viernes, 29 de mayo de 2009

Memorias de un cinéfilo de barrio. III Centre Parroquial d’Horta


Uno de los poquísimos cines de barrio al estilo antiguo que todavía existen en nuestra ciudad (si bien es escasa la gente que lo sabe) es la sala de proyecciones del Centre Parroquial d’Horta. Es realmente una pequeña joya que se encuentra recóndita en la barriada de Horta, en los números 7-9 de la calle de Feliu i Codina. No funciona exactamente igual que los locales de reestreno de antaño, pero parte de aquel espíritu se ha mantenido hasta nuestros días. Entrar en su interior, que todavía mantiene el diseño “sesentero” y ese olor a madera vieja, representa para quienes hayan conocido los entrañables cines de barrio un viaje imaginario a la juventud o a la infancia perdida.
El Centre Parroquial d’Horta es una entidad religiosa cuya existencia se remonta en el año 1866, pero no fue hasta 1883 cuando se ubicó en su actual emplazamiento. De hecho, las sesiones de cine no empezaron hasta el año 1932, con una máquina de 35 milímetros que proyectó los 24 episodios de la película muda “Los conquistadores del oeste”. No sería hasta el 28 de junio de 1936 que llegó la primera película sonora: “Juana de Arco”. Transcurrida la Guerra Civil, las actividades cinematográficas no se reemprendieron hasta el 19 de octubre de 1952, con una máquina alquilada de 16 milímetros, y hasta 1960 no adquirieron nuevamente un proyector de 35 milímetros. El 15 de septiembre de aquel año se exhibió con el nuevo formato más grande la película “La coraza negra”. Dos años más tarde, la entidad adquirió una máquina proyectora de propiedad. El 12 de junio de 1963, con una nueva cabina y dos nuevas máquinas de propiedad de exhibió la película “Bambi”. El 27 de junio de 1964 hubo una sesión en cinemascope con la película “Viaje al centro de la Tierra”.
A partir de 1965, el interior de la sala fue reformado y modernizado con un diseño y una decoración adaptados a los nuevos tiempos. El 4 de septiembre del mismo año, el local reabrió renovado proyectando la primera versión de “Tu a Londres y yo a California”. El 9 de septiembre de 1967 se inauguraron dos nuevos proyectores con la película “Lawrence de Arabia”. Precisamente en el mismo año se iniciaron con mucho éxito las sesiones de Cine Forum, con la película “Esa clase de amor”, el 18 de noviembre.
El 17 de febrero de 1973 empezaron las sesiones matinales para escolares, siendo la primera película proyectada “Oliver”. Lamentablemente, el Cine Forum no tuvo continuidad y el 20 de diciembre de 1975 se hizo la última sesión con la película “El compromiso”.

La verdad es que no es precisamente mucho lo que puedo decir sobre mis vivencias personales en el Centre Parroquial d’Horta porque no iba asiduamente, pero merece la pena recordarlo porque lo conocí en mi infancia, ni que fuese vagamente. Cuando yo estudiaba EGB en el Grupo Escolar Timbaler del Bruc, algunas mañanas entre semana habíamos ido con toda la clase a ver alguna película, naturalmente infantil. Entonces no se hacía clase hasta la tarde. Algunas veces nos habíamos desplazado en un viejo autocar y otras llegamos a viajar en metro hasta Horta. Recuerdo que la entrada desde la calle era pequeña, y que apenas había vestíbulo. Aquella sala no era muy grande, y constaba de un pasillo central con dos bandas laterales de asientos de madera y un pequeño anfiteatro. Y antes de empezar la sesión, había mucho jolgorio por parte de los compañeros de clase, incluso de otros colegios que allí se habían reunido.
En cuanto a las películas, recuerdo concretamente un documental sobre animales, posiblemente de Walt Disney. Y en especial una película de brujería de algún país del este que lamentablemente no recuerdo el título, pero que a todos nosotros nos encantó por su entretenimiento. Trataba de unos brujos que secuestraban una princesa, y el héroe tenía que ir a rescatarla. Pero antes, tendría que pasar por unas pruebas y vivir todo un seguido de aventuras antes de llegar al castillo. El efecto especial de un dragón gigante no era otra cosa que un lagarto de verdad aumentado y superpuesto. Finalmente, el héroe rescataba a la princesa y mataba al brujo, el rey de las tormentas, que en vez de echar sangre echaba agua y se deshinchaba como un globo. Todo el mundo se echó a reír. Cine infantil y para todos los públicos era lo habitual: de aventuras tanto clásicas como modernas, de Gozzilla y otras japonesas del mismo género, de dibujos animados, documentales y de Walt Disney tanto de animación como de personas reales.
Llegados los nuevos tiempos, el numero de espectadores disminuyó considerablemente, viéndose la sala afectada del mismo modo que los cines de reestreno de barrio. Es por ello que a partir del año 1990 las sesiones matinales infantiles fueron definitivamente suspendidas y la oferta cinematográfica obligada a experimentar un nuevo rumbo para poder subsistir.
Desde el año 2004, el Centre Parroquial d’Horta organiza durante los meses de noviembre la “Setmana de Cinema Espiritual” para escolares y catequistas. Durante el 2006 se mejoraron las instalaciones de sonido, y desde el presente año, las proyecciones cinematográficas (sobre unas cincuenta al año entre septiembre y abril) se hacen en DVD.



4 comentarios:

The Fisher King dijo...

¡Cuántos recuerdos me has traído a la memoria, Ricard! ¡Cuántos programas dobles en sesión matinal en el Centre Parroquial d'Horta! El Séptimo Cielo a un par de manzanas de mi casa. Dicha sala me dio a conocer un sinfín de personajes, criaturas y artefactos impares: guerreros, forzudos, espadachines, aventureros, enmascarados, pistoleros, gigantescos monstruos nipones, robots, androides, alienígenas, naves siderales, científicos locos, princesas, amazonas... Todos ellos desfilaron ante mis ojos, en permanente estado de hipnosis! ¡La infancia! ¡La única patria posible!

Tomás Fernández Valentí dijo...

Me hace mucha gracia saber que el viejo Centre Parroquial d'Horta (o Centre d'Horta, tal y como constaba en la sección de cartelera de los periódicos o en el semanario "TP") todavía hace proyecciones, si bien ya no abiertas a todo el público. También tengo agradables recuerdos cinéfilos asociados con este local, que no frecuenté demasiado pero que, cuando lo hice, fue para pasármelo bomba con sus programas dobles chispeantes y entretenidos, con películas de todos los géneros y nacionalidades, preferentemente americanas pero también europeas, si bien lo que más recuerdo haber visto allí eran films del género "kaiju-eiga", es decir, el famoso cine de monstruos gigantes japonés, en particular varias protagonizadas por Godzilla. Sólo por eso ya le tengo un cariño especial a este local, y todavía hoy, cuando veo algún "kaiju-eiga", me viene de inmediato a la memoria el Centre Parroquial de Horta.
Un saludo para todos,
Tomás.

soilengreen dijo...

Qué recuerdos, la última vez que fui recuerdo haber pagado 40 pts que me pareció un abuso pues hasta hacía poco venía costando 5 duros (25pts)
Ahí he visto bastantes de Bud Spencer y Terency Hill

Anónimo dijo...

Una lastima que ya no proyecten en 35mm,la proyeccion en dvd no es para nada comparable,solo el cine 35mm posee la magia necesaria.Yo actualmente proyecto films en 16 y 35mm en nuestro cine parroquial en canarias y es maravilloso el ambiente y disfrutar de la textura calidad y color de la autentica pelicula cinematografica.Excelente blog.