miércoles, 18 de marzo de 2009

No desearás la muerte del prójimo


Navegando por Internet, observé indignado como en algunos foros y blogs había mentes crueles que expresaban claramente su alegría por la muerte de Pepe Rubianes, fallecido el pasado día 1 de marzo a causa de un cáncer de pulmón.
Naturalmente, dichos foros y blogs, observando un poco su contenido, correspondían a esas personas que tienen la mala costumbre de alardear (falsamente porque es de boquilla) su amor patrio, hablar de derechos y libertades y tildar de nazis a los catalanes en general y a los nacionalismos en particular. Es decir, dan la vuelta a la tortilla a todas las cosas como vulgarmente diríamos, adoptando el papel de víctimas, pues es habitual que los fascistas que no han salido del armario tachen de “fachas” a los demás para guardar las apariencias. Resulta curioso como la mayoría de quienes desprecian a los nacionalismos periféricos son nacionalistas de estado, pues al insultarlos también se están insultando ellos mismos.
El caso es que estas mentes no entienden o no quieren entender, o si entienden solamente pretenden provocar y manipular la realidad. Cuando Pepe Rubianes se cagó en la puta nación española, se refería a la España nacionalista de estado, uniformista, de la derecha rancia de la extrema derecha, y no a la España plural, diversa, multilingüe, multicultural, conciliadora y de concordia. Como consecuencia de sus declaraciones, fue denunciado por ultrajes a la nación e injurias a la bandera. Sin embargo, pasó impunemente la contestación de Iván Tubau cuando se cagó en la nación catalana. Aquí se ve quienes son ciudadanos de primera y quienes de segunda. Y luego dicen que en Cataluña se practica el victimismo, como si en otros sitos no lo hubiese, sobre todo cuando dicen que “los catalanes nos lo quitan todo”.

Ha sido un lamentable error haber mostrado a Pepe Rubianes como un antiespañol. Los nacionalistas españoles han caído en el mismo error de quienes tachan de fascistas a los que no son nacionalistas catalanes. Solo decirles a quienes se alegran de su muerte que más les vale no tener hijos, que se esterilicen por el bien de la humanidad, que se hagan la vasectomía si son hombres o bien la ligadura de trompas si son mujeres. En caso contrario, no sé que educación ejemplar le puede dar un padre o una madre de esta calaña a sus retoños, qué pueden aprender esos pobres seres inocentes que han venido a este mundo, moldeables como la arcilla, de unos padres cuyos valores se basan en el rencor y la venganza hacia quienes discrepan de ellos y celebran la muerte de sus enemigos.

2 comentarios:

The Fisher King dijo...

La sarta de mentiras que tales individuos llegan a arrojar respecto a Cataluña y los catalanes sólo es equiparable al odio desmedido que profesan hacia los mismos.

Un abrazo.

Tomás Serrano dijo...

Yo sólo conocí a Rubianes por esas "declaraciones". Independientemente de su mensaje, de entrada, alguien que se expresa así no me interesa. Lo mismo digo del que se expresa de forma tan necia sobre Cataluña, Soria u Orejilla del Sordete.
Por supuesto que hay en España, lamentablemente, ciudadanos de primera y de segunda. Pero también de tercera y creo que hasta de cuarta...