miércoles, 28 de septiembre de 2016

En defensa del MONUMENTO A COLÓN

Vista nocturna

Leo con sorpresa, indignación y estupor la propuesta de la CUP de retirar el monumento a Colón de la ciudad de Barcelona. Últimamente estamos acostumbrados a escuchar rarezas que finalmente suponen una pérdida de tiempo y dinero en tiempos de crisis, donde algunas formaciones políticas alardean de invertir en aquello que es prioritario. Sin embargo, ya hemos sido protagonistas de propuestas estériles que, finalmente, además de crear polémica y dividir a la sociedad forjando un conflicto allá donde no existía, nos llevan inexorablemente hacia una vía muerta.
Barcelona fue antaño la ciudad del mundo que mejor dedicó a la memoria de Cristóbal Colón. El malintencionado (y a mi parecer, políticamente consentido) incendio de la réplica de la nao Santa María por parte de la banda terrorista Terra Lliure en 1991 y la nula voluntad de restaurarla o reconstruirla ya fue un primer aviso de hacia dónde podrían llegar a derivar determinadas actitudes políticas.

Proyecto inicial de Gaietà Buïgas

Igual que yo, una inmensa mayoría de quienes defendemos la permanencia del monumento a Cristóbal Colón e incluso la restitución de una nueva réplica de la nao Santa María no lo hacemos en absoluto bajo criterios anticatalanes, españolistas, antidemocráticos, imperialistas, racistas, esclavistas, ultraconservadores, reaccionarios, nacional-catolicistas o franquistas. Todos estos términos y otros más son los que a menudo usarán algunos de quienes sí se postulen en favor de su desaparición para coaccionarnos, infundarnos miedo y obligarnos a la autocensura. Lamentablemente suele ser una práctica muy recurrente para criminalizar y anular a quienes piensan o creen diferente.
Existen numerosas razones por las cuales merece la pena conservar el monumento a Colón para la posteridad. Además de ser indiscutiblemente patrimonio de la ciudad, es un icono que forma parte ineludible de la identidad de Barcelona.

La bastida para su construcción

Coincidiendo su inauguración con la celebración de la Exposición Universal de 1888, es uno de los elementos que reflejan el inicio de la historia contemporánea de la ciudad y su apertura definitiva a la modernidad y al mundo. Es necesario remontarse a los tiempos en que se propuso la construcción del monumento a Colón, una iniciativa promovida exclusivamente por catalanes, en cuyas obras de construcción (arquitectura, esculturas y fundición) también participaron exclusivamente catalanes. Luego se trata de un producto 100% catalán el cual Madrid ni planteó ni impuso como algunos pueden creer. En ese sentido, centrar únicamente el debate al descubrimiento de América y sus consecuencias es faltar a la realidad porque se trata de un monumento que explica la historia de una época, de unos valores, de unas creencias, de unas formas de pensamiento, de un modelo social y de ciudad, de una situación económica, de unas corrientes artísticas y culturales y de un contexto que, en definitiva, nos hace entender por qué se hizo realidad en ese momento y no antes o después.

Vista desde arriba de la columna

Barcelona contiene arquitectura, monumentos y símbolos católicos, judíos, musulmanes, masones, republicanos, monárquicos, franquistas y catalanistas, entre muchísimos otros, lo cual supone no solo que el paisaje urbano barcelonés sea un auténtico museo de historia al aire libre, sino además una fuente de riqueza inigualable, única e irrepetible que debería servir desde una perspectiva pedagógica a entender el pasado, a explicar el presente y a mejorar el futuro. Creer que un monumento como el de Colón es peligroso y capaz de adoctrinar a la gente hacia la exaltación del genocidio indígena con solo mirarlo es un argumento harto absurdo e irracional, con el error añadido de que su reconversión a un monumento homenaje a los indígenas reprimidos no haría cambiar para nada la mentalidad de quienes idealizan los colonialismos e imperialismos. Además, merece añadirse que defender el monumento a Colón no está en absoluto reñido con la propuesta de instalar una obra alegórica de la resistencia de los pueblos indígenas y de los esclavos en otra parte de la ciudad, como ejemplo de pluralidad y de los valores actuales, pero nunca a costa de borrar ciertos elementos del pasado.

Autorretrato del fotógrafo Pepe Encinas

Por ello, su permanencia contribuirá a mantener la pluralidad de Barcelona. Otra propuesta de la CUP paralela a eliminar la estatua de Colón es que se retire el monumento a Antonio López y las banderas españolas y símbolos monárquicos de los edificios municipales barceloneses. Igualmente, otras formaciones políticas aprobaron recientemente el cambio de nombre del salón de plenos de la Reina Regente del Ayuntamiento de Barcelona por el de Carles Pi i Sunyer, y lograron hace dos años retirar de la fachada del mismo edificio la placa histórico-artística que indicaba "Plaza de la Constitución". Además, está en estudio el cambio de nombre de algunas calles de la ciudad que hacen referencia a personajes de la monarquía. ¿Dónde está el respeto hacia la pluralidad de la sociedad barcelonesa? En un sistema democrático cabe toda forma de pensamiento, pero el problema radica cuando una de ellas se cree superior y en posesión de la verdad hasta el punto de anular las restantes, incluso transformando la identidad real del territorio por un modelo artificial destinado a pasar como el bueno aunque falte a la verdad. Es legítimo e incluso de justicia dedicar calles y monumentos a personajes que representaron valores ejemplares y recuperarlos del olvido, pero nunca a costa de reemplazar los actualmente existentes ni mucho menos, bajo posturas revanchistas o vengativas.

El zapato de Colón de Josep "Pitu" Conillera que ostentó un récord Guinness

La historia de Barcelona demuestra que la evolución de la ciudad se debió gracias a personajes que aportaron decisivamente y cuyas ideologías fueron muy variadas. Borrar de la memoria a algunos de ellos responde solo a conveniencias, a intereses personales y, desgraciadamente, a un desconocimiento real de la historia, es decir, a la ignorancia.
Modestia aparte, el monumento a Colón de Barcelona es, posiblemente, si no el mejor del mundo dedicado al descubridor, uno de los mejores, puesto que constituye una auténtica obra de arte por su contenido escultórico y una estructura de la base a la corona que resume perfectamente todos los elementos constitutivos del descubrimiento de América. En la base se hallan los ocho leones, cuatro de los cuales están sentados mirando hacia la montaña y cuatro de pie que miran hacia el mar. Además, existen ocho relieves rectangulares de bronce con numerosas escenas relativas a la historia de Colón. El pedestal incluye ocho escudos de piedra de localidades españolas y países americanos relacionados con Colón y el escudo del mismo descubridor forjado en hierro.

El dedo de Colón

Y en la parte superior del mismo pedestal se ubican las esculturas de Pere de Margarit, Jaume Ferrer de Blanes, Fra Bernat Boïl y Luís de Santángel, todos ellos personajes implicados del momento. Contiene además ocho medallones en relieve dedicados a Fernando el Católico, Isabel la Católica, Martín Alonso Pinzón, Vicente Yáñez Pinzón, Andrés de Cabrera, Beatriz de Bobadilla, Fray Juan Pérez y Fray Antonio de Marchena. En la base de la columna hay cuatro grupos de carabelas con dos grifos cada uno que sostienen el escudo de Barcelona, y cuatro semiesferas con gaviotas sobre las que se alzan cuatro Famas aladas que ofrendan coronas de la inmortalidad de Colón. La parte superior del pedestal contiene cuatro estatuas femeninas alegóricas de los reinos medievales de Aragón, Castilla y León. El capitel de la columna tiene cuatro relieves con alegorías de Europa, África, Asia y América. Y finalmente la estatua del personaje de Cristóbal Colón se encarga de coronar del monumento, en cuyo primer proyecto no se preveía que señalara con el dedo, miembro del cual se han escrito muchas historias y se han hecho infinidad de interpretaciones de todas clases.

El león y el descubridor

Aunque en el pleno municipal haya resuelto denegar la propuesta de la CUP, actualmente el monumento a Colón necesita una pronta rehabilitación para evitar su degradación, por lo que es de desear que a corto plazo se haga una intervención. Dicen que el famoso dedo índice de Colón, de medio metro de longitud, apunta alegóricamente hacia América en vez de hacerlo hacia la Rambla, es decir, la dirección auténtica. Otros aseguran que apunta hacia el mar porque es el único camino posible en barco hacia América, y también hay quienes creen que señala hacia Mallorca o Génova, si bien aquí prefiero no entrar en la polémica acerca de su presunta catalanidad. El Ayuntamiento de Barcelona debería señalar hacia el seny català y mantener lo que pertenece a toda la sociedad barcelonesa.

Fotos: AFB, Cunillera Sabater, Pepe Encinas, Ricard Fernández Valentí, Travel Photographers Magazine.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Pregó de la Festa Major dels Indians 2016


Amics i amigues:

Ja tornem a estar aquí. El temps passa tant de pressa que no ens adonem que una altra vegada és festa major. I primer de tot us vull fer saber que em sento honorat de ser el pregoner d'un esdeveniment tant entranyable on homes i dones, grans i petits, natius i forasters treballeu tots plegats conjuntament amb ganes, il·lusió i alegria. Per això, des de la vostra senzillesa i la vostra humilitat sou un magnífic exemple de treball, de compromís, de solidaritat i d'humanitat. L'entusiasme que poseu en fer d'aquesta festa la millor de totes demostra el vostre talent i fa que traieu l'artista que porteu a dins. El vostre cas no és tant una qüestió de diners o de mitjans tècnics sinó de l'extraordinària entrega personal que feu per fer de la felicitat i l'alegria la màgia de la festa.
Veïns i veïnes celebreu molt més que una festa popular. Celebreu la vostra existència com a barri, com a comunitat i com a conjunt de persones que han donat vida i identitat a un indret que el coneixem com a Indians, un territori fill de Sant Andreu de Palomar i que any rere any reivindica la seva pròpia personalitat.


D'unes terres fèrtils a cavall de Santa Eulàlia de Vilapicina, el Guinardó i la Sagrera en van treure profit masies històriques com Can Berdura, Can Ros i Can Sabadell. I el progrés i la modernitat de la ciutat va portar a obrir els primers carrers i a erigir les primeres cases. En aquella antiga i primitiva barriada de Berdura com abans l'anomenaven es van batejar els carrers amb noms de municipis de l'illa de Cuba en record i enyorança que alguns tingueren per la colònia perduda. Després un indià català vingut d'aquella perla caribenya conegut com a Francesc "Panxo" Subirats va fer negocis a Barcelona i va adquirir terrenys al barri per a fer-hi torres. Molts anys després, evocant els orígens de la barriada, veïnat i comerciants van reivindicar el seu sentiment de pertinença i van batejar-lo com a Indians.


Però això dels indians és un mite o una realitat? Aquest és un misteri encara per resoldre d'un espai ple d'històries la mar de sorprenents, d'un territori mig segle més antic que les Vivendes del Congrés, on han succeït esdeveniments que mai no us hauríeu imaginat. Qui podria pensar que, per exemple, al barri dels Indians la medicina va donar un gran pas endavant a nivell mundial, el Barça es va convertir en més que un club i va existir un parc zoològic? Us ho havíeu imaginat, tot això? Doncs així va ser. El doctor Jaume Ferran i Clua, al seus laboratoris del carrer de Garcilaso va crear una vacuna contra el còlera i va millorar les vacunes contra la ràbia, el tifus i la tuberculosi. Entre els anys 1901 i 1905 el Futbol Club Barcelona va tenir el seu camp de futbol davant la masia de Can Sabadell que servia de vestuari dels jugadors. I l'aristocràtica família del doctor Tarrida disposava a l'interior de la seva finca del carrer de Prats i Roqué una col·lecció d'animals, alguns dels quals van anar al zoo de Barcelona. Molts de vosaltres heu conegut les indústries, les escoles, la pista de ball, el cinema i les obres del metro. Però sabíeu, a més, que al barri ja existia una associació veïnal i cultural als anys vint, que es van trobar esquelets de soldats que van lluitar en la Guerra del Francès, que el rei Alfons XIII va trepitjar la barriada, que es van construir fins a set refugis antiaeris durant la Guerra Civil, que vareu tenir el primer metro del món que circulava sense conductor i que el tramvia de vapor que connectava la Sagrera amb Horta va donar lloc al carrer d'Estévanez, ara Garcilaso?


I això és només un petit tast de la història del barri dels Indians que mereix ser descoberta i difosa. Per aquest motiu em complau d'anunciar-vos que, des de l'associació de veïns s'ha creat l'Arxiu Històric del Congrés-Indians, destinat a recuperar i difondre la memòria històrica dels barris dels Indians i del Congrés, i des d'on vosaltres podreu participar i col·laborar desinteressadament. Per això, us convidem a què aporteu el vostre testimoni personal, fotografies, documents i tot allò que vulgueu per a reforçar la identitat de barri i que les noves generacions sàpiguen on viuen i heretin l'orgull de pertinença al barri i disposin així de les eines necessàries per a lluitar per a un futur millor. Aquest nou arxiu s'estrenarà amb una activitat molt interessant emmarcada dins d'aquesta festa major: una passejada històrica pel barri dels Indians que es celebrarà el proper divendres dia 23 amb sortida a les sis de la tarda des de la plaça del Rom Cremat. Una ruta que jo i l'historiador Ricard Sas, veí del barri i implicat en aquest magnífic projecte, dirigirem. Qui vulgui assistir està convidat. Us asseguro que no us defraudarem i que descobrireu històries inèdites, extraordinàries i sorprenents que us animaran a participar i a presumir més que mai de què viviu en un barri collonut.


Els Indians ha estat i és barri d'acollida, on homes i dones de tota procedència han aixecat aquest barri. Ha estat i és espai d'enteniment, de germanor i de concòrdia. És també exemple de democràcia participativa, alhora que podeu sentir-vos orgullosos al saber que cada vegada que sortiu al carrer, tot allò de nou i de bo del vostre barri és una realitat gràcies a la vostra voluntat, al vostre esforç, a la vostra constància, al vostre humil granet de sorra i perquè creieu en vosaltres mateixos.
Amb el convenciment de què aneu cada dia a més i que us espera un gran futur perquè no hi haurà mai cap crisi que us aturi, vull desitjar-vos que passeu una feliç, entranyable i màgica festa major perquè cada vegada que es celebra és en veritat un premi als vostres anys d’esforços.
Així que, indianencs i indianenques, només dir-vos tal i com marca la tradició... a la d'una, a la de dues i a la de tres: QUE COMENCI LA FESTA!!! VISCA EL BARRI DELS INDIANS!!!