domingo, 13 de octubre de 2013

60 años del barrio del Congrés (II). Un itinerario urbano

Foto: Zerkowitz

Para visitar el barrio del Congrés, la mejor manera de llegar en transporte público es mediante el metro, bajando en la estación "Congrés" de la L5 (con accesos en la calle de Garcilaso), o bien en autobús, tomando las líneas 20 (Estació Marítima-Plaça del Congrés) o 71 (Passeig Marítim-Canyelles) las cuales circulan por la calle de Felip II y la plaza del Congrés Eucarístic. En automóvil, los accesos más directos son desde las calles de Felip II y d'Escòcia, los paseos de Maragall y de Fabra i Puig y la avenida Meridiana.
La plaza del Congrés Eucarístic es el centro neurálgico y punto principal de encuentro vecinal y de celebraciones festivas como conciertos, ferias y comidas populares. Los edificios que rodean la plaza son los más altos del barrio y corresponden a la primera promoción, del año 1953. El nombre de la plaza recuerda que este polígono fue creado con motivo de la celebración en Barcelona del XXXV Congreso Eucarístico Internacional sumado a la necesidad de resolver el problema de la vivienda.

Foto: Arxiu Diocesà de Barcelona

La plaza está presidida por la parroquia de Sant Pius X, el templo religioso del barrio. Situada en la calle del Cardenal Tedeschini, fue bautizada con el nombre de Pío X en homenaje al Papa Giuseppe Melchiore Sarto (1835-1914). La primera piedra fue colocada el 20 de octubre de 1960 e inaugurada en 1963. Obra del arquitecto Josep Soteras Mauri, estaba presupuestada en poco más de 8 millones de pesetas. Ocupa una superficie de 1.750 m2. El interior tiene capacidad para 800 personas. Su aspecto parece el de un pabellón deportivo, pues no debemos olvidar que su arquitecto también diseño el Palau dels Esports (actual Barcelona Teatre Musical). Su estructura consiste en una gran nave principal que forma una bóveda de cañón soportada por medio de unos arcos parabólicos de hormigón armado que se entrecruzan. La cubierta y la base se separan por medio de una franja de vidrieras que otorgan iluminación interior. La planta baja es de obra vista para dar calidez. El interior se completa con una pequeña capilla del Santísimo de forma ovalada situada en un lateral junto a la entrada de la parroquia. Incluye una torre de 45 metros de altitud destinada a campanario coronada por una cruz.

Foto: Arxiu Fotogràfic de Barcelona

A la derecha de la parroquia hay La Salle Congrés, una escuela nacida como Sección Filial nº. 1 del instituto Menéndez Pelayo de Barcelona e inaugurada el 20 de septiembre de 1959 por los Hermanos de la Salle. Inicialmente había dos escuelas: la sección de niñas de la Institución Teresiana, y la sección de niños de las Escuelas Cristianas. Posteriormente se incorporó la oferta de bachillerato superior nocturno y diurno y la oficialidad y maestría en las especialidades de Mecánica y Electrónica. La Ley de Educación de 1970 obligó a replantear el enfoque académico, creándose un nivel de EGB y BUP con tres clases por nivel. Optó por el régimen de conciertos llenos debido a su carácter de "Antigua Sección Filial". Así, los alumnos podían beneficiarse de la gratuidad o semigratuidad desde los 6 hasta los 17 años. A partir de 1981, cuando la Escola Arrels se especializó en educación infantil y primaria, La Salle Congrés pasó a especializarse en educación secundaria. Fue entonces cuando niños y niñas pasaron a compartir las mismas aulas. Desde 1994 imparte la ESO y el bachillerato en todas sus especialidades.

Foto: AFOCA

A la izquierda de la parroquia hay la antigua Residencia de Señoritas Santa Teresa y la Escola Arrels. La primera es de 1960 y estaba vinculada a la Institución Teresiana. Actualmente acoge la Fundació Privada Viarany-Centre Convivim, destinado a la acogida, orientación y acompañamiento de inmigrantes extranjeros. La Escola Arrels fue fundada el 20 de septiembre de 1960. Iniciativa del Patronato Escolar, fue creado en 1956 por vecinos del barrio vinculados a la Asociación de Familias de San Pío X. De carácter religioso, la escuela era conocida como Institución Teresiana para niñas, asociación de laicos fundada por San Pedro Poveda en 1917 que contribuyó al desarrollo de la renovación educativa dirigida a la formación de las clases populares, a la asociación profesional de los maestros y la actualización pedagógica del profesorado. A partir del 8 de enero de 1981 se legalizó la cesión de la titularidad a la Societat Limitada "Arrels", por lo que el colegio pasó a llamarse Escola Arrels. Desde aquel momento se especializó en educación preescolar y EGB, poniendo al mismo tiempo punto y final a la segregación de niños y niñas. Actualmente imparte educación infantil y primaria.

Foto: Toni Molina (Facebook)

En la misma calle del Cardenal Tedeschini y enfrente de la Escola Arrels existe una aula de cultura que perteneció a la Caja de Ahorros Sagrada Familia y que se utiliza esporádicamente para conciertos y exposiciones, así como para actividades culturales varias.
La calle del Cep tiene representada en unos esgrafiados una parra de uvas en dos paredes de unos bloques de viviendas en cuya parte central existe una plazoleta ocupada por un pequeño edificio que una vez fue guardería. En esta calle fue donde nació en 1959 la Cooperativa Escolar Pompeu Fabra, resultado de los intereses de padres y maestros. Este centro se basó en las propuestas de la escuela activa catalana. Su primer local se ubicó en esta calle para enseñanza primaria y en la calle de Felip II para guardería. En 1968, en conmemoración del centenario del nacimiento del filólogo Pompeu Fabra Poch, la escuela adoptó este nombre. En 1970 se inscribió en el registro de escuelas como Cooperativa Cultural Pompeu Fabra. Formó parte activa del Col·lectiu d'Escoles Privades per l'Escola Pública Catalana (CEPEPC) desde los inicios de este movimiento. En 1987 se integró en la red de escuelas públicas. Desde el curso 2003-2004, tras largas reivindicaciones para tener unos espacios en condiciones, estrenaron un nuevo edificio en el barrio de los Indians, entre las calles de Concepción Arenal y Olesa.

Foto: autor desconocido

En la calle del Cardenal Tedeschini encontramos la masía de Can Ros o de Can Armera. La primera noticia que se tiene de ella es de 1671 cuando Antoni de Paguera Puissa pidió un permiso de obras por unos arreglos. Desde inicios del siglo XVII era propiedad de la familia Paguera. A mediados del siglo XVIII pasó a manos de la familia Ros, aunque las propiedades agrícolas permanecieron en manos de los Paguera. Entre los propietarios destacó Maria Micaela de Borras de Casanovas. En 1829 se casó con Joan Antoni de Paguera Bayllet. En 1837 enviudó y se convirtió en propietaria de las tierras. Contrajo matrimonio con Matias Ramon de Casanovas, muriendo en 1867. Su primo Joan Baptista de Ros i Molins heredó las propiedades y continuó la política de cesiones, también seguida por su hijo Joaquim de Ros i de Càrcer. En 1942 la masía fue restaurada y acondicionada como vivienda habitual, bajo la dirección del hijo de Ignasi de Ros i de Puig (hijo de Joan Baptista), Joaquim de Ros i de Ramis y Francesc d'Asís i Viladevall. En junio de 1947 murió Ignasi, dejando en herencia la propiedad dividida a sus ocho hijos y la casa al más grande, Joan de Ros i de Ramis. Finalmente, las 16,5 hectáreas de terreno fueron vendidas al Patronato de las Viviendas del Congreso Eucarístico en diferentes etapas. Y otros terrenos fueron empleados en régimen de alquiler para la empresa que gestionó el Canódromo Meridiana.

Foto: familia Fernández Valentí

La masía presenta tres cuerpos y una cubierta a cuatro vertientes. La fachada principal conserva restos de la decoración esgrafiada. El cuerpo lateral derecho tiene una galería a la altura del primer piso, el otro cuerpo presenta una continuidad de estancias propias y la vivienda de los caseros. Casi a tocar la fachada principal hay adosada la capilla. Detrás de la casa se conserva una balsa de agua en la que se vertían las aguas de una mina procedente de Horta, con carácter medicinal, por los que los vecinos de la zona venían a tomarla. Interiormente, hay una clara diferencia entre la vivienda señorial (en el primer piso) y la de los masoveros (en la planta baja). El primer piso tiene unos gabinetes decorados con pinturas al fresco en las paredes y decoración pintada en las vigas de madera del siglo XVII. Estas habitaciones se articulan alrededor de un recibidor octogonal, decorado con mármol y con una especie de claraboya en el techo.

Foto: autor desconocido (colección Carme Martín)

La masía era conocida por su huerto, y a menudo iba la gente a comprar verduras. Las viñas eran destacadas y la familia recogía las rentas de la producción. También hubo una plantación de moreras como alimento para los gusanos de seda que criaban, producto que vendían en alguna fábrica cercana. Los terrenos fueron arrendados y trabajados por Miquel Cortés. Un acueducto subterráneo transportaba las aguas en las tierras de un propietario de Sant Martí de Provençals. El agua era administrada según sus usos, por lo que aún se mantiene una torre de agua que la bombeaba. Igualmente, todavía se conserva una habitación subterránea en la que se accede por un pasillo en zigzag y que se utilizaba para conservar alimentos. En los anexos de la masía, donde se situaban las bodegas y los almacenes, a mediados de los años 1990 han sido transformados en el restaurante Tasca i Vins, una cadena de restauración especializada en cocina típica a base de carnes a la brasa y "torradas".

Foto: autor desconocido (colección Carme Martín)

En esa misma manzana también se ubica el Club de Petanca Can Ros, fundado en 1980 y que tras haber cambiado cinco veces de ubicación ahora dispone de este espacio que antaño ocuparon las pistas de tenis del Club de Tenis Meridiana Match Ball. Esta entidad deportiva, de iniciativa privada, ocupa parte de los antiguos terrenos de la masía de Can Ros. Su acceso principal es a través de la calle de Can Ros, frente al canódromo. Adosado hay un gimnasio con una pequeña piscina cubierta cuyo acceso se efectúa por la calle de Concepción Arenal, bajo un moderno bloque de viviendas. Parte de estas pistas también las ocupan actualmente l'Associació Esportiva de Futbol Sala Arrels, vinculada a l'Escola Arrels. Tanto esta asociación como la de petanca usan estos terrenos mediante convenio con dicho club de tenis. En la esquina de las calles del Cardenal Tedeschini con Concepción Arenal se encuentran los barracones provisionales del nuevo CEIP Congrés-Indians, escuela pública creada el año 2010 cuya pedagogía se basa en el libre aprendizaje.

Foto: Boletín A.VV. VCE-Can Ros

Enfrente de la masía en el número 39 de la calle del Cardenal Tedeschini hubo la Peña Blanquiazul Congreso Club Sport. Ocupaba un local de unos bloques de viviendas tras los cuales se ubica la plaza del Cardenal Cicognani, muy tranquila y acogedora y que prácticamente conserva todo su aspecto original. Al lado de la plaza hay la escuela Sants Innocents para discapacitados psíquicos. Fue fundada en octubre de 1964 por iniciativa de unos padres y madres económicamente mal y con hijos discapacitados psíquicos que decidieron impulsar una cooperativa para educar tanto a sus hijos como a otros con la misma problemática. Inicialmente la escuela estuvo en la calle del Cardenal Tedeschini, pero desde 1973 ocupa el centro actual. En 1977 propiciaron la constitución del Patronato de la Obra Social de Ayuda al Subnormal (OSAS).

Foto: Boletín A.VV. VCE-Can Ros

En la calle de Pardo se encuentra la Penya Barcelonista Congrés y el Canódromo Meridiana. La primera es una entidad fundada en 1984, cuyo primer local fue en la calle de la Riera d'Horta. Luego se trasladó a su actual ubicación. Desde allí se emiten todos los partidos del Futbol Club Barcelona, organiza excursiones y participa en la Trobada de Penyes Barcelonistes que se celebra cada año. Dispone de un buen número de socios, mayormente gente jubilada que encuentran en este espacio un lugar de ocio y relaciones sociales.

Foto: autor desconocido

El Canódromo Meridiana fue construido entre 1961 y 1964 y era popularmente conocido como "el casino de los pobres". Obra de los arquitectos Antoni Bonet Castellana y Josep Puig Torné, recibió el Premio FAD de Arquitectura 1964. Este recinto ocupa una manzana rectangular de 10.000 m2. Se compone de un edificio de estructura parabólica de 107 metros de longitud para las apuestas (situado en el lado más largo de la manzana) y una pista de carreras. El edificio consta de dos plantas: la baja, planteada como una prolongación del terreno, y la superior como un objeto completamente separado del suelo que sirve de mirador. Durante sus años activos se celebraron carreras de galgos de carácter nacional e internacional. Habitualmente se hacían apuestas de parejas de perros. Fue el último canódromo de España en ofrecer carreras de galgos y cerró en el año 2006. Actualmente hay un propuesta para destinarlo a usos culturales, si bien la crisis han paralizado los proyectos de reutilización pesar de las fuertes reivindicaciones vecinales para emplearlo como espacio para el barrio.

Foto: Pedro Laita (Facebook)

Al lado del canódromo hay una manzana de viviendas comprendida entre las calles de Vèlia, Can Ros, Pardo y Riera d'Horta formada por un conjunto de viviendas fruto de una promoción particular del Instituto Nacional de la Vivienda (INE) y que posteriormente se integró en el barrio. En esa misma manzana, en su interior albergó las instalaciones deportivas del Club Deportivo Congreso, nacido en marzo de 1959. Integraba el Club Patín Congreso, el hockey patines y la sección de baloncesto Mare Nostrum. Enseguida se formó una junta para potenciar las secciones deportivas. El interior disponía de un bar, una pista grande, unos vestuarios y una pista pequeña. Posteriormente se añadió un minigolf. Concretamente el equipo de baloncesto recibió el apoyo de la empresa textil Cotolene. La sección de hockey desapareció entre 1967 y 1978, reapareciendo de la mano del ex-jugador del F.C. Barcelona Luis Zuriaga. La sección de patinaje artístico ha sido una de las más premiadas con la presencia de numerosas campeonas de Cataluña, España y Europa. Pese a que el recinto era exclusivamente para socios, igualmente accedía cualquier persona a pasear o a ver las actuaciones deportivas. En los años 1980, debido a las protestas vecinales de los habitantes de las viviendas de la manzana, el Club se trasladó en 1987 a las pistas de la escuela Pegaso, en la Sagrera. Tras años de cierre y abandono, actualmente hay unos jardines.

Foto: AFOCA (Diario de Barcelona)

La calle de la Riera d'Horta es la frontera virtual entre el distrito Nou Barris y el distrito de Sant Andreu. Subiendo por esta calle se encuentra el Espai el Drop, una ludoteca infantil fundada en 1977 dependiente de la Escola Arrels. Pertenece al Moviment de Centres d’Esplai Cristians Catalans (MCECC) y organiza numerosas actividades lúdicas y culturales. Continuando por la misma calle y girando a mano izquierda tras un bloque de once plantas se llega a una placita donde se halla la Associació de Veïns del Congrés-Indians. Constituida el 27 de abril de 1969 como Asociación de Vecinos VCE-Can Ros, ocupa un local que se preveía como sala de cine de barrio, pero con la apertura del cine Diamante a pocos metros de este, en el año 1964, se descartó esta opción. El principal objetivo de la asociación ha sido plantear y solucionar los problemas del barrio. En 1971 comenzó a editar un boletín para los socios.

Foto: Toni Molina (Facebook)

Antaño, en la misma manzana hubo unas pequeñas galerías comerciales con accesos en las calles de la Riera d'Horta y Felip II que terminaron cerrando a finales de la década de 1980 debido a su obsolescencia y, sobre todo, a la falta de una buena política de promoción del comercio de barrio que ha terminado con muchos establecimientos.
En el espacio comprendido por las calles d'Arnau d'Oms, Riera d'Horta, Cep y Felip II hay varios ejemplos de edificaciones construidas sobre pilotes, es decir, aguantadas sobre un conjunto de columnas que permiten la desaparición de las plantas bajas, la liberación de espacio y la circulación de peatones por debajo del edificio para poder cruzar de un lado a otro. Ello refuerza el concepto de manzanas abiertas planteado por el arquitecto Josep Soteras Mauri.

Foto: Toni Molina (Facebook)

La manzana comprendida por las calles de Sant Pasqual Bailón, Cardenal Tedeschini, la Espiga y Felip II contiene las viviendas más antiguas del barrio, de 1953. Este conjunto estructurado en forma de cruz por la distribución de los edificios y de sus plazas es conocido como el grupo Massana.  Su nombre se debe a la existencia de una bóvila (horno donde se fabricaban y se cocían los materiales de construcción) llamada Can Massana. El acceso a su interior se efectúa mediante unos pasillos (Espiga y Sant Pasqual Bailón) y mediante unos pasos bajo los pilotes de algunas casas (Cardenal Tedeschini y Felip II). Donde actualmente están los jardines, hubo el campo de fútbol del Club Deportivo Viviendas del Congreso, fundado en 1957 y gestionado por el mismo vecindario del barrio y constituido al año siguiente en el Comité del campo de Deportes de VCE. El equipo participó en el Trofeo Arzobispo-Obispo de Barcelona Doctor Modrego. Siempre dentro del fútbol base, el equipo jugó en diferentes categorías. La temporada 1972-73 consiguió el subcampeonato de la Copa Barcelona y el subcampeonato de España en categoría de alevines. A partir de 1976 se inició un conflicto entre el club de fútbol y los propietarios del patio interior. Finalmente, el 29 de julio de 1983 el club se trasladó a pesar de las luchas vecinales que terminaron en carga policial contra quienes se opusieron al desmantelamiento del campo. Tras varios años de abandono, desde 1999 existen unos jardines.

Foto: Boletín A.VV. VCE-Can Ros

En el número 67 de la calle del Cardenal Tedeschini se encuentra la asociación de iniciativas de economía solidaria AFOCA, fundada en 1982 y destinada a la promoción de creación de ocupación de forma autogestionada. Informa, asesora y apoya las iniciativas de economía solidaria; agrupa un vivero de empresas y entidades, dispone de biblioteca especializada y organiza un mercado de intercambio. En la calle de la Espiga fue donde se instaló la parroquia provisional de San Pío X, inaugurada por el arzobispo de Barcelona Gregorio Modrego Casaus en 1953. Las viviendas son promoción de ese mismo año. En dos de sus paredes tienen unos esgrafiados de una espiga de trigo. Hay una plazoleta central acondicionada desde hace poco y con juegos infantiles. También se halla un almacén de la editorial Biblaria y un casal de jubilados de "La Caixa" (antes de la Caja de Ahorros Sagrada Familia) que organiza actividades culturales.

Foto: Arxiu Diocesà de Barcelona

La calle de Felip II es la arteria principal del barrio, la "calle mayor" que concentra buena parte del comercio del barrio. En el lado paralelo a la calle de Alexandre Galí se encuentra el singular paso de Sant Tarsici, dedicado al niño mártir y patrón de las manifestaciones eucarísticas infantiles. Es curioso el "hueco" situado en la pared de la escalera y el ascensor de acceso a la calle de Alexandre Galí, en el cual se preveía colocar una fuente o bien una estatua del santo. Las viviendas de este pasaje, al igual que las comprendidas en este lado de la calle de Felipe II entre Felip Bertran i Güell y Ramon Albó, forman una estructura de tres manzanas con un jardín central en cada una. Son una promoción del año 1956 y de renta limitada.

Foto: Boletín A.VV. VCE-Can Ros

La calle de Alexandre Galí (antes Federico Mayo) es la frontera virtual entre los barrios del Congrés y de los Indians. En el número 46 hay la Escuela Diocesana de Formación Intensiva Profesional. Haciendo casi esquina con la plaza del Doctor Modrego hay la sede de la Agrupació Congrés, la primera entidad del barrio. Nacida en 1956 como Asociación de Padres de Familia de San Pío X, en 1960 cambió su nombre por el actual. Primero fue sala de cine y punto de encuentros sociales, de los cuales se formaron las secciones de teatro (Taller de Teatro San Jorge), esbart, coral, ajedrez (embrión del Club de Ajedrez Congreso) y tenis de mesa. También se hacía cine cada semana, charlas, cursos y foros. En el año 2007 fue galardonada con el Premi Sant Andreu por su dedicación al barrio y al fomento del asociacionismo. Actualmente existen las secciones del grupo de teatro La Trapa, el Esbart Joventut Nostra y la sección de tenis de mesa.

Foto: Boletín Patronato Viviendas del Congreso (1960)

El itinerario termina en la plaza del Doctor Modrego, situada justo al lado de la plaza del Congrés Eucarístic. Presidida también por altos edificios, es destacable la entrada a la calle de la Manigua donde existe un edificio "puente" que se une con los bloques de viviendas laterales. Este espacio lo ocupa en parte una policlínica privada (Consultorio Médico y Especialidades).

2 comentarios:

carme dijo...

bon treball. enhorabona.

richy dijo...

hola ricard. Como anecdota comentar que hace algun tiempo en la confluencia de cardenal tedeschini/can ros /velia se rodaron bastantes escenas de la pelicula " El gran Vazquez "! protagonizada por Santiago Segura