viernes, 24 de febrero de 2017

"Barcelona": 30 años de un sueño mágico de Freddie Mercury y Montserrat Caballé


Se cumplen 30 años de "Barcelona", la mítica y magistral canción escrita por Freddie Mercury y el productor musical Mike Moran que marcó toda una época. Si bien el single y el disco que incluía dicho tema se comercializaron en 1988, fue en 1987 cuando el líder de Queen y la soprano Montserrat Caballé la interpretaron por primera vez.
Los orígenes de este tema se remontan a finales de 1982 cuando todos los miembros de Queen decidieron tomarse un descanso y no ir de gira durante un año. Mientras tanto Freddie Mercury se planteó aprovechar el tiempo para hacer un álbum en solitario. En mayo de 1983 asistió a la ópera "Un Ballo de Verdi en Maschera" en el Royal Opera House de Londres-Covent Garden donde actuaba la soprano Montserrat Caballé. Quedó tan asombrado y emocionado que incluso llegó a declarar en una entrevista al programa "Informe Semanal" de Televisión Española emitido en julio de 1986 haber oído la mejor voz del mundo y que le gustaría cantar con ella. Fue así como la famosa diva se enteró de la devoción del cantante y decidió ponerse en contacto con él para proponerle de hacer algo juntos.
Ello motivó a Freddie Mercury a elaborar un nuevo proyecto basado en la unión del rock y la ópera. Junto a Mike Moran hizo una maqueta de la canción “Exercises in free love” (cantada en falsetto intentando imitar la voz de la soprano) pensada para Montserrat Caballé, que incluía la canción "Barcelona" y otros temas. Por mediación de su manager Jim Beach, cerró un encuentro con la soprano en el Hotel Ritz (actual Palace) de Barcelona para el 24 de marzo de 1987. Para ello se puso en contacto con el promotor de Queen en España, Pino Sagliocco.


La cita en el hotel estaba prevista a las 14:00h. Freddie Mercury caminaba de un lado para el otro. Estaba muy nervioso. Cada 2-3 minutos miraba la puerta del salón para ver si llegaba Montserrat Caballé. Finalmente la soprano llegó a las 14:15h. rodeada de un montón de curiosos que le abrieron paso ante su presencia. En el momento de verse por primera vez ambos estaban nerviosos. En el corredor del hotel había un piano y un impresionante equipo de sonido instalado y preparado para ellos, así que él empezó a tocar y ella a cantar. Estuvieron horas interpretando las maquetas. Al terminar, los dos se miraron. Él la había conquistado y ella se dio cuenta de que estaba ante un músico de verdad, pues quedó tan impresionada con la canción “Barcelona” que acordaron verse de nuevo en Londres para hacer juntos una maqueta. Quedó tan cautivada con el tema “Exercises in free love” que pidió permiso para cantarla el domingo siguiente en su recital en el Covent Garden de Londres, petición a la que él accedió de buen grato. Freddie Mercury, Montserrat Caballé y Mike Moran acudieron posteriormente a una comida en el hotel e improvisaron nuevamente al piano hasta el día siguiente. Fue una noche muy especial e inolvidable, según contaban. El tiempo pasó y sin darse cuenta interpretaron la maqueta hasta las 6:00h. de la madrugada. Él creía que sólo se haría una sola canción, pero ella prefirió hacer más temas e incluso preguntó cuantas canciones tenía un disco de rock, así que finalmente el proyecto constaría de diez composiciones que darían lugar al nuevo disco titulado "Barcelona". Cuando ella marchó del hotel debido a sus compromisos operísticos esperaron muchos fans en la calle.


En abril del mismo año se reencontraron y grabaron la canción "Barcelona" en los estudios The Townhouse Studios de Londres y durante el mes de mayo siguiente tuvieron la ocasión de reunirse tres días para ensayar otras canciones del nuevo disco. Después de grabar, de camino hacia su Freddie Mercury afirmó satisfecho "¡Ya está! ¡Lo he conseguido! ¡Tengo SU voz en MI música!". La producción fue a cargo de Freddie Mercury, Mike Moran y David Richards, mientras que los ingenieros asistentes fueron Richard Dodd, John Brough y Andy Mason. Mike Moran y Freddie Mercury se encargaron de los arreglos de las composiciones. Para el tema "Barcelona" participaron Homi Kanga (Violín), Laurie Lewis (violín), Deborah Ann Johnston (cello), Barry Castle (órgano) y Frank Ricoffi (percusión).
El 30 de mayo de 1987 la isla de Ibiza organizó una gran fiesta en la que Freddie Mercury aceptó ser un invitado de honor con la condición de cerrar el evento junto a Montserrat Caballé cantando la canción "Barcelona". Y así fue como la interpretaron por primera vez al público. Sucedió en la discoteca Ku Club, siendo el tema que cerraba el Festival Internacional Ibiza '92, un evento destinado a promover España a nivel mundial con motivo de los Juegos Olímpicos y la conmemoración del V Centenario. Allí actuaron otros grupos y cantantes como El Último de la Fila, Hombres G, Marilion, Chris Rea, Boison, Nona Hendryx, Duran-Duran y Spandau Ballet.


La versión que se interpretó de "Barcelona" fue la de 5:39 minutos y la letra es la siguiente:

Barcelona Barcelona
Barcelona Barcelona
Viva

I had this perfect dream
-Un sueño me envolvió
This dream was me and you
-Tal vez estas aquí
I want all the world to see
-Un instinto me guiaba
A miracle sensation
My guide and inspiration
Now my dream is slowly coming true

The wind is a gentle breeze
-Él me hablo de tí
The bells are ringing out
-El canto vuela
They're calling us together
Guiding us forever
Wish my dream would never go away

Barcelona - It was the first time that we met
Barcelona - How can I forget
The moment that you stepped into the room you took my breath away
Barcelona - La música vibró
Barcelona - Y ella nos unió
And if God willing we will meet again someday

Let the songs begin
-Déjalo nacer
Let the music play
-Ahhhhhhhh...
Make the voices sing
-Nace un gran amor
Start the celebration
-Van a mí
And cry
-Grita
Come alive
-Vive
And shake the foundations from the skies
Ah, Ah, Shaking all our lives

Barcelona - Such a beautiful horizon
Barcelona - Like a jewel in the sun
Por ti seré gaviota de tu bella mar
Barcelona - Suenan las campanas
Barcelona - Abre tus puertas al mundo
If God is willing
-If God is willing
If God is willing
Friends until the end
Viva - Barcelona.


La recepción enormemente emotiva que obtuvo del público instigó a Freddie Mercury y a Montserrat Caballé a seguir adelante con el proyecto. Durante un año y medio ambos grabaron las canciones del nuevo disco en los estudios The Townhouse Studios de Londres y Mountain Studios de Montreux (Suiza). Los temas se masterizaron a cargo de Kevin Metcalfe en The Townhouse Studios. De la producción, la ingeniería y los arreglos se encargó el mismo equipo de la canción "Barcelona" anteriormente citados. Los músicos que participaron fueron Mike Moran (teclados), John Deacon (bajista y uno de los miembros de Queen), Homi Kanga (Violín), Laurie Lewis (violín), Deborah Ann Johnston (cello); Barry Castle (órgano), Frank Ricoffi (percusión), Madeline Bell (voz), Debbie Bishop (voz), Lance Ellington (voz), Miriam Stockley (voz), Peter Straker (voz), Mark Williamson (voz) y Carol Woods (voz).
Freddie Mercury reconoció haber trabajado muy duro, a ritmo frenético, con mucha disciplina, pues el nuevo disco era una tarea muy arriesgada y por ello decidió adquirir conocimientos operísticos. Sin embargo, pudo tomarse la libertad de experimentar con algunas de sus ideas. Controlaba cada nota de las partes orquestales, las cuales se tuvieron que registrar de manera lenta y meticulosa, tarea que fue especialmente dura. Consideraba a Montserrat Caballé como una persona extraordinaria, amigable y amable, de voz maravillosa, y con una personalidad increíble y muy cautivadora. Consciente de que era profesionalmente severa y exigente, puso mucho empeño en la calidad del sonido, insistiendo en probar cada frase y línea vocal, no sólo sus partes, pues ella cantaba con una voz en falsete muy alta.


Durante las grabaciones Montserrat Caballé reconoció las excelentes cualidades artísticas de Freddie Mercury. Valoró su voz, su técnica, su tempo, su canto con un sentido incisivo del ritmo, su colocación vocal, su capacidad de deslizarse sin esfuerzo de un registro a otro y su gran musicalidad. Apreció que las frases de las canciones eran sutiles, delicadas, dulces y enérgicas. Para la soprano "Barcelona" fue un ejemplo de su elevado talento musical, pues vio que no era sólo un cantante popular sino un músico que podía sentarse al piano y componer. Descubrió una nueva forma de combinar diferentes estilos musicales, siendo la primera y única persona que fue capaz de hacer esto.
El 8 de octubre de 1988 Freddie Mercury y Montserrat Caballé volvieron a aparecer en un concierto al aire libre pero esta vez en Barcelona. Participaron en el concierto que llevaba por nombre "La Nit", celebrado a las 21:00h. en la avenida de la Reina María Cristina. En esa ocasión, ambos cantantes acompañados con Mike Moran al piano entonaron una vez más el tema "Barcelona" junto con las canciones "How Can I Go On" y "The Golden Boy" del álbum "Barcelona" y que todavía no habían sido editadas en singles. La pareja actuó en las escalinatas del Palau Nacional de Montjuïc, que señalaba la llegada de la Bandera Olímpica desde Corea, en cuya capital Seúl aquél año se habían organizado los Juegos Olímpicos. El acto tuvo la presencia de SS.MM. los Reyes Juan Carlos I y Sofía, el alcalde de Barcelona Pasqual Maragall, el presidente de la Generalitat Jordi Pujol y otras autoridades. El evento fue registrado para emitirlo por televisión a escala mundial, bajo la dirección de Gavin Taylor que trabajó en vivo con 18 cámaras. Allá actuaron también la Orquestra Ciutat de Barcelona; los tenores Giusseppe Di Stéfano, Luca Canonici y Josep Carreras; la soprano Barbara Hendricks; los bailarines Rudolf Nureyev y Charles Jude; los cantautores Joan Manuel Serrat y Camarón de la Isla; los cantantes Eddie Grant, Jerry Lee Lewis, Suzanne Vega; y el grupo Spandau Ballet. Lluís Pascual presentó la parte operística de la noche mientras que Dionne Warwick, Franco Nero y Brigitte Nielsen se encargaron de presentar la parte más roquera del concierto.


Dado el gran éxito de la canción, el Comité Olímpico Español decidió que "Barcelona" sería el himno de los Juegos Olímpicos de Barcelona.
Dos días después se lanzó el nuevo disco “Barcelona” por las discográficas Polydor y Hollywood Records, pero en España salió a la venta tres semanas antes, el 21 de septiembre, llegándose a vender 10.000 ejemplares en tan solo tres horas. En el reino Unido alcanzó el 15º puesto mientras que el single de la canción "Barcelona" logró la 8º posición gracias al video promocional de David Mallet. Los temas que incluía eran: "Barcelona" (Mercury/Mike Moran) - 5:40; "La Japonaise" (Mercury/Mike Moran) - 4:50; "The Fallen Priest" (Mercury/Mike Moran/Tim Rice) - 5:47; "Ensueño" (Montserrat Caballe/Mercury/Mike Moran) - 4:22; "The Golden Boy" (Mercury/Mike Moran/Tim Rice) - 6:10; "Guide Me Home" (Mercury/Mike Moran) - 2:50; "How Can I Go On" (Mercury/Mike Moran) - 3:40; y "Overture Piccante" (Mercury/Mike Moran) - 6:46.
Desgraciadamente, el prematuro fallecimiento de Freddie Mercury el 24 de noviembre de 1991 a los 45 años de edad, víctima del SIDA, impidió hacer realidad la interpretación de "Barcelona" junto a Montserrat Caballé para los Juegos Olímpicos de Barcelona durante la ceremonia inaugural del 25 de julio de 1992. Ese año hubo una segunda edición del disco con nueva portada y en el 2012, con motivo del 25 aniversario de la mítica canción, se reeditó con nueva orquestación a cargo de la Filharmonic Orchestra de Praga.


"Cada uno en la vida tiene su camino y lleva su equipaje dentro del cual están todas las cosas que tenemos que cargar con ellas. Yo llevo mi equipaje igual que tu llevas el tuyo, entonces sería inútil tirarlo porque tengo que llevarlo". (Freddie Mercury a Montserrat Caballé)

Fotos: EFE, Eugene Adebari, Pérez de Rozas, Peter Hince, Peter Sinclair, PR Company Handout, Terry O´Neill.

viernes, 10 de febrero de 2017

140 años del CIRCUNVALACIÓN: dando más vueltas que un 29


Se cumplen 140 años de la inauguración del servicio de transporte público más famoso, representativo y mítico de Barcelona. Indudablemente no es otro que la línea 29, también conocida como el “Circunvalación”. Probablemente fue el tranvía más querido por la sociedad barcelonesa de antaño, de ahí que su popularidad debida a su singular recorrido diese lugar a lo largo de su historia a numerosas evocaciones folklóricas como canciones, poemas, ilustraciones, caricaturas e incluso una obra teatral satírica estrenada en el teatro Goya titulada "El 29". Tras su conversión en autobús en 1967, es decir, ahora hace 50 años, perdió parte de su encanto pero sobrevivió más bien por su carácter sentimental que no precisamente por su rentabilidad hasta la supresión definitiva en 1985.


No es pretensión escribir una historia de esta línea, pues para ello os recomiendo consultar la excelente página web de José Mora Martín www.autobusesbcn.es y los dos magníficos libros de Albert González Masip titulados "Els Tramvies de Barcelona" editados por Rafael Dalmau (Col·lecció Camí Ral, nº10 y nº11), referencias indispensables que han hecho posible la elaboración del presente artículo. De su gloriosa etapa como tranvía podríamos destacar varias particularidades que históricamente hicieron del 29 una línea única e irrepetible y por las que merece la pena evocar un recuerdo para la memoria de la ciudad.


El "Circunvalación" fue la primera línea de tranvía íntegramente urbana de Barcelona. Su puesta en servicio coincidió con el proceso de expansión de la red tranviaria entre la capital catalana y los municipios del llano antes de su agregación, con lo cual las líneas eran interurbanas e intermunicipales. Solamente el 29, que entonces todavía no ostentaba numeración, discurría exclusivamente por Barcelona y era por tanto urbana. Si bien es cierto que en 1872 se estableció un servicio entre el mercado de la Boqueria y la Barceloneta, era en realidad una prolongación de la línea entre Barcelona (Boqueria) y Gràcia (Josepets) inaugurada el mismo año pero explotada de forma independiente.


Tras su inauguración acaecida el 28 de febrero de 1877, su recorrido no fue realmente de circunvalación hasta 16 años después. En un primer momento circulaba por las rondas de San Pablo y de San Antonio, plaza de la Universidad, Pelayo, plaza de Cataluña, ronda de San Pedro, plaza de Urquinaona, Trafalgar, Salón de San Juan (actual paseo de Lluís Companys), los paseos de la Industria (actual Picasso) y de la Aduana (actual avenida del Marqués de la Argentera) hasta la plaza de Palacio. La vuelta completa por los paseos de Isabel II y de Colón, la plaza de la Puerta de la Paz y la avenida del Paralelo no se pudo hacer hasta el 31 de enero de 1893, una vez eliminadas las fortificaciones y abierto el paseo de Colón desde las Reales Atarazanas hasta la plaza de Palacio.


Desde entonces se convirtió en la primera línea de recorrido circular de la ciudad, lo cual le permitió establecer correspondencia con la mayoría de líneas tranviarias y estaciones ferroviarias de la ciudad gracias a la estructura radial de la red. Cumplió así su función, pues el primer proyecto, de 1860, llamado "Ferro-Carril de Circunvalación" pretendió establecer una línea ferroviaria circular que enlazara las estaciones de los ferrocarriles a Mataró, Tarragona y Granollers que facilitara la circulación de vagones y mercancías. El segundo, de 1873, presentado como el "Tranvía de Circunvalación y del Puerto de Barcelona", se previó destinada para mercancías y pasajeros, con un recorrido circular que enlazara las citadas estaciones ferroviarias, y con ramales hacia Can Tunis y Poblenou.


Con el propósito de atraer pasajeros, la Sociedad Catalana de Tranvías, empresa explotadora que finalmente adquirió el proyecto, promovió el servicio numerando los billetes y sorteando premios de 200 y 1.000 reales y también como línea turística tanto para autóctonos como para forasteros: “Toda la ciudad, con sus plazas y paseos, sus edificios y monumentos desfilan ante el pasajero. Por ello creemos que no vendrá a Barcelona forastero alguno que en su programa de estancia en nuestra ciudad no incluya un paseo en el tranvía de Circunvalación”. Sin embargo, precisamente por esa razón en esta línea eran muy habituales en las plataformas los hurtos de carteras y los tirones de bolsos, especialmente cuando el vehículo iba lleno hasta la bandera.


En sus inicios los tranvías eran de tracción animal, jardineras en verano y cubiertos el resto del año, pero en 1899 estrenó el primer tranvía eléctrico de Barcelona, cuyas pruebas se efectuaron el 23 de enero del citado año bajo la presencia del alcalde Josep Griera y personal de la Barcelona Tramways, empresa explotadora de la línea. Ese día el viaje fue gratuito y no pocos no se atrevieron a viajar en ese vehículo por miedo a recibir descargas. Tras los buenos resultados en la línea de Circunvalación, el sistema se extendió progresivamente al resto de líneas. Durante varios años los vehículos fueron los primeros en dotar de buzones de cartas. Situados en la plataforma anterior, los pasajeros que querían depositaban allí la correspondencia y en la plaza de Urquinaona eran vaciados por unos carteros, pues en dicho lugar se ubicaba una administración  de Correos. Otro punto de recogida ocasional fue frente a la estación de Francia.


En 1905 la línea pasó a manos de Les Tramways de Barcelone, conservando el distintivo de banderín azul y círculo blanco que en 1906 cambió del azul al verde, y que popularmente ambos se conocieron como “los quesos”.  A partir de 1907 se le otorgó el distintivo “C” y tras la adquisición definitiva de la línea a Tranvías de Barcelona, hacia 1912 cambió la letra por el número 29. Fue entonces con la nueva denominación ya definitiva que se creó aquél dicho tan popular que decía “das más vueltas que un 29”.
Además de ser la primera línea en estrenar los primeros tranvías eléctricos, también estrenó el material móvil más moderno de aquella época. Así, en 1926 circularon los vehículos de la nueva serie 500, de gran fiabilidad, construidos por Macosa y que introdujeron varias mejoras con respecto a las series anteriores. Y en 1943 estrenó los nuevos tranvías de la serie 1200, de concepción más moderna, con entrada y cobro por la parte delantera, salida en la parte central y puertas de doble hoja automáticas. Estos vehículos, inspirados en los PCC’s norteamericanos, fueron construidos por Maquitrans y se conocieron popularmente como “Manoletes”. Salvo los "tanques" y los vehículos de vía estrecha, circularon prácticamente todas la series restantes de la flota disponible.


Buena parte de su vida transcurrió sin incidentes destacados. Además, fue la línea más popular y más accesible a todas las clases sociales incluso en tiempos en los que viajar en transporte público era caro para las clases obreras, de ahí que durante los años de la postguerra llamaran al 29 como “la carroza de los pobres”.
Ya en sus últimos años fue la primera línea que creó un billete combinado. Fue a partir del 30 de noviembre de 1965 con motivo de la inauguración de la línea 50 de tranvía "P.Tetuán-Vía Julia". Se hizo a modo de ensayo con el propósito de descongestionar el centro de la ciudad y facilitar la movilidad de los usuarios, aunque luego no tuvo continuidad.
Poco cambió su recorrido a lo largo de su vida. Solo hubo algunas variaciones, como la del verano de 1925 en que se prolongó hasta la Barceloneta y la de 1962 que la obligó a circular desde la plaza de la Universidad por la avenida de José Antonio (actual Gran Vía), plaza de Tetuán y paseo de San Juan con motivo de la supresión de las vías tranviarias de las rondas de San Pedro y de la Universidad.


En 1965 el recorrido interior pasó a tener servicio permanente y el 17 de noviembre de 1967 pasó a servirse definitivamente con autobuses, marcando una nueva etapa. La excusa del cambio fueron las obras de prolongación de la Línea III (actual L3) de metro entre las estaciones de "Liceo" (actual "Liceu") y "Pueblo Seco" (actual "Paral·lel"), lo que permitió a cambio la posibilidad de recuperar nuevamente el tradicional recorrido por las rondas. Sin embargo, la actuación formaba parte del proceso de desmantelamiento de la red tranviaria barcelonesa, finalizada en 1971. En su etapa de autobús jamás recuperó la rentabilidad de años atrás, y progresivamente fue perdiendo pasajeros. El recorrido tuvo leves modificaciones, especialmente la circulación por el paseo de Circunvalación, la calle de Wellington y el paseo de Pujadas, rodeando el parque de la Ciutadella.


El 17 de julio de 1978 se suprimió el recorrido interior y el 15 de enero de 1985 la exterior. El motivo que justificó su desaparición fue que otras líneas de autobús cubrían buen parte de su recorrido por las rondas y que resultaban más rentables. La decisión no quedó exenta de polémicas y de personas contrarias a su desaparición más bien por razones sentimentales que económicas. Tras casi 108 años en servicio desapareció un mito de la historia de Barcelona, un servicio de transporte que formó parte de la identidad de la ciudad y marcó una gran época repleta de historias, anécdotas y curiosidades.

Fotos: Arxiu ACEMA, Arxiu TMB, Colección José Sebastián, Pere Ferré Puig, Pérez de Rozas.