domingo, 30 de abril de 2017

50 años (+3) de autobuses articulados en Barcelona (1967-2017): el Monotral Pegaso 6035/A

Autobuses Pegaso 6035/A antes (derecha) y después (izquierda) de su reforma.
Foto: colección Juan Andrés Piñar

Se cumplen 50 años de la implantación de vehículos articulados en la red urbana de autobuses de Barcelona. En verdad serían 50+3 años si tenemos en cuenta que en 1964 circuló por las calles de la ciudad un prototipo de estas características. Anteriormente a esta época no se introdujeron autobuses de alta capacidad porque no se planteó como algo necesario. Sin embargo, en la historia tenemos un precedente, de 1934, un caso aislado extremadamente breve como fueron los autobuses Saurer con remolque, que durante unos pocos días circularon a modo de pruebas por las calles de Barcelona. Fueron adquiridos por el empresario Amadeo Torner, ganador del concurso de adjudicación de las nuevas líneas del llamado Plan de Conjunto que jamás llegaron a estrenarse.
Transcurridas justo tres décadas después, la incorporación de autobuses articulados coincidió en un momento de fuerte crecimiento urbano, económico y de población, durante el llamado Desarrollismo. La red de tranvías se iba desmantelando progresivamente y sustituyendo las líneas por autobuses. A ello se sumó un notable incremento de pasajeros en el transporte público que necesitaba desplazarse regularmente por motivos de trabajo y/o estudio. Se justificaba así la necesidad de disponer un sistema de transporte de superficie rápido, ágil y flexible capaz de compensar la desaparición de los portentosos tranvías de doble composición o con remolque que circulaban por áreas de gran afluencia y durante las horas punta. Precisamente durante 1964 se estudió la adquisición de nuevos tranvías articulados y luego una reforma de los tranvías de la serie 1200 para acoplar dos coches, pero ninguna de las dos propuestas prosperó.

Autobús Saurer con remolque, el antepasado del autobús articulado, adquirido por Amadeo Torner, previsto para circular en las líneas del Plan de Conjunto, en pruebas por las calles de Barcelona. Foto: Arxiu Albert González Masip

Finalmente, la firma española Pegaso diseñó su primer autobús articulado, el Pegaso 6035/A, un derivado del monotral Pegaso 6035 estándar cuyo prototipo también se presentó en 1964. Fue el primero que se fabricó en España. El prototipo que salió de fábrica medía 18 metros de longitud y disponía de cuatro puertas en el lado izquierdo (tres de cuatro hojas móviles y la delantera de dos) más dos puertas auxiliares en el derecho. Exteriormente iba pintado de doble tono azul oscuro en la parte inferior y claro en el superior, color popularmente llamado "azul Porcioles" en alusión al entonces vigente alcalde de Barcelona. Sus características mecánicas eran muy similares al de su hermano estándar numerado como 1901, con motor Pegaso 9101 de 200CV de potencia, 6 cilindros, cilindrada de 10.518cc y caja de cambios semiautomática Wilson. El tercer eje fue construido por Acerbi y la articulación por la firma Viberti. El interior disponía de 29 asientos almohadillados verdes en disposición 2+1, iluminación incandescente y ventanas tipo Young. La carrocería, de Jorsa, era autoportante monocasco, es decir, una estructura integrada por dos entramados laterales que formaba la base de la carrocería en vez del tradicional sistema de bastidor-carrocería, lo que implicaba menor peso y, a su vez, una mejor definición del acabado externo una vez se recubría de plancha. De ahí también la denominación Monotral.

Prototipo de Pegaso 6035/A, todavía sin matricular ni numerar, en su estado original de 18 metros de longitud. Foto: Arxiu TMB

En la XXXII Feria Oficial e Internacional de Muestras de Barcelona, cuyo certamen duró del 1 al 15 de junio de 1964, se exhibió por primera vez al público este autobús, instalado concretamente en el Salón del Automóvil, en el Palacio de Victoria Eugenia. Posteriormente el mismo vehículo fue presentado públicamente en la plaza de San Jaime el 10 de octubre siguiente ante el alcalde José María de Porcioles acompañado de la directiva de Tranvías de Barcelona y miembros de la firma Pegaso. Tras el acto, la comitiva inspeccionó el interior del vehículo y efectuó un pequeño recorrido entre dicha plaza y el paseo de Colón y regreso para comprobar su fiabilidad.
El nuevo autobús empezó a circular a modo de pruebas en la línea 44 "Pl.Letamendi-Barrio Besós", especialmente durante las horas punta para comprobar la capacidad de absorción de grandes afluencias de usuarios. Desde aquel momento al vehículo se lo bautizó como "gusano" por su aspecto e incluso también como "autobús-escoba" al recoger durante su recorrido a todos los candidatos a pasajero.

Autobús Pegaso 6035/A número 300 de URBAS, con la matrícula B-500000, en el acto de celebración del vehículo medio millón matriculado en la provincia de Barcelona.
Foto: Pérez de Rozas

Al cabo de un año el prototipo fue reformado debido a que su longitud era legalmente superior a la autorizada, por lo que para cumplir con la normativa de circulación vigente se redujo su longitud a 16,5 metros, quedando finalmente a tres puertas en el lado izquierdo, desapareciendo la puerta situada entre el segundo y el tercer eje. Se exhibió nuevamente durante la XXXIII Feria Oficial e Internacional de Muestras de Barcelona celebrada del 1 al 15 de junio de 1965. En el último trimestre del citado año, el vehículo se entregó a Tranvías de Barcelona, que lo numeró con la calca 2001 y matrícula B-446629, dándose de alta el 16 de noviembre para poder circular con toda normalidad por las líneas urbanas barcelonesas.
En 1966 llegó un nuevo prototipo de autobús articulado con notables diferencias estructurales en relación al primer vehículo. Fue una adquisición de la sociedad Urbanizaciones y Transportes (URBAS) que explotaba los servicios interurbanos entre Barcelona y las ciudades del extrarradio más próximas a la capital catalana donde el crecimiento urbano, de población y de la economía también se extendió, generando la llamada Región Metropolitana o Gran Barcelona. Por tal motivo algunas de esas líneas de autobús requerían también de vehículos de gran capacidad para intentar absorber una demanda que siempre sobrepasó una oferta entonces insuficiente.

Autobús Pegaso 6035/A en estado original circulando en la línea 50.
Foto: Joan Antoni Solsona

Además de medir 16,5 metros de longitud en base a la reglamentación vigente, disponía de una carrocería de la firma Hugas, que presentaba novedades en el aspecto del frontal, de la zaga y de las tres puertas de acceso, siendo también de cuatro hojas móviles la delantera. El interior disponía de 36 asientos de tubo y contrachapado de madera. Mecánicamente dotaba de un motor Pegaso 9101 de 170CV de potencia, 6 cilindros, cilindrada de 10.170cc y caja de cambios semiautomática Wilson. Exteriormente fue pintado con los colores corporativos de URBAS, es decir, de verde oscuro en la parte inferior y crema en la superior.
El nuevo autobús se entregó a URBAS el 1 de junio de 1966 con la calca 300 y matrícula B-500000, convirtiéndose así en el vehículo medio millón matriculado en la provincia de Barcelona. Ello motivó la celebración el 23 de agosto siguiente de un acto especial en la explanada de Montjuïc entre el Palacio Nacional y la fuente mágica. Le acompañaron el primer automóvil matriculado en la ciudad, un Hispano-Suiza con matrícula B-1 del 3 de agosto de 1907, un Voisin Biscuter con matrícula B-100000 del 17 de mayo de 1955, un Seat 1400 con matrícula B-200000 del 8 de octubre de 1959, un autobús Pegaso-Seida con matrícula B-300000 del 30 de noviembre de 1962 también de URBAS; y un Seat 600 con matrícula B-400000 del 20 de enero de 1965.

Autobús Pegaso 6035/A de URBAS circulando en la línea UC. Foto: autor desconocido

Fuera de estos dos precedentes, la entrada oficial en servicio de autobuses articulados en Barcelona fue en 1967, motivo por el cual en el presente año se conmemora el 50 aniversario. Las nuevas unidades dispondrían prácticamente de las mismas características mecánicas y estructurales que el coche 300 de URBAS de 1966, aunque pintados con los colores corporativos de Tranvías de Barcelona que, además del "azul Porcioles", también se aplicó en algunos vehículos un doble tono verde oscuro en la parte inferior y claro en el superior, popularmente llamado "verde Porcioles". Disponían de 36 plazas sentadas y 74 de pie. Entre el 24 de mayo y el 21 de octubre de 1967 se adquirieron los vehículos numerados del 2002 al 2023, además de los coches del 3027 al 3029. El 23 de octubre del mismo año la serie 2002-2023 pasó a ser la nueva 3002-3023; y entre el 15 de enero y el 22 de noviembre de 1968 llegaron los coches numerados del 3024 al 3101. De estas unidades, sólo algunas se les dotó a modo experimental con cambio de marchas con botonera. En cuanto al prototipo 2001 de 1964, conocido por los empleados de la Compañía como "el abuelo", sufrió modificaciones en la carrocería a fin de asimilarlo al resto de sus hermanos, especialmente el frontal y de la zaga, la sustitución de los asientos almohadillados por otros de tubo y contrachapado de madera, el cambio de calca pasando a ser el 3001 para integrarlo a dicha serie, y el repintado exterior a "verde Porcioles". Paralelamente URBAS adquirió para sus servicios interurbanos los coches numerados del 301 al 310 entre el 22 de mayo y el 2 de octubre de 1967; del 311 al 320 entre el 9 de marzo y el 2 de mayo de 1968; y del 321 al 324 el 27 de mayo de 1969.

Autobús Pegaso 6035/A tras ser modernizado con carrocería Noge, circulando en la línea 9. Foto: Carlos Segura

El excelente rendimiento de estos autobuses motivó que alguna empresa privada se decidiese por adquirir este modelo para sus servicios. Fue el caso de las empresas Autotransportes Martí (líneas urbanas de Sabadell), Mohn (línea de Barcelona a Gavà) y Soler i Sauret (línea de Barcelona a Vallirana).
No fue hasta ocho años después que se produjo una segunda entrega de autobuses articulados, carrozados por Noge y dotados exteriormente con un nuevo color corporativo rojo con franja quebrada crema. A diferencia de los adquiridos en la década exterior, presentaban mejoras como los nuevos asientos de tubo y contrachapado de madera, iluminación fluorescente, ventanas de apertura lateral, nueva cabina de conducción semicerrada, indicador luminoso de "Parada solicitada", ventanas posteriores de salida de emergencia, nueva parrilla frontal y faros delanteros cuadrados. Entre el 28 de julio y el 13 de noviembre de 1975 se adquirieron los vehículos numerados del 3200 al 3242, originalmente de color "verde Porcioles" y luego repintados a los nuevos colores antes de entrar en servicio. De estos, del 3200 al 3224 fueron destinados a servicios interurbanos de la ya extinta y absorbida URBAS, motivo por el cual carecían de la franja quebrada crema. Del 19 al 30 de enero de 1976 fueron recibidos los coches del 3243 al 3249, además de los coches 3222 y 3224; del 13 de julio al 14 de septiembre de 1978 llegaron las unidades numeradas del 3250 al 3254; y del 13 de enero al 27 de febrero de 1979 llegaron los últimos vehículos, del 3255 al 3264. La serie 3200-3249 disponía de 39 plazas sentadas y 71 de pie, mientras que la serie 3250-3254 aumentó a 48 plazas sentadas reduciendo a 45 las de a pie.

Autobús Pegaso 6035/A de la serie 3200 con el nuevo color corporativo rojo
circulando en la línea 41. Foto: Colección Manuel González

A partir de 1976 la serie más antigua del 3002 al 3101 sufrió reformas estructurales a fin de asimilarlos y hacerlos idénticos a los vehículos más modernos adquiridos entre 1975 y 1979 en cuanto a interiorismo, plazas (48 sentadas y 45 de pie) y al aspecto exterior. La empresa Noge ubicada en Arbúcies (Girona) se encargó de dicha transformación. Merece mencionar que en algunos coches se les incorporó trampilla de aireación en el techo (3026, 3037, 3066, 3067, 3068, 3080, 3082, 3083, 3086, 3091 y 3101); otros fueron reformados a dos puertas haciendo desaparecer la del remolque cuando se adaptó la entrada y cobro por delante con la supresión de la cabina del cobrador (3054, 3078, 3079, 3083, 3085 y 3088); otros se les incorporó el indicador de línea trasero integrado en la parte superior de la zaga (3026, 3038, 3047, 3051, 3071, 3075, 3076, 3077, 3083, 3085, 3087, 3088, 3089, 3091 y 3101); y a dos vehículos se los dotó con nuevos asientos almohadillados tipo Urbano 2000 (3013 y 3043). Igualmente los autobuses articulados de URBAS pasaron a Transportes de Barcelona entre 1975 y 1976, siendo también reformados en su interior y repintados exteriormente a los nuevos colores rojo con franja quebrada crema (para servicios urbanos) o sin ella (para servicios interurbanos) siguiendo los mismos criterios antes mencionados.
Generalmente estos autobuses descansaban en las cocheras de Levante, Zona Franca y Puigcerdà (de URBAS) y fueron normalmente destinadas de forma ocasional o fija a líneas de gran afluencia de pasajeros como fueron la 7, 9, 35, 41, 43, 44, 45, 47, 48, 50, 56, 57, 73, 75, 109, 156, 173 y los servicios especiales al Camp Nou y al Estadi de Sarrià. Circularon también por las líneas interurbanas 504, 506, BC, BI, BM, BS, CO, TP y UC.

Autobús Pegaso 6035/A en sus últimos tiempos, circulando con el nuevo color
corporativo de TMB. Foto: Juan Andrés Piñar

Entre los años 1981 y 2000 se fueron dando de baja progresivamente. La mayoría fueron desguazados, aunque otros se vendieron a empresas como Autobusos de Lleida, Aviaco, Cía. Torres Pons (de Agramunt), Tubsal (actual Tusgsal, del Bercelonès Nord) y a la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), disfrutando de una segunda vida útil. Entre 1991 y 1997 sobrevivieron 16 unidades de la serie 3200 usados esporádicamente como servicios de refuerzo ante la insuficiencia de nuevos vehículos articulados. Por ese motivo fueron repintados a la nueva imagen corporativa de color blanco en la parte inferior, negro en las ventanas y rojo en la zaga y la parte inferior del testero. Concretamente fueron los coches 3216, 3221, 3226, 3232, 3233, 3234, 3235, 3243, 3246, 3253, 3255, 3256, 3257, 3259, 3261 y 3263.
En la actualidad, el coche 3055 ha sido restaurado en color rojo con franja quebrada crema y preservado por la Associació per a la Recuperació i Conservació d'Autobusos (ARCA). Igualmente, Patrimoni Històric de TMB ha restaurado el coche 3036 a su aspecto original "verde Porcioles" de 1967, incluida la recuperación de los faros redondos delanteros y la parrilla del testero. Además, dispone de los coches 3034, 3220 y 3261 todavía pendientes de restauración.

Los dos Pegaso 6035/A actualmente restaurados participando en el Rally d'Autobusos Clàssics. El primero, de Patrimoni Històric de TMB, y el de atrás, de la asociación ARCA. Foto: Arxiu TMB

Para la realización del presente artículo han sido referentes fundamentales la página web de José Mora Martín www.autobusesbcn.es, la hemeroteca de La Vanguardia, el "Boletín Informativo" de TB (Nº136, julio 1978) y el libro "Tranvías de Barcelona s.p.m. 1959-1969. Material móvil. Autobuses y microbuses (y II)" de César Ariño Planchería.

No hay comentarios: