martes, 31 de marzo de 2020

La estación de CERCANÍAS de Barcelona

Panorámica de la zona de vías y andenes. Foto: Smiley.toerist - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0

Entre los años 1964 y 1989 junto a la estación de Francia (entonces llamada Barcelona-Término) convivió una terminal ferroviaria destinada a servicios de cercanías. Su materialización respondió a la necesidad de descongestionar y distribuir mejor el tráfico de trenes en la citada estación de Francia, aumentar su capacidad tras la entrada en servicio de nuevas líneas de largo recorrido, facilitar la maniobrabilidad y mejorar la gestión de pasajeros. Para ello, aprovechando buena parte de la infraestructura existente se habilitó para trenes de viajeros el espacio antiguamente ocupado por el depósito de formación y descomposición de convoyes y el muelle de mercancías a gran velocidad, ambos construidos durante 1925 y puestos en servicio el 17 de enero de 1926.
Tras unas obras de adecuación al nuevo uso el 24 marzo de 1964 entró en servicio la nueva estación llamada "Barcelona-Término Cercanías". El recinto se hallaba delimitado por un muro perimetral de mampostería revestido, siendo el de la fachada principal con enrejado y presidido por dos grandes puertas de hierro forjado centrales de entrada y salida. Limitaba a la izquierda con la estación de Francia, en el centro con la calle de la Marquesa y el Pla de Palau donde se hallaba la entrada principal, y a la derecha con el barrio de la Barceloneta y la avenida del Capitán López Varela (actual Icària), tramo que actualmente forma parte de la calle del Doctor Aiguader.

Vista de depósito de formación y descomposición de vagones.
Foto: Francesc Ribera. Fondo Servicio Eléctrico MFVG-FFE

En total habían 9 vías. Las vías 00, 01, 02 y 03 se hallaban a cielo abierto y ocupaban el antiguo espacio donde una vez hubo el depósito de formación y descomposición de trenes de viajeros. Las vías 04, 05 y 06 terminaban en el interior edificio de viajeros. La vía 07 finalizaba justo al inicio de dicho edificio. Y en zona descubierta a caballo entre el edificio de viajeros y el muro de delimitación se hallaba la vía 08.
El edificio de viajeros, construido por E. Remy y Compañía, antaño albergó el muelle para los trenes de mercancías a gran velocidad. Estructuralmente era simétrico y de planta rectangular, formado por una planta baja y dos plantas superiores, siendo la primera de mayores dimensiones que la segunda. La fachada delantera o de acceso a la calle contenía en la planta baja cuatro accesos centrales de entrada y salida a la estación, un bar cafetería en el lateral izquierdo y un bazar en el lateral derecho. Sobre dichos accesos coronaba una marquesina metálica y encima de esta estructura había las letras con el nombre de la estación. Cada planta disponía de seis ventanas. La fachada opuesta era casi idéntica a la anterior salvo que en el centro del friso coronaba un reloj y carecía de marquesina. De izquierda a derecha, en la planta baja finalizaba la vía 07 justo en la entrada del primer acceso; los accesos segundo y quinto albergaban los andenes; y en los accesos tercero, cuarto y sexto penetraban las vías 06, 05 y 04, respectivamente.

Interior del edificio de mercancías a gran velocidad, antes de convertirse
en la estación de Cercanías. Foto: Diario de Barcelona

Las fachadas laterales presentaban ocho ventanas tanto en planta baja como en las plantas primera y segunda. Las ventanas de la planta baja y planta primera eran de las mismas dimensiones y unidas arquitectónicamente entre ellas. El lateral montaña correspondiente a las vías del 00 al 03 había además una cubierta metálica. El interior de la planta baja era diáfano, con la presencia de numerosas columnas de hierro y una gran estructura de vigas en el techo que soportaban el resto del edificio. Incluía las vías 04, 05 y 06, los andenes y la taquilla de venta de billetes. Las plantas superiores se destinaron a oficinas y almacén. A modo de curiosidad, disponía también de un antiguo subterráneo sólo accesible a empleados mediante escaleras y montacargas que conectaba entre sí todos los edificios de la estación de Francia, antiguamente usado para el rápido transporte mecanizado de equipajes y mercancías evitando así molestias a los pasajeros. 
La estación albergaba los servicios regulares de cercanías de Barcelona a Mataró, Arenys de Mar, Blanes y Maçanet-Massanes. De allí también salían y llegaban las líneas regionales a Girona, Figueres y Portbou/Cerbère. Había los llamados trenes tranvía que efectuaban parada en todas las estaciones, y los semidirectos con trayecto directo sin paradas intermedias entre Barcelona y Mataró y viceversa. Otros servicios tranvía y semidirectos que acogía eran los regionales con destino a Girona, Figueres y Portbou/Cerbère por vía Granollers que efectuaban parada en las estaciones "El Clot-Aragó" y "Sant Andreu-Comtal" de Barcelona.

Fachada principal de acceso a la estación de Cercanías. Foto: sin datos

La nueva estación de Cercanías, además de ordenar los servicios ferroviarios de la estación de Francia, estimuló el desarrollo del comercio de los alrededores, concretamente del núcleo formado por el Pla de Palau y las calles de la Reina Cristina, Marquesa y Llauder, con la apertura de nuevos bazares como Ruiz, El Dorado, Jauja, Spinola, Ceuta, Cuende y Valentín, Victoria, Tony Juani, Carrión y Dengra (las dos últimas ubicadas en las populares Galerías del Puerto). Todo y que la nueva estación gozaba de buena rentabilidad, el 4 de febrero de 1967 se presentó el Plan Modificado de Enlaces ferroviarios de Barcelona a desarrollar dentro del II Plan de Desarrollo, que contemplaba el desmantelamiento de la línea ferroviaria de la costa entre Barcelona y Sant Adrià de Besòs y la desaparición de las estaciones de Francia, Cercanías, Bogatell y Pueblo Nuevo.
A partir de los años 70 aumentó la oferta ferroviaria hasta el punto de no dar al abasto durante los meses de verano (una situación nada diferente a la actual después de 50 años). En 1973 constaban como empleados de la estación de Cercanías un jefe de estación en subjefatura, tres agentes de circulación, un jefe de material móvil, seis agentes de material móvil, dos agentes de servicio eléctrico, cuatro vigilantes de andén, dos porteros y dos mozos de agujas.

Panorámica de la estación de Cercanías. Foto: sin datos

Con la entrada en servicio a partir de 1974 de las nuevas unidades eléctricas de la serie 440 para servicios de cercanías y regionales, se tuvo que reestructurar el estacionamiento de los trenes para evitar que las composiciones cerraran la estación e impidieran la maniobra de los convoyes estacionados en las otras vías. Así, en las vías 00, 01, 02, 04 y 05 estacionaría solo un tren de la serie 436 o bien uno de la serie 440; en la vía 03 podrían estacionar tres trenes 436 o bien dos de la serie 440; en las vías 06 y 07 se permitiría un máximo de dos trenes de la serie 436 o uno de la serie 440; y en la vía 08 tres trenes de la serie 436 o bien de la serie 440.
El 15 de marzo de 1976 se inauguró el tramo "Jaime Iº-Barceloneta" de la Línea IV (actual L4) de metro. Ello permitió establecer un enlace subterráneo entre la estación "Barceloneta" y la estación de Cercanías, facilitando así el intercambio.
El 30 de septiembre de 1979 empezó a funcionar la remodelación de la estación de Sants, convirtiéndose en la más grande y moderna de la ciudad. Sus características permitieron centralizar buena parte de los servicios ferroviarios a su paso por Barcelona, desde cercanías hasta largo recorrido. De ahí su denominación como "estación central". Fue entonces cuando las estaciones de Francia y Cercanías iniciaron una lenta y progresiva decadencia y obsolescencia, adoptando un papel más secundario.

Detalle de la fachada posterior, andenes y vías. Foto: Johny Brauns

En 1986 con la designación de Barcelona como sede de los XXV Juegos Olímpicos de la historia moderna se reactivó el plan de reforma de la red ferroviaria vigente que, todo y no prever la desaparición de las estaciones de Francia y Cercanías, sí que se desmantelaría el tramo costero hasta Sant Adrià de Besòs, incluidas las estaciones de "Bogatell" de mercancías y "Poblenou" de pasajeros.
En abril de 1987 RENFE y el Ayuntamiento de Barcelona acordaron la remodelación de la estación de Francia que incluía la rehabilitación y modernización del edificio de viajeros de 1929, la cubierta y los edificios anexos. En cuanto a la estación de Cercanías, ésta dejaría de funcionar a cambio de acoger en el mismo edificio los servicios de autoexpreso y correos, o bien únicamente el servicio de autoexpreso, con lo cual  el servicio de correos se albergaría en un edificio anexo de nueva construcción. Esta segunda opción incluía la construcción de un hotel de cuatro estrellas para cien plazas. El conjunto, además, se completaría con un aparcamiento controlado. Sin embargo, se modificaron los planes de modo que una vez clausurada la estación de Cercanías se derribaría el antiguo edificio e instalaciones adyacentes a cambio de construir en el solar un hotel de cuatro estrellas, una zona comercial y aparcamientos.

Derribo del edificio de Cercanías en 1993. Foto: Patricio Simon (La Vanguardia)

La noche del sábado 27 de mayo de 1989 salió el último tren de la costa y la estación de Cercanías fue clausurada definitivamente. Desde Sant Adrià de Besòs los trenes pasaron a circular por Via Trajana y la estación de mercancías de La Sagrera efectuando parada en las estaciones "El Clot-Aragó", "Arc de Triomf", "Plaça Catalunya" y "Barcelona-Sants". Algunas líneas establecieron su origen y final en "L'Hospitalet de Llobregat" y otras en "Aeroport". Ello dio origen a la línea C1 (actual R1) de cercanías. El miércoles día 31 siguiente se celebró el acto de despedida del ferrocarril del litoral barcelonés con la asistencia de vecinos y autoridades como el alcalde de Barcelona Pasqual Maragall, el presidente de RENFE Julián García Valverde y el regidor del distrito de Sant Martí Joaquim de Nadal. El histórico "Tren del Centenario", una réplica del primer tren de 1848 entre Barcelona y Mataró, también participó. Enseguida se procedió al desmantelamiento de la infraestructura ferroviaria. No fue hasta el 3 de mayo de 1993 que se iniciaron los trabajos de derribo del edificio de 1926. En el solar que allí quedó durante varios años sin urbanizar, finalmente, tras denegar la Generalitat de Catalunya la edificación del hotel, se construyeron bloques de viviendas y un aparcamiento subterráneo, recuperándose además parte de la antigua muralla del siglo XVI (Baluard del Migdia), una contraescarpa de principios del siglo XVIII, un canal auxiliar del Rec Comtal posterior a 1735 y una segunda canalización que cruzaba en diagonal el foso. El conjunto finalizó de urbanizarse en 2016.

Restos arqueológicos y nuevas viviendas en el solar de Cercanías.
Foto: Servei d'Arqueologia de Barcelona. Ajuntament de Barcelona

Agradecer al amigo Xavier Nubiola de Castellarnau su ayuda en algunas aclaraciones al respecto de la historia de esta estación, lo cual me ha permitido la elaboración del presente artículo.

martes, 24 de marzo de 2020

Un recuerdo para Carmen de Mairena

Foto: autor desconocido (Instagram: carmendemairena_oficial)

En estos días de confinamiento se ha recibimos la triste noticia de la muerte de Carmen de Mairena, personaje del barrio del Raval, testigo de la Barcelona canalla, icono de los "frikis", portavoz de los derechos de las prostitutas y decidida defensora del colectivo LGTBI. Su traspaso el pasado día 20 a los 86 años de edad no se ha debido al coronavirus sino a causas naturales tras haber vivido en una residencia sus últimos cuatro años de vida.
Nacida en Barcelona el 29 de octubre de 1933, este personaje tan singular y controvertido que nunca dejó a nadie indiferente, fue bautizado como Miguel Brau Gou. Según contaba ella misma, sus padres tenían cabras, conejos, gallinas e incluso un huerto. Él ordeñaba la leche de las cabras y luego la vendían en el barrio. Y lo más curioso es que de mayor quería ser policía o sacerdote. Aunque casi todas las fuentes de información aseguran que es natural del barrio de Sarrià, en una entrevista a Betevé afirmó haber nacido en el barrio de Gràcia.

Foto: autor desconocido

Desde muy joven demostró sus dotes artísticos y una clara vocación por el mundo del espectáculo. Con 12 años de edad trabajó de recadero en una farmacia del paseo de la Bonanova, a la vez que distraía a la clientela que allá iba a comprar con canciones y bailes. Con 16 años actuó como extra cinematográfico en varias películas de la productora Emisora Films, de Ignacio F. Iquino, cobrando 700 pesetas por película. Ya de más adulto, en 1959, cuando tenía 26 años de edad, debutó como artista de variedades en numerosos locales de Barcelona. El primero de ellos fue la sala Ambos Mundos, luego el Café Nuevo, el Copacabana, la Bodega Apolo y el Ciros, entre otros. Así fue como ganó cierto prestigio en calidad de cupletista, adoptando el nombre artístico de Miguel de Mairena. Precisamente el apellido "de Mairena" lo tomó del famoso bandolero del siglo XVIII de Sierra Morena llamado "El Tenazas de Mairena".

Foto. autor desconocido

En aquellos tiempos tuvo una relación sentimental con el cantante Pedrito Rico antes de que éste iniciara su gira por el continente americano. Ello le trajo serios problemas, pues eran tiempos en los que la Ley de Vagos y Maleantes permanecía vigente y condenaba, entre otras cosas, la homosexualidad. En consecuencia, fueron detenidos en repetidas ocasiones por parte de la policía, llegando ella a estar encarcelada sufriendo torturas y vejaciones por parte de los agentes. Ello le ocasionó una dolencia que le impidió trabajar en el mundo del espectáculo durante un año. A cambio ejerció de peón junto a su padre en Gavà. Una vez repuesto retomó su oficio artístico actuando en locales como Whishy Twist, Patio Andaluz, Macarena de Flamenco, Gambrinus, Panam's y Barcelona de Noche, entre otros. Fue una época dorada en la que tuvo el honor de actuar al lado de personajes como Antonio Amaya, Miguel de los Reyes, Pedrito Rico y Tomás de Antequera, además de conocer en persona a mujeres de renombre como Paquita Rico, Carmen Sevilla, Marujita Díaz y Mikaela. Aunque llegó a ganar mucho dinero, siempre vivió humildemente y de forma austera. Tenía fama entre quienes lo conocían de ser una persona muy entregada a los demás, muy caritativa hacia quienes estaban necesitados. Persona creyente y de convicciones cristianas, ella misma afirmaba que se regía por el principio fundamental de "dar de comer a quien tiene hambre y dar de beber a quien tiene sed".

Foto: autor desconocido (Instagram: carmendemairena_oficial)

Aunque nunca quiso ser transexual en tanto operarse por completo en los años 70 decidió transformarse parcialmente. Una de las razones que se cuentan es que lo hizo por amor hacia un hombre que le prometió irse con ella si se le presentaba "con unas tetas por delante". Otra versión asegura que lo hizo para ser la persona que quería ser. Ello lo llevó a inyectarse silicona líquida en la cara, los pechos y las caderas, obviamente de manera clandestina, a manos de una falsa cirujana llamada Marisol que atendía a las transexuales de la época. Desde entonces, con su nuevo aspecto, mal acabado por incompetencia profesional, ofreció espectáculos como transformista bajo el nombre de Carmen de Mairena, imitando a iconos femeninos como Sara Montiel y a Marujita Díaz. Ello no tuvo buena aceptación entre su público, entre otras cosas por la fuerte competencia de transexuales de alto nivel (y belleza física) como Bibi Andersen y Dolly Van Doll, lo cual supuso un fracaso en su carrera y una pérdida inmediata de poder adquisitivo. Tal fue su decadencia que se vio obligada a ejercer la prostitución. De eso jamás se arrepintió, incluso aseguró haberlo pasado bien en esa etapa de su vida con sus pros y sus contras.

Foto: Archivo Telecinco

Su carrera artística volvió a reflotar a partir de los años 90 al ser contratada para el programa "Força Barça", siendo descubierta tras acompañar a un amigo a un casting del programa. Allá conoció al periodista Javier Cárdenas, gracias al cual pudo iniciar su carrera televisiva. Siempre de su mano, adquirió fama a nivel nacional en programas como "Al ataque" de Alfonso Arús (1992-1993) y "Crónicas Marcianas" de Javier Sardà (1997-2005). Su fama le permitió catapultarse al cine, principalmente películas cómicas e incluso alguna pornográfica: "Semos peligrosos" (1993), "Todo lo sólido" (2001), "Soy puta pero mi coño lo disfruta" (2003), "FBI: frikis buscan incordiar" (2004), "XXV Por detrás me gusta más" (2005), "Diniofollando.com" (2008) y "Torrente 4: lethal crisis" (2011). Igualmente hizo ocasionalmente alguna aparición en el programa de radio "Fricandó matiner" de RAC-105 en la etapa protagonizada por Llucià Ferrer.

Foto: torrentecuatro.blogspot.com

En noviembre de 2006 y en octubre de 2008 fue detenida tras unas redadas policiales contra el proxenetismo, en el Raval, acusada de favorecer la prostitución por alquilar habitaciones de su casa de la calle Sant Ramon para que ejercieran allí las prostitutas. Sin embargo, al no existir riesgo de fuga fue puesta en libertad. Ella siempre en defensa propia aseguró que únicamente echaba una mano a las prostitutas ofreciéndoles una habitación por solo 5 euros. Ello no le impidió continuar apareciendo de forma esporádica en televisión, puntualmente en Telecinco y La Sexta y más a menudo en el programa "Toni Rovira i tú" en 25TV. Tras abandonar su vivienda en la calle de Sant Ramon se trasladó a la calle del Est, también en el Raval, barrio en el cual ella siempre afirmaba que le gustaba residir porque vivía muy buena gente de todas clases y se sentía muy querida por todo el mundo.

Foto: Archivo Cuatro

El 21 de octubre de 2010 fichó por el partido político Coordinadora Reusenca Independent (CORI) y se presentó como segunda candidata por la circunscripción de Barcelona en las elecciones al Parlamento de Cataluña. A principios de 2016, los problemas de movilidad que sufría la hicieron depender de una silla de ruedas, lo que llevó a sus familiares a ingresarla en una residencia de la calle de Aragó. Desgraciadamente, objetos personales como cuadros y fotos que conservaba en su casa fueron destruidos, con lo cual una parte de su memoria se perdió por falta de sensibilidad. Desde entonces se retiró definitivamente de la vida pública. Afortunadamente existe una biografía publicada por Carlota Juncosa llamada "Carmen de Mairena. Una biografía" con prólogo de Javier Pérez Andujar. Editado por Blackie Books en 2017, el libro ha sido posible gracias a la amistad entablada entre la escritora y la artista.

Foto: Inma Saiz de Baranda (La Vanguardia)

No quisiera terminar este particular homenaje a Carmen de Mairena sin antes citar unos versos que ella a menudo solía recitar:

M'agrada molt Barcelona i sóc gitano català,
canto i ballo de farruca per poder gaunyar-me el pa
Fill de Santa Caterina nascut al carrer Gardés,
sempre he tingut la mania de cantar i ballar el calé.
Quan em batejaren digué el capellà:
quan aquest noi creixi què flamenc serà.
Amb el trico-trico-trico i amb el trico-trico-tra.
Quan jo sento una farruca em tinc que posar a ballar.
Amb el trico-trico-trico i amb el trico-trico-tra.

Recordando lo mejor de ella, que su arte y su sello impregne para siempre la imborrable identidad del entrañable Raval barcelonés, hoy y siempre, y nos recuerde que Barcelona fue antaño una ciudad canalla.

Hola corazones, en el coño tengo flores.
Soy como la Pantoja, polla que veo, polla que se me antoja.
Yo soy esa, la que te pone la cosa tiesa.
Yo tengo mucho glamour porque me ambiento el coño con ambipur.
Soy una mujer completa, tengo polla y tengo tetas.
Más vale tener buen humor, que en el culo un tumor.
Gracias por el "apoyon", mis seguidores. Me ponéis el coño de todos los colores.

Carmen de Mairena