domingo, 22 de enero de 2012

La prodigiosa vida de Magí Roca Sangrà. Primera parte: Tàrrega

 
Los orígenes de la figura de Magí Roca Sangrà deben buscarse en su familia, que era muy emprendedora y trabajadora, originaria de la ciudad de Tárrega. Desde el siglo XVII hay constancia histórica sobre ellos y sus actividades. Desde hace más de 300 años, el apellido “Roca” ha sido conocido por buena parte de sus habitantes. El desarrollo de los transportes convirtió Tárrega en un cruce de caminos, un puente “a caballo” entre la Cataluña costera y la Cataluña montañesa, y aquí los Roca tuvieron un papel esencial, pues abrieron el municipio a la modernidad. El oficio de arriero o carretero se trasmitió de una generación a otra desde muy antiguo y por la línea de los primogénitos. El antepasado más antiguo conocido fue Macià Roca (muerto el año 1682).


Magí Roca Sangrà nació en Tárrega el año 1880. Hijo de Magí Roca Llobet (1856-1893) y de Dolors Sangrà Bonet (1855-1927). Tenía tres hermanas: Carme (1882-1911), Matilde (1884-1966) y Mercè (1888-1981) con las cuales mantuvo siempre una estrecha relación. De niño estudió en los Escolapios de su ciudad natal, y fue considerado un alumno brillante y con una gran capacidad de aprendizaje. Es por eso que fue una verdadera lástima que las circunstancias de la vida le obligaran a dejar los estudios a los 13 años de edad para ponerse a trabajar y ayudar a su madre y sus hermanas, debido a la prematura muerte de su padre por tuberculosis. Ello le obligó a convertirse en el nuevo cabeza de familia. Su carácter emprendedor y trabajador le permitió descargar a su madre de la pesada carga de las actividades económicas de la familia que no eran pocas. El transporte de mercancías, la regencia de la fonda Universo y el negocio de compra-venta de paja, alfalfa, forrajes y frutos secos fueron sus grandes tareas, es decir, unas condiciones de vida muy duras.



Además, Magí Roca era una persona inteligente y culta que se formó de manera autodidacta. Tenía afición por la pintura, la lectura, la música, los toros y especialmente por el teatro, hasta el punto que llegó a conocer en persona a figuras de prestigio contemporáneas como Enric Borràs (a quién animó a hacer giras por Madrid), Margarita Xirgu y Enric Guitart, a los cuales invitó personalmente a Tárrega. Participó activamente en todas las iniciativas encaminadas al desarrollo cultural y económico de la ciudad de Tárrega. Una de ellas fue la fundación del Orfeó Nova Tàrrega el año 1915, del cual fue el primer presidente. Desde esta institución pudo disfrutar de su afición por la música, y también aprovechó para fomentarla llegando su influencia más allá de su ciudad natal. Su amistad con el maestro Josep Güell fue decisiva y de gran complicidad. Otra institución cultural como el Ateneu de Tàrrega, se convirtió durante algunos años en su lugar de encuentro social con amigos y conocidos suyos con quienes hacía animosas y entretenidas tertulias de café y compartían su afición por el teatro y la música, asistiendo a las representaciones teatrales y a los conciertos musicales que allí se celebraban. Apoyó a la Cámara de Comercio e Industria de Tárrega en sus iniciativas de progreso y sus reivindicaciones.


En el aspecto político, no ocupó cargo político alguno ni se inclinó formalmente hacia ningún partido a pesar de su intenso compromiso social. Sus máximas participaciones en este ámbito fueron el impulso al manifiesto catalanista “Al Poble”, la participación en la Agrupació Catalanista de Tàrrega (de la cual fue miembro) y la Lliga Catalanista de l’Urgell i la Segarra (de la cual ocupó la presidencia entre 1909 y 1911, destacando en este breve período la celebración del XIII Congreso de la Federación Agrícola Catalano-Balear y la repoblación de la montaña de Sant Eloi).


Magí Roca participó en las grandes obras públicas que se realizaron en Cataluña en la primera mitad del siglo XX. En tierras de Lérida, participó en primer lugar en la reconstrucción de la presa del Tossal del Canal de Urgel entre los años 1908 y 1912 y en la construcción de la primera casa de compuertas. La profesión de transportista que inició de muy joven lo llevó rápidamente de ser un principiante a convertirse en un profesional especializado en este tipo de tareas. De este modo pasaría de cargar productos de la tierra a cargar grandes toneladas de materiales destinados a obras públicas de gran envergadura. Su intervención en el transporte de materiales para la construcción para hacer realidad las nuevas centrales hidroeléctricas de Capdella, Molinos, Camarasa (entre 1912 y 1918) y muy posiblemente otras, fue decisiva porque de este modo contribuyó al crecimiento económico de las comarcas ilerdenses y de Cataluña. Con su experiencia familiar y personal en el mundo de los transportes, pudo organizar un servicio de transportes adecuado y modernizado lo máximo posible de acuerdo con las posibilidades de la época, siendo capaz de llevarlo a cabo de manera eficaz. Para ello contó con carros, camiones y seis trenes Renard.


El 7 de julio de 1917, Magí Roca contrajo matrimonio con Rosa Viladot Cardona (hija del farmacéutico Joan Viladot i Oliva, procedente de Mafet (Agramunt) y residente en Barcelona). Tuvieron cuatro hijos: Àngels, Magí, Dolors y Maria Rosa. Reconocido como padre ejemplar, hay la anécdota de que en el comedor de su casa tenía colgado el cuadro de Ricard Opisso titulado "La miseria", para que sus hijos lo observaran mientras comían y adquirieran conciencia sobre la existencia de la pobreza. El amor por la música y la afición por los viajes y las excursiones eran compartidos por Magí y Rosa, que estuvieron siempre muy unidos en todo. Rosa era una mujer de carácter equilibrado, sereno y positivo, y una persona con dignidad, prestigio, agudeza, bondad, belleza y elegancia.
Residieron en Barcelona, en un primer momento, en la calle de Manso, pero poco después se trasladaron a su residencia definitiva, en el número 318 de la calle del Consell de Cent.


Sin embargo, Magí Roca jamás perdió el contacto con sus amigos ni con el mundo cultural de Tárrega. Participaba en todas las iniciativas que allí se llevaran a cabo y animaba a la colonia tarraguense establecida en Barcelona a participar en ellas. Hizo las gestiones necesarias para que el gran concierto del Orfeó Nova Tàrrega realizara un gran concierto en Barcelona el año 1926, que proyectó culturalmente a Tárrega de modo definitivo. Con su amigo Ramón Novell Andreu intercambiaban correspondencia para darse noticias de todo lo referente a Tárrega y para recopilar hechos y noticias de la historia tarraguense con la voluntad e interés de que no se perdiera su memoria. En 1927, con su aliada La Pirenaica Pallaresa, estableció un servicio de autocares entre Barcelona, Igualada, Cervera, Tárrega y Lérida, que tuvo gran éxito de público por la comodidad de sus coches y por la buena regularidad del servicio. También continuó en los negocios de compra-venta de paja, alfalfa, forrajes y frutos secos con su madre hasta la muerte de ella.


En la casa de Tárrega permanecieron la hermana de Magí Roca, Mercè, casada con Magí Manonelles Isanda. Su otra hermana, Carme, se casó con Joan Alfonso Sans. A la prematura muerte de ella, contrajo matrimonio con la otra hermana, Matilde. En períodos estivales, la familia de Magí Roca hacía estancias en Sant Andreu de Llavaneres.
Otros familiares de Magí Roca destacados fueron sus tíos por parte de padre: Miquel Roca Llobet (cafetero del café Español de Tárrega), Ramón Roca Llobet (comerciante y primer presidente de la sociedad de Sant Antoni Abat) y Lluís Roca Llobet; la esposa del maestro Güell, María Roca Lamarca; sus primos Antoni i Ramon Gomà Roca y Josep María Llobet Font (miembros de la Agrupació Catalanista de Tárrega); Francesc Pera Roca (industrial y titular de la compañía de autobuses La Montañesa) y sus hijos Magí, Tomás y María Pera Roca. Otros nombres que figuraban entre los principales constructores de Tárrega eran los de Josep Roca Prats, Antoni Roca Prats, Josep Roca Forn, Magí Roca Colomines y Josep Roca Valls.


Asimismo, Magí Roca estableció amistad con familias importantes, como los Trepat, los Maimó, los Gómez y otros. También es de destacar la relación de parentesco y amistad con la familia Sala. Santiago Sala Sala trasladó su actividad profesional a Barcelona realizando, entre otras muchas, la gran obra de “Piscinas y Deportes”, de la que fue el constructor y primer propietario.
En términos generales, los primeros 30 años del siglo XX fueron muy prósperos para la ciudad de Tárrega en general. Se construyeron equipamientos culturales y educativos, infraestructuras varias y urbanizaciones, se puso en marcha la Cámara de Comercio e Industria y otras muchas iniciativas. El desarrollo de los transportes contribuyó a la proliferación de carreteras, fondas, hostales, almacenes y otros servicios. Destacaron empresas de transporte de pasajeros y de mercancías de prestigio como “Ramon Mill”, la “Hispano Montañesa”, la “Hispano Targarina” y la “Pirenaica Pallaresa”, entre otras.


El ferrocarril también contribuyó a esa expansión económica y fue un complemento de las empresas de transporte. Tárrega pudo tejer una notable red de mercancías y pasajeros para abastecer a gran parte de Cataluña. La construcción de grandes obras públicas, como las importantes centrales hidroeléctricas de Capdella, Molinos y Camarasa, entre otras, gracias a las cuales llegó por primera vez la electricidad a muchos pueblos y ciudades catalanas, convirtió Tárrega en el centro neurálgico de Cataluña, pues todos los materiales y piezas para su construcción llegaban en tren a Tárrega y desde allí eran distribuidas a pie de obra. También hubo un gran movimiento de trabajadores y sus familias procedentes de toda España para participar en tales obras.



2 comentarios:

Francesc dijo...

No heu esmentat a Ramon Roca Sangrà "Ramonet" que era propietari de l'empresa "Autobuses Roca" amb servei urbà a Barcelona fins als 50 que va ser absorbida per "Tranvias de Barcelona". A partir d'aquesta data, va crear "Comercial de Autotransportes" que va obtenir la concessió del servei regular Barcelona-Blanes i Barcelona-Girona.

Feliu de Lleida dijo...

Bon dia: La foto del autocar de la Pirenaico Pallaresa devant la fca espumosos Gloria de J Zaragoza, a on esta feta ? A quin poble ? Moltes gràcies