domingo, 21 de octubre de 2018

Nomenclatura del transporte público de Barcelona (II): nombres de oficios, de estaciones ferroviarias y fondas


Nombres de oficios
FERRERS, Carrer dels
Situada en el barrio del Poblenou, inicialmente se llamó Calle de los Herreros. El nombre hace referencia al oficio de quienes se dedicaban a trabajar el hierro, este caso a los empleados de la Herrería de San José y Nuestra Señora del Remedio, conocida posteriormente como Can Girona y finalmente MACOSA. Allá se fabricaban aceros laminados, herraduras y hierros forjados de todas clases, de ahí la denominación popular de Forjas de Can Girona). En 1859 adquirieron los Talleres Balcells y Gallisá, ubicados en el barrio de Sant Antoni, y especializado en la construcción de coches, vagonetas y carros. La factoría pasó a construir material ferroviario pero al quedar pequeñas las instalaciones se trasladaron al Poblenou, constituyendo en 1881 la nueva sociedad Material para Ferrocarriles y Construcciones, S.A., más conocida como Can Girona. Diez años después absorbió la Herrería de San José y de Nuestra Señora del Remedio. Durante sus años de mayor actividad se dedicó a la construcción de material móvil destinado a los servicios públicos de transporte: desde carruajes de tracción animal hasta locomotoras, vagones de pasajeros y de mercancías, tranvías y funiculares.
En 1947 tras fusionarse con la valenciana Construcciones Devis, S.A. se fundó Material y Construcciones, S.A. (MACOSA). Durante los años posteriores se dedicó a la fundición y moldeado de acero y sobretodo a la fabricación y reparación de coches, autobuses, trolebuses y material ferroviario tanto de tren como de metro. En 1970 pasó a ser la segunda compañía del sector ferroviario español, sólo superada por CAF de Zaragoza. En 1989 MACOSA se fusionó con La Maquinista terrestre y Marítima (MTM) creando la empresa Mediterránea de Industrias del Ferrocarril, S.A. (MEINFESA), la cual fue finalmente absorbida por la francesa Gec-Alstom en 1991, trasladando los antiguos talleres del Poblenou a una moderna planta en Santa Perpètua de Mogoda.


GUÀRDIA URBANA, Carrer de la
Situada en la zona ferial de Montjuïc, inicialmente se llamó Avenida de la Técnica hasta que el 3 de diciembre de 1993 se bautizó con el nombre actual. El motivo del cambio se debió para conmemorar el 150 aniversario de la creación del cuerpo de la Guardia Urbana de Barcelona. En esa misma calle se encuentra la principal prefactura. Históricamente fundó el 26 de noviembre de 1843 como cuerpo de la Guardia Municipal. A partir de 1906 entró en decadencia debido a su desorganización y al hallarse sometidos bajo disposiciones legales anticuadas. El 19 de febrero de 1907 el entonces alcalde de Barcelona Domènec Sanllehy creó el Cuerpo  de la Guardia Urbana ante el notable aumento del tráfico de vehículos derivado del derribo de las murallas. El 1 de abril de 1921 la Guardia Municipal y el Cuerpo de la Guardia Urbana se unificaron. En 1938 se aprobó el primer Reglamento de Tráfico de Circulación, y en 1941 el Reglamento de la Guardia Urbana. Con el aumento de la automoción en Barcelona su función principal, entre otras, fue la de gestionar y controlar la circulación de vehículos, tanto automóviles como servicios de transporte público (tranvías, autobuses y trolebuses). En 1953 se creó la Escuela de la Guardia Urbana para una mejor formación de nuevos efectivos. A partir de 1978 surgieron nuevos sindicatos y en la promoción del 1 de octubre de 1979 se graduaron las primeras 20 mujeres. En 1995 se inicio una nueva etapa con el proyecto de Policía comunitaria. La relación entre los ciudadanos y la Guardia Urbana se fundamentaría el principio de proximidad y de corresponsabilidad. En 1998 estrenó nueva imagen corporativa y hasta la actualidad se ha ido modernizando la estructura del cuerpo a la vez que se han introducido nuevas tecnologías y modernos sistemas informáticos y de telecomunicaciones para mejorar el desarrollo de las labores como cuerpo de seguridad.


TRAGINERS, Plaça dels
Situada en el Barrio Gótico, inicialmente se llamó Calle de los Arrieros. Se bautizó así antes del año 1895. Allá vivían los conductores de vehículos de tracción animal y además hubo la casa gremial de los tres oficios relacionados con el transporte de mercancías y pasajeros: descargadores (bastaixos) de Ribera del puerto de Barcelona, los arrendadores de mula y los arrieros. Los descargadores de la Ribera se dedicaban al transporte de mercancías por dentro de la ciudad amurallada, y como buena parte del tráfico procedía de los artículos que llegaban por vía marítima, de ahí el apelativo de Ribera. El medio de transporte era humano, es decir, iba una pareja de hombres los cuales sujetaban una gruesa barra de la que en la parte delantera colgaban unas cuerdas donde iba sujeta la carga. Subsistieron hasta mediados del siglo XIX. Los arrendadores de mulas eran las personas dedicadas al alquiler de caballerías y de toda clase de animales para cabalgar o bien viajar. Este gremio tuvo mucha importancia antes de la introducción de galeras y diligencias. Efectuaban los llamados viaje sencillo (cuando el viajero debía permanecer en su destino y el arrendador tenía que regresar de vacío) y viaje redondo (cuando el alquiler comprendía la ida y la vuelta). Generalmente los arrendadores tenían sus hostales preferidos y acostumbraban a fijar anuncios en ellos. Y los arrieros (traginers) eran quienes se dedicaban al transporte tanto de mercancías como de pasajeros. También fueron llamados ordinarios y, más adelante, recaderos. Tenían la función de transportar el lomo de los "matxos aparellats" pequeños bultos y encargos. A veces aceptaban acompañar a viajeros si les sobraba una mula o un caballo. Eran gente muy hábil a la hora de conducir, pues en tiempos de guerras sabían ir por los caminos menos peligrosos. Prestaron excelentes servicios para carreteras y caminos inseguros, y gracias a ellos las mercancías y las personas llegaban intactas a su destino.


Nombres de estaciones ferroviarias y fondas
ANDANA DE L'ESTACIÓ, Carrer de l'
Situada en el barrio de Sant Andreu, inicialmente se llamó Calle del Andén de la Estación MZA y luego Calle del Andén de la Estación. Su nombre se debe a que transcurre paralelamente a los andenes de la estación Sant Andreu Comtal desde la plaza de l'Estació hasta los talleres ferroviarios.

ESTACIÓ, Carrer de l'
Situada en el barrio de Sant Andreu, inicialmente se llamó Calle de la Estación. Su nombre se debe por el hecho de ser una arteria que conduce directamente al edificio de la estación Sant Andreu Comtal.

ESTACIÓ, Passatge de l'
Situada en el barrio de Sant Andreu, inicialmente se llamó Pasaje de la Estación. Su nombre se debe por ser un callejón sin salida con acceso únicamente por la calle de l'Estació. Allá se conservan buena parte de las casas de planta baja erigidas a finales del siglo XIX. En el otro extremo da a los jardines del Rec.


ESTACIÓ, Plaça de l'
Situada en el barrio de Sant Andreu, inicialmente se llamó Plaza de la Estación. Su nombre se debe a que es el lugar donde preside el edificio de la estación Sant Andreu Comtal. Se inauguró el 23 de julio de 1854 y formaba parte del ferrocarril de Barcelona a Granollers. La construcción de la estación motivó la reurbanización de la zona con la apertura de la plaza, la calle y el pasaje dedicados a dicha estación. En 1861 la línea pasó a formar parte de la Compañía de los Caminos de Hierro de Barcelona a Gerona, creada por la fusión con el Ferrocarril de Barcelona a Mataró. En 1862 llegó hasta Girona y en 1878 hasta Portbou y Cerbère (Francia). En 1898 la línea pasó a manos de la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante (MZA), permitiendo así desplazamientos hasta Tarragona, Reus, Caspe y Valls por vía Vilanova o por vía Vilafranca. Posteriormente se completaron trayectos hasta Tortosa, Valencia y Zaragoza. Tras la Guerra Civil, el 24 de enero de 1941 la línea pasó a manos de Red Nacional de Ferrocarriles Españoles (RENFE) que es la operadora actual. Originalmente la estación disponía de cinco andenes y dos vías generales más cinco desviadas y dos terminales. En 1989 se reestructuró la red de cercanías y la estación pasó a formar parte de la línea C2 (Sant Vicenç de Calders - Maçanet Massanes). A partir del año 2009 limitó su extensión a dos andenes y dos vías con motivo del inicio de las obras de construcción de la estación de La Sagrera, que conllevará el soterramiento de las vías y la creación de un gran parque lineal. Ello comportó también a dividir la línea R2 en R2 Nord (Maçanet Massanes - Aeroport) y R2 Sud (Granollers-Centre / Estació de França - Sant Vicenç de Calders). Actualmente el edificio ferroviario es el más antiguo de España y aun así no se encuentra catalogado como patrimonio histórico-arquitectónico. Sin embargo, la construcción de la nueva estación soterrada que sustituirá a la actual prevé conservar el edificio como equipamiento cultural.


ESTACIÓ DEL NORD, Parc de l'
Situado en el barrio de Fort Pienc, el 23 de noviembre de 1992 se creó este parque sobre terrenos ferroviarios situados al lado del histórico edificio terminal de trenes conocido como Estación del Norte. Promovida por la "Compañía del Ferrocarril de Zaragoza a Barcelona" de Manuel Girona Agrafel, en 1852 fue autorizada su construcción med iante concesión. Las obras de la línea ferroviaria se ejecutaron con lentitud y no fue en diferentes tramos hasta 1861 que se pudo inaugurar por completo hasta Zaragoza por Montcada, Sabadell, Terrassa, Manresa, Cervera y Lleida. La estación terminal de Barcelona, llamada Estación de Zaragoza. Abierta el 21 de mayo de 1862, había sido construida según el proyecto del ingeniero Andrés y Puigdoller sobre unos terrenos del Fort Pienc pendientes de urbanización conocidos como Els horts de Sant Pere. Era un edificio aislado delimitado por las calles de Nàpols, Alí-Bei, Sardenya y Almogàvers, formado por tres cuerpos dispuestos en forma de "U". El interior acogía el vestíbulo principal del estación. La zona de terminal de trenes constaba de tres andenes distribuidas entre dos vías dobles. En 1864 el arquitecto Francisco de Paula Villar Carmona introdujo varias reformas. En 1878 la Compañía del Ferrocarril de Zaragoza a Barcelona fue absorbida por la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España, por lo que la estación pasó a llamarse Barcelona-Norte, y en 1880 se remodelaron las secciones de almacenes. En 1910 se completó la ampliación de la estructura metálica con una cubierta y en 1912 se construyó un nuevo acceso a lo que sería la avenida de Vilanova. La nueva fachada fue obra del arquitecto valenciano Demetrio Ribes Marco. Con este proyecto, los dos cuerpos paralelos que formaban la estación antigua serían enlazados por un cuerpo central enfrentado a la calle de Nàpols, con un nuevo vestíbulo principal cerrado por un gran muro cortina de vidrio. En 1941 la línea pasó a manos de Red Nacional de Ferrocarriles Españoles (RENFE), lo cual implicó que la estación pasara a llamarse Barcelona-Vilanova. El 23 de septiembre de 1972 llegó el último tren, un TER procedente de Madrid. Después la estación fue clausurada dando lugar a un largo proceso de degradación de la parcela. Entre 1985 y 1991 el espacio que ocupaban las vías de servicio de la antigua estación fue ajardinado para dar lugar al nuevo parque de l'Estació del Nord. En diciembre de 1992 el edificio de la estación pasó a acoger una terminal de autobuses de Barcelona, mientras que uno de los cuerpos acogió un cuartel de la Guardia Urbana y el espacio de los andenes un polideportivo municipal que en los Juegos Olímpicos de 1992 acogió las disciplinas de tenis de mesa. Parte de la fachada enfrentada a la calle de Sardenya quedó oculta por la construcción de un bloque de oficinas del INEM.


HOSTAL DE SANT ANTONI, Carrer de l'
Situado en el barrio de la Ribera, su nombre se debe a la presencia del hostal del mismo nombre. Estos hostales eran generalmente fondas, es decir, establecimientos de hostelería que daban hospedaje a los viajeros, incluyendo comida, bebida y un espacio para dormir, además de instalaciones para la carga, el equipaje, los carros y caballerías que pudieran acompañarles. El Hostal de Sant Antoni fue uno de los más populares y acreditados de Barcelona. En la fachada había una capillita de San Antonio que dio nombre al hostal. La importancia que alcanzó motivó una ampliación en altura. Desde allí partían las diligencias con salida dos veces a la semana con destino a Moià, y una vez a la semana las diligencias con destinos a Manresa, a Prats de Lluçanès y a Olot. Hay constancia de que la gente del municipio de Olot tenían a este hostal barcelonés como su predilecto, de aquí que terminara siendo conocido como el Hostal d'Olot. Los billetes se adquirían en el mismo hostal a través de un mozo de fonda o billetero.


HOSTAL D'EN SOL, Carrer de l'
Situado en el Bario Gótico, su denominación se debe a que en 1714 en la casa número 1 de la citada calle se estableció un gran hostal que por su comodidad enseguida adquirió prestigio, pues fue frecuentado por gente adinerada. El nombre de su propietario de origen leridano, el señor Sol, terminó dando nombre al establecimiento pero con el tiempo el Hostal de Sol acabó por llamarse Hostal del Sol. La fachada, distinguida por sus esgrafiados, convirtió al edificio en uno de los más policromados de Barcelona. Desde allí partían numerosas diligencias. Hay constancia de que allá se hospedó en 1770 y en 1776 el aventurero italiano Giuseppe Balsamo, conde de Cagliostro, junto a su joven mujer Lorenza Feliciani.


Fotos: Arxiu Històric del Poblenou, Roisin, vestigiosdebcn.wordpress.com.

1 comentario:

Unknown dijo...

Sorprendentes las fotos y muy buena recopilación de tatos.