido

Desde muy joven demostró sus dotes artísticos y una clara vocación por el mundo del espectáculo. Con 12 años de edad trabajó de recadero en una farmacia del paseo de la Bonanova, a la vez que distraía a la clientela que allá iba a comprar con canciones y bailes. Con 16 años actuó como extra cinematográfico en varias películas de la productora Emisora Films, de Ignacio F. Iquino, cobrando 700 pesetas por película. Ya de más adulto, en 1959, cuando tenía 26 años de edad, debutó como artista de variedades en numerosos locales de Barcelona. El primero de ellos fue la sala Ambos Mundos, luego el Café Nuevo, el Copacabana, la Bodega Apolo y el Ciros, entre otros. Así fue como ganó cierto prestigio en calidad de cupletista, adoptando el nombre artístico de Miguel de Mairena. Precisamente el apellido "de Mairena" lo tomó del famoso bandolero del siglo XVIII de Sierra Morena llamado "El Tenazas de Mairena".

Foto. autor desconocido

En aquellos tiempos tuvo una relación sentimental con el cantante Pedrito Rico antes de que éste iniciara su gira por el continente americano. Ello le trajo serios problemas, pues eran tiempos en los que la Ley de Vagos y Maleantes permanecía vigente y condenaba, entre otras cosas, la homosexualidad. En consecuencia, fueron detenidos en repetidas ocasiones por parte de la policía, llegando ella a estar encarcelada sufriendo torturas y vejaciones por parte de los agentes. Ello le ocasionó una dolencia que le impidió trabajar en el mundo del espectáculo durante un año. A cambio ejerció de peón junto a su padre en Gavà. Una vez repuesto retomó su oficio artístico actuando en locales como Whishy Twist, Patio Andaluz, Macarena de Flamenco, Gambrinus, Panam's y Barcelona de Noche, entre otros. Fue una época dorada en la que tuvo el honor de actuar al lado de personajes como Antonio Amaya, Miguel de los Reyes, Pedrito Rico y Tomás de Antequera, además de conocer en persona a mujeres de renombre como Paquita Rico, Carmen Sevilla, Marujita Díaz y Mikaela. Aunque llegó a ganar mucho dinero, siempre vivió humildemente y de forma austera. Tenía fama entre quienes lo conocían de ser una persona muy entregada a los demás, muy caritativa hacia quienes estaban necesitados. Persona creyente y de convicciones cristianas, ella misma afirmaba que se regía por el principio fundamental de "dar de comer a quien tiene hambre y dar de beber a quien tiene sed".

Foto: autor desconocido (Instagram: carmendemairena_oficial)

Aunque nunca quiso ser transexual en tanto operarse por completo en los años 70 decidió transformarse parcialmente. Una de las razones que se cuentan es que lo hizo por amor hacia un hombre que le prometió irse con ella si se le presentaba "con unas tetas por delante". Otra versión asegura que lo hizo para ser la persona que quería ser. Ello lo llevó a inyectarse silicona líquida en la cara, los pechos y las caderas, obviamente de manera clandestina, a manos de una falsa cirujana llamada Marisol que atendía a las transexuales de la época. Desde entonces, con su nuevo aspecto, mal acabado por incompetencia profesional, ofreció espectáculos como transformista bajo el nombre de Carmen de Mairena, imitando a iconos femeninos como Sara Montiel y a Marujita Díaz. Ello no tuvo buena aceptación entre su público, entre otras cosas por la fuerte competencia de transexuales de alto nivel (y belleza física) como Bibi Andersen y Dolly Van Doll, lo cual supuso un fracaso en su carrera y una pérdida inmediata de poder adquisitivo. Tal fue su decadencia que se vio obligada a ejercer la prostitución. De eso jamás se arrepintió, incluso aseguró haberlo pasado bien en esa etapa de su vida con sus pros y sus contras.

Foto: Archivo Telecinco

Su carrera artística volvió a reflotar a partir de los años 90 al ser contratada para el programa "Força Barça", siendo descubierta tras acompañar a un amigo a un casting del programa. Allá conoció al periodista Javier Cárdenas, gracias al cual pudo iniciar su carrera televisiva. Siempre de su mano, adquirió fama a nivel nacional en programas como "Al ataque" de Alfonso Arús (1992-1993) y "Crónicas Marcianas" de Javier Sardà (1997-2005). Su fama le permitió catapultarse al cine, principalmente películas cómicas e incluso alguna pornográfica: "Semos peligrosos" (1993), "Todo lo sólido" (2001), "Soy puta pero mi coño lo disfruta" (2003), "FBI: frikis buscan incordiar" (2004), "XXV Por detrás me gusta más" (2005), "Diniofollando.com" (2008) y "Torrente 4: lethal crisis" (2011). Igualmente hizo ocasionalmente alguna aparición en el programa de radio "Fricandó matiner" de RAC-105 en la etapa protagonizada por Llucià Ferrer.

Foto: torrentecuatro.blogspot.com

En noviembre de 2006 y en octubre de 2008 fue detenida tras unas redadas policiales contra el proxenetismo, en el Raval, acusada de favorecer la prostitución por alquilar habitaciones de su casa de la calle Sant Ramon para que ejercieran allí las prostitutas. Sin embargo, al no existir riesgo de fuga fue puesta en libertad. Ella siempre en defensa propia aseguró que únicamente echaba una mano a las prostitutas ofreciéndoles una habitación por solo 5 euros. Ello no le impidió continuar apareciendo de forma esporádica en televisión, puntualmente en Telecinco y La Sexta y más a menudo en el programa "Toni Rovira i tú" en 25TV. Tras abandonar su vivienda en la calle de Sant Ramon se trasladó a la calle del Est, también en el Raval, barrio en el cual ella siempre afirmaba que le gustaba residir porque vivía muy buena gente de todas clases y se sentía muy querida por todo el mundo.

Foto: Archivo Cuatro

El 21 de octubre de 2010 fichó por el partido político Coordinadora Reusenca Independent (CORI) y se presentó como segunda candidata por la circunscripción de Barcelona en las elecciones al Parlamento de Cataluña. A principios de 2016, los problemas de movilidad que sufría la hicieron depender de una silla de ruedas, lo que llevó a sus familiares a ingresarla en una residencia de la calle de Aragó. Desgraciadamente, objetos personales como cuadros y fotos que conservaba en su casa fueron destruidos, con lo cual una parte de su memoria se perdió por falta de sensibilidad. Desde entonces se retiró definitivamente de la vida pública. Afortunadamente existe una biografía publicada por Carlota Juncosa llamada "Carmen de Mairena. Una biografía" con prólogo de Javier Pérez Andujar. Editado por Blackie Books en 2017, el libro ha sido posible gracias a la amistad entablada entre la escritora y la artista.

Foto: Inma Saiz de Baranda (La Vanguardia)

No quisiera terminar este particular homenaje a Carmen de Mairena sin antes citar unos versos que ella a menudo solía recitar:

M'agrada molt Barcelona i sóc gitano català,
canto i ballo de farruca per poder gaunyar-me el pa
Fill de Santa Caterina nascut al carrer Gardés,
sempre he tingut la mania de cantar i ballar el calé.
Quan em batejaren digué el capellà:
quan aquest noi creixi què flamenc serà.
Amb el trico-trico-trico i amb el trico-trico-tra.
Quan jo sento una farruca em tinc que posar a ballar.
Amb el trico-trico-trico i amb el trico-trico-tra.

Recordando lo mejor de ella, que su arte y su sello impregne para siempre la imborrable identidad del entrañable Raval barcelonés, hoy y siempre, y nos recuerde que Barcelona fue antaño una ciudad canalla.

Hola corazones, en el coño tengo flores.
Soy como la Pantoja, polla que veo, polla que se me antoja.
Yo soy esa, la que te pone la cosa tiesa.
Yo tengo mucho glamour porque me ambiento el coño con ambipur.
Soy una mujer completa, tengo polla y tengo tetas.
Más vale tener buen humor, que en el culo un tumor.
Gracias por el "apoyon", mis seguidores. Me ponéis el coño de todos los colores.

Carmen de Mairena

No hay comentarios: