jueves, 26 de enero de 2012

La prodigiosa vida de Magí Roca Sangrà. Segunda parte: Barcelona


Magí Roca, establecido en Barcelona, desarrolló diversas y fructíferas actividades continuando con todo lo relacionado con el transporte, y para ello tuvo la colaboración estimable de dos de sus primos hermanos: Ramon y Josep Roca Sangrà, los cuales formaron parte tanto del negocio de los transportes de materiales como del de pasajeros. El primer negocio se inició a principios de la década de 1920, con la creación de la empresa “Magín Roca Transportes” dedicada al transporte de materiales para la construcción. Ubicó su garaje de camiones en el número 79 de la calle de Calabria. Las tareas más destacadas a las que se dedicó fueron el transporte de materiales de construcción y el traslado de tierras para la construcción del “Gran Metropolitano de Barcelona” (tramo Liceo-Lesseps) y el “Ferrocarril Metropolitano Transversal” (tramo Cataluña-Santa Eulalia). Dichas tierras fueron luego aprovechadas para efectuar obras de ampliación del puerto de Barcelona, en las cuales participó. Fue precisamente en el puerto donde estableció contacto con diversos profesionales de transportes para crear una mutua que defendiera los intereses profesionales de su ramo, que en el año 1924 se denominaría “Federación Industrial de Auto-Transportes de Cataluña” (FIATC). En la primera Junta, formada por 37 personas, estaba Magí Roca como persona integrante.


Otras obras destacadas fueron la colaboración en el soterramiento del tren de “Ferrocarriles de Cataluña” a su paso bajo la calle de Balmes y el doble montaje y desmontaje del ferrocarril provisional de la avenida del Paral•lel para el traslado de vagones ferroviarios al recinto de la Exposición Internacional de 1929. También realizó el transporte de materiales de las empresas “Sociedad de Materiales y Obras” y “Cubiertas y Tejados, S.A.” En el mismo año 1924, Magí Roca, gracias a su buena relación con “Viajes Marsans”, la primera agencia de viajes fundada en España, obtuvo de dicha entidad la concesión de los servicios de autocares de gran turismo para excursiones al Pirineo francés y español y a los carnavales de Niza, y a partir del año 1929 se le otorgó la concesión del servicio de autocares de gran lujo Barcelona-Madrid-Córdoba-Seciudad-Granada-Murcia-Valencia-Barcelona que duraba quince días y tuvo un gran éxito. Por primera vez, el turismo español consiguió situarse al nivel europeo.


Ahora bien, su máxima aspiración desde su llegada a Barcelona fue dedicarse a los servicios urbanos de transporte público de pasajeros. Para ello, en el año 1928 fundó su empresa bajo la denominación “Autobuses Roca”. En su tarea como director consiguió el establecimiento de dos líneas de autobús entre el Hospital de San Pablo (en el barrio del Guinardó) y la avenida del Paralelo y entre la calle de Pelayo y la barriada de Horta. Fueron diversos e interesantes los proyectos que presentó, casi siempre a barrios populares y desatendidos de transporte público, pero desgraciadamente la mayoría le fueron denegados por la presión monopolizadora de la "Compañía General de Autobuses de Barcelona" (dirigida por Enrique Arruga) y de "Tranvías de Barcelona" (dirigida por Mariano de Foronda), simpatizantes de un Ayuntamiento de Barcelona al servicio del régimen de Miguel Primo de Rivera. Su política empresarial, por tratarse de una empresa media e independiente, fue muy adelantada en cuanto a condiciones laborales, instalaciones, material móvil, seguros y trato del personal, entre otros. El año 1928, Magí Roca obtuvo la concesión de una línea de autobuses entre Córcega/paseo de Gracia y el Hospital de San Pablo, inaugurado el 18 de agosto de aquel año y que puso en servicio seis días después. La línea partía del número 312 de la calle de Córcega, y continuaba por paseo de San Juan, Padre Claret, Castillejos y Mas Casanovas. Para el nuevo servicio se adquirieron tres autobuses franceses de la firma Somua.


El 31 de diciembre de 1929 prolongó el recorrido por Córcega, Enrique Granados, Provenza y Urgel, y el 15 de octubre de 1932 llegó hasta la avenida del Paralelo por Urgel (volviendo por ronda de San Pablo, Tamarit y Borrell). Se trató de una línea de autobús hecha a partir de tres concesiones como estrategia para evitar competencias, presentándolos así como servicios poco atractivos para después unificarlos en uno. La compañía “Autobuses Roca” estableció sus oficinas y cocheras en la calle de Calabria número 79 (compartida con los camiones de su empresa de transportes de materiales y mercancías), en la calle de Mallorca número 451 (esquina Castillejos) y en la calle de los Castillejos números 270-272, a pocos metros de la anterior.


En aquellos años, la barriada de Horta sólo tenía una línea de tranvías entre la plaza de Urquinaona y Horta con billete caro y poca frecuencia de paso. Ante ello, y por petición del vecindario y de diversas asociaciones y entidades de Horta, el Guinardó y Santa Eulalia de Vilapiscina, Magí Roca presentó un proyecto de línea de autobuses entre la plaza de Urquinaona y Horta que le fue denegado. El Ayuntamiento de Barcelona, sin embargo, reconociendo el déficit real de transporte hacia aquellas barriadas, reflexionó y decidió abrir en el año 1930 un concurso para establecer una línea de autobuses entre el centro de Barcelona y la barriada de Horta, bajo la condición que "Tranvías de Barcelona" renunciara al privilegio de exclusividad de su tranvía en su paso por el paseo de Maragall, cosa a la cual accedió. Además de “Autobuses Roca”, se presentaron "Autobuses del Norte de Barcelona”, “Tranvías de Barcelona en San Andrés y Extensiones" y la "Compañía General de Autobuses de Barcelona". Finalmente, la concesión fue a parar inexplicablemente a ésta última, hecho que provocó un gran enfado al vecindario de Horta al ver como aquella empresa que primero afirmó que "Horta no interesa" después se presentaba al concurso, y todo con el único objetivo de “pisotear” al resto de compañías independientes.


Como consecuencia, la nueva línea "F" fue boicoteada por la población hortense de manera que nadie subía al autobús. Finalmente, después de un segundo y exhaustivo análisis por parte de los Servicios Técnicos Municipales, el concurso lo ganó Magí Roca, que desde el principio tuvo estima y simpatía vecinal. El 22 de diciembre de 1930, entró en servicio la nueva línea Pelayo-Horta, dotada de nueve autobuses Somua-Naval. Circulaba por Balmes, Pelayo, ronda de la Universidad, plaza de Cataluña, paseo de Gracia, Caspe, paseo de Sant Joan, Provenza, avenida de Gaudí, Padre Claret, paseo de Maragall, Fulton y plaza de Ibiza. No seria hasta el 25 de enero de 1931 que se celebró la gran fiesta inaugural del nuevo servicio ya estrenado un mes antes.


Los años de la Segunda República fueron los mejores en cuanto a recaudación y explotación de líneas, a pesar de las huelgas generales y algún que otro accidente. Se estudió la posibilidad de construir una cuarta cochera en Horta, y para ello Magí Roca adquirió unos terrenos en el citado barrio. El servicio "Hospital-Paralelo" pasó a ser la línea 1 y el servicio "Pelayo-Horta" la línea 2. El año 1934 serían adquiridos nuevos autobuses Henschel en Alemania para reforzar los servicios y estudiar posibles ampliaciones por Barcelona. En lo referente a la mutua FIATC, fueron años de expansión, con ampliación de servicios, modalidades de seguros y de delegaciones, y un incremento del número de socios que llegó a superar los 2500. Duras fueron las luchas para evitar el afán monopolizador de la compañía CAMPSA, responsable del suministro de gasolina y otros combustibles líquidos, y solicitando la nacionalización de las compañías ferroviarias. Todo ello conllevó a una gran huelga de camioneros. El 14 de abril de 1935 se celebró un entrañable homenaje a los 37 miembros fundadores de la mutua, entre los cuales figuraba Magí Roca.


Con el estallido de la Guerra Civil, “Autobuses Roca” fue colectivizada en manos del sindicato UGT pasando a denominarse "Autobuses R", pero Magí Roca fue bien tratado y se lo mantuvo en la empresa por su buen trato a los trabajadores. Este hecho ocasionó el rechazo por parte del sindicato CNT, que dominaba el resto de servicios de transporte de Barcelona. El año 1938 las dos líneas serían suspendidas y una parte importante del material móvil sufrió las consecuencias de los bombardeos. Durante aquellos desgraciados años, Magí Roca y su familia se trasladaron a su casa de Sant Andreu de Llavaneres.


Terminado el conflicto bélico, llegaron muy malos tiempos. Buena parte de material móvil estaba en mal estado y necesitaba severas reparaciones. Además, las pérdidas económicas eran muy elevadas. El año 1940, “Autobuses Roca” se constituyó como sociedad anónima y firmó con el Ayuntamiento de Barcelona un Convenio para la explotación de sus dos líneas. A pesar de las provisiones de almacenamiento de gasoil y neumáticos para los siguientes años, diversos Decretos del nuevo régimen franquista prohibieron la circulación de vehículos que funcionaran con gasoil, y no solo eso, sino que sirvieron para requisarle tan valiosas provisiones. Dichos decretos fueron selectivos más en Madrid y Zaragoza, donde circulaban los autobuses con gasoil sin ninguna restricción. A pesar de permanecer los autobuses parados y a la espera de buscar una solución para la continuidad de la empresa, Magí Roca estuvo pagando íntegramente el sueldo a todos sus trabajadores durante más de un año a costa de buena parte de su patrimonio personal. Tuvo que adaptar los autobuses para que pudieran funcionar con gasógeno. Con este nuevo sistema de combustible fósil, el 7 de octubre de 1941 se restableció el tramo "Pl.Victòria-Hospital de San Pablo". El año siguiente prolongó el trayecto hasta la calle de Urgel con Provenza, y a partir del 10 de febrero de 1943 efectuaba itinerarios hasta la Prisión Modelo. El año 1945, se acentuó la falta de suministros y el itinerario quedó nuevamente limitado, suprimiéndose totalmente al cabo de unas semanas. Por otra parte, la línea "Pelayo-Horta" nunca se volvió a restablecer.


Durante un tiempo muy efímero, Magí Roca se encargó del servicio interurbano de autobuses PR entre la plaza de España y el Prat de Llobregat en 1944, la línea EJ entre la plaza de España y Sant Just Desvern, y la línea de refuerzo de ésta denominada CJ (entre Collblanch y Sant Just Desvern), el 14 de abril de 1945.
Entre los años 1941 y 1945 fue director de la compañía FIATC de seguros de transporte. Bajo su mandato, se creó una nueva sección denominada Seguro Voluntario de Enfermedad, y colaboró con el recientemente creado Seguro Obligatorio de Enfermedad (SOE). Ideó un sistema para que en caso de baja se pudiese cobrar casi todo el salario del mes. Así, el SOE pagaba el 50% del salario del trabajador y la FIATC pagaba un 40%, de modo que el doble seguro sumaba el 90% del salario del trabajador que estuviese de baja. Sin embargo, también tuvo que hacer frente a problemas como el aumento de accidentes y al incremento de los gastos de hospitalización, un problema que se prolongó hasta el año 1966.


Ante la injusticia que le supuso el requisamiento de gasoil y la dificultad de funcionamiento de los autobuses con gasógeno, Magí Roca decidió viajar a Madrid con miles de firmas de residentes de los barrios por donde circulaban las líneas de “Autobuses Roca”, solicitando la concesión de gasoil para que volviesen a funcionar, para visitar al ministro de Transportes, el cual, si bien el primer día lo recibió con los brazos abiertos considerando que su petición era de justicia, en cambio, al día siguiente sucedió todo lo contrario, ya que lo recibió con las manos en la cabeza y tachando de locura su propuesta teniendo en cuenta los tiempos difíciles que se vivían. Sorprendido y decepcionado a la vez, descubrió que quienes hicieron cambiar radicalmente de actitud al ministro fueron “Tranvías de Barcelona”, algunos de cuyos empleados fueron vistos por Magí Roca en la estación de tren y en las dependencias del Ministerio. Ante una posible venta futura de “Autobuses Roca” a “Tranvías de Barcelona”, lógicamente, los autobuses circulando con gasoil tenían un precio y sin gasoil y parados, tenían otro precio distinto. Ante tal traición y muy desmoralizado, decidió que había llegado el momento de poner punto final a su dedicación de muchos años al servicio del transporte, iniciada a los 13 años de edad. Poco después, su labor le fue reconocida y recibió de manos del general Franco el titulo de empresario ejemplar.


La situación insostenible de la empresa obligó a qué el año 1946 "Tranvías de Barcelona" pasara a encargarse de todas las líneas de “Autobuses Roca” bajo arrendamiento (en 1946 inauguró la línea "I" Paralela-Hospital de Sant Pau y en 1954 la línea "F" Pl.Urquinaona-Horta). Enfermo de un cáncer de hígado, el 18 de julio de1947 Magí Roca murió y fue enterrado en Tárrega, donde se celebró un gran funeral en el cual su féretro fue llevado por las principales calles de su ciudad natal, ante multitud de familiares, amigos, empresarios y autoridades varias.
Tras su muerte, la casa de Tárrega continuó habitada por sus familiares que nunca perdieron la tradición de reunirse como siempre habían hecho. El 22 de diciembre de 1951 se procedió a la liquidación formal y definitiva de “Autobuses Roca, S.A.” por 3.500.000 pesetas. En nuestros días, el servicio "Hospital-Paralelo" es la actual línea 20 "Estació Marítima-Pl.Congrés" y el servicio "Pelayo-Horta" es la actual línea 19 "Port Vell-Sant Genís", ambas explotadas por “Transports Metropolitans de Barcelona” (TMB).


6 comentarios:

railsiferradures dijo...

Muy Interesante, la historia de Magi Roca, siempre había oído hablar de los autobuses Roca con gran cariño por parte de mis padres, que los conocieron.
Del post se desprende que estaba perfectamente merecido.
Saludos tranviarios.
railsiferradures.

Ricard Fernández i Valentí dijo...

Hola:
Muchas grácias por tus palabras, y aprovecho para felicitarte por tu blog de railsiferradures, que es muy interesante y aporta información inédita de gran valor. Saludos.

Anónimo dijo...

Ricard, gracias por el recordatorio de un empresario ejemplar como fue mi abuelo. El es un ejemplo en el que mirarse en estos momentos difíciles que nos toca vivir. Humano, honrado, vital, emprendedor, culto. Gracias Ricard, gracias.
Un saludo de Fermí Canyizares i Roca.

Ricard Fernández i Valentí dijo...

Celebro que te haya gustado, Fermín. A ver si algún día tenemos ocasión de volver a vernos. Un abrazo y muchos recuerdos.

pere carol dijo...

Ricard: Foto Miramar:
apareix foto d'en Roca i autoritats; esta mostrant un planol de Barna, quins projectes portava entre mans ?

Per cert, el llibre d'en Roca saps on puc demanar-lo, biblios municipals ?

PERE E. CAROL

carme dijo...

molt interessant aquest post. Gràcies al teu treball moltes persones podem saber infinitat de coses sobre els nostres barris que la història oficial no recull. Felicitats.