sábado, 11 de octubre de 2014

Recuerdos de un autobús: el 71


Recientemente la línea 71 de autobús ha sido sustituida por la nueva V27, de recorrido similar y que forma parte de la nueva red ortogonal que TMB está implantando progresivamente y sustituirá a las líneas ahora vigentes, salvo los servicios de proximidad e intermunicipales. En un artículo más antiguo recordaba la historia y mis vivencias personales que tuve con la línea 18, también de mi barrio. Así que a petición de algunos seguidores y aficionados a los transportes, me complace recuperar la memoria histórica de esta línea de autobús.
La idea de poner en marcha este servicio se remonta hasta los años sesenta. Barcelona apenas tenía líneas de autobús que conectaran entre sí barrios periféricos de forma tangencial sin necesidad de tener que pasar por el centro histórico y de servicios, rompiendo así la radialidad de la red y ofreciendo mayor cobertura territorial. Por ello se planteó mejorar las comunicaciones de Sant Martí con aquellos barrios donde residían muchos obreros que iban a trabajar en las fábricas y almacenes del Poblenou. El desplazamiento era incómodo y caro al tener que pagar doble billete, pues primero había que dirigirse en metro o autobús hasta el Clot y desde allí tomar la línea de autobús de la empresa Martí que conectaba con el Poblenou, conocida popularmente como "La Catalana".


El primer proyecto fue mejor que el finalmente aprobado, ya que se planteó un servicio que comunicara la zona industrial y comercial del Poblenou con una zona del barrio de Horta que carecía de transporte público. Así, desde la plaza del Virrei Amat se preveía que la línea circulara por los paseos del Doctor Pi i Molist, Urrútia y Universal y las calles de Porrera y Lloret de Mar (regresando por Doctor Letamendi) hasta la calle de Eduard Toda. Por lo visto ello quedó reflejado en un plano oficial de TB del año 1968 porque se daba por hecho su inmediata puesta en servicio.
Sin embargo, los problemas urbanísticos retrasaron su inauguración hasta el 22 de marzo de 1971, con un trayecto limitado hasta la plaza del Virrei Amat. La apertura de varias calles con motivo de la construcción de la autopista Barcelona-Mataró permitió su viabilidad.
El recorrido, a pesar de ser vertical presentaba numerosos giros que reducían su velocidad comercial, provocado por la falta de apertura de más calles. Se iniciaba en la plaza del Virrei Amat y continuaba por Felip II, plaza del Doctor Modrego, Manigua, paseo y plaza de Maragall, Navas de Tolosa, València, Guipúscoa, Espronceda, Concili de Trento, Bac de Roda, Pujadas, Pamplona y avenida del Bogatell. A su regreso circulaba por Zamora, Llull, Bac de Roda, Guipúscoa, Espronceda, Múrcia, Navas de Tolosa, plaza y paseo de Maragall, Manigua, plaza del Doctor Modrego y Felip II hasta la plaza del Virrei Amat.


Al poco de inaugurarse, el 3 de agosto siguiente modificó su recorrido por establecerse dirección única en la calle de las Navas de Tolosa, pasando a circular en sentido ascendente por Espronceda, Múrcia, Felip II, Sant Antoni Maria Claret, Biscaia, Olesa y plaza de Maragall para seguir con su itinerario habitual.
En sus inicios, al tratarse de un servicio básicamente utilizado por obreros, solo circulaba de lunes a viernes no festivos, con frecuencias de paso de 9 a 11 minutos. La demanda era unidireccional con escasa renovación del pasaje a lo largo del recorrido. El material móvil habitual eran autobuses Chausson, con la particularidad de que la entrada y el cobro se hacía por delante, es decir, con agente único que cobraba al pasaje. Para ello TB reformó un total de 14 vehículos de esta firma francesa a dos puertas y a otros 15 más solo se les clausuró la tercera puerta. Para cubrir la oferta de la línea 71 circulaban entre 6 y 7 vehículos.
Dada la rentabilidad de la línea, el 25 de mayo de 1974 se prolongó su recorrido desde la plaza del Virrei Amat hasta el paseo de Fabra i Puig con la calle del Teide, para atender la demanda de los barrios del Turó de la Peira y Santa Eulàlia de Vilapicina. Igualmente, la oferta se extendió hasta los sábados, aunque domingos y festivos continuó sin circular.


Al retirarse los viejos Chausson, incorporó autobuses monotrales Pegaso-Jorsa 6035 cuando todavía eren verdes con franja amarilla. Estos vehículos se convirtieron en los más habituales durante los años posteriores, ya que los modelos más modernos como el Pegaso 6038 y el Pegaso 6420 tardaron bastante tiempo en incorporarse, haciéndolo primero los sábados y días festivos y posteriormente también durante los meses de verano.
El 3 de diciembre de 1986, tras peatonalizarse la avenida del Bogatell, trasladó su nuevo origen y final en la calle de Wad-Ras (actual Doctor Trueta) entre las calles de Pamplona y Àlaba, pasando a circular por la calle de Zamora en sentido descendiente y por Pamplona en sentido ascendiente.
A petición vecinal, en 1987 prolongó su recorrido hasta al final del Paseo Fabra y Puig, detrás del parque del Turó de la Peira. Al año siguiente, tras haberse inaugurado el puente de Santiago Calatrava sobre las vías férreas de la Sagrera, la línea 71 pasó a mejorar su recorrido con un itinerario más directo, circulando por Felip II y Bac de Roda, reduciendo así el tiempo de viaje. Sin embargo, tras la inauguración del tramo Barceloneta-Selva de Mar de la L4 de metro en el año 1977 y el cierre progresivo de varias fábricas del Poblenou bajo una etapa de declive industrial, el número de pasajeros había descendido progresivamente en una década, lo cual hizo empeorar su frecuencia de paso para ajustarla a la nueva demanda.


Tras la celebración de los Juegos Olímpicos de 1992 y la apertura pública del nuevo barrio de la Vila Olímpica, a petición vecinal la línea 71 se prolongó hasta el paseo Marítim de la Barceloneta, circulando de bajada por la calle de Zamora, avenida de Icària y Ramon Trias Fargas, y de subida por Trelawny, Doctor Aiguadé, plaza de los Voluntaris, Marina, avenida de Icaria y Àlaba. Ello permitió nuevamente recuperar la demanda de usuarios perdida en el último decenio. Sin embargo, el servicio no se vio inicialmente reforzado, hecho que provocó durante los meses de verano grandes aglomeraciones de pasajeros que protestaron reiteradamente reclamando más servicio. Tras tantas presiones a TMB, desde el 31 de mayo de 1998 mejoró la oferta, aumentando nuevamente su frecuencia y pasando a circular también los domingos y días festivos.
Con la apertura del paseo de Fabra i Puig hasta el paseo de Valldaura, la línea 71 prolongó su recorrido hasta el barrio de Canyelles, pasando a circular en sentido ascendiente por paseo de Valldaura, plaza de Karl Marx, ronda de la Guineueta Vella y Antonio Machado, y en sentido descendiente por Artesania y Via Favència. Así fue como se completó definitivamente el eje mar-montaña, culminando una larga reivindicación que muchos vecinos del distrito de Nou Barris venían reclamando desde hacía al menos cuarenta y cinco años.


El 26 de mayo del 2006 pasó a circular en sentido descendiente por Concepción Arenal y Espronceda debido a las obras de remodelación y cambio a sentido único ascendiente de la calle de Bac de Roda. Finalmente, tras la implantación de la tercera fase de la nueva red ortogonal, el 15 de septiembre de este año dejó de funcionar definitivamente para ser sustituida por la nueva línea V27, que efectúa un trayecto muy similar  entre ambos puntos y tiene una frecuencia de paso de entre 8 y 10 minutos.
Mi relación personal con esta línea fue tardía al transcurrir por unos barrios a los cuales en muy pocas ocasiones he tenido la necesidad de desplazarme. Sin embargo, mi hermana fue usuaria habitual durante los años ochenta porque por las tardes se trasladaba desde mi barrio hasta un gimnasio situado en el barrio de la Verneda donde entrenaba a niñas patinadoras.
A partir de los años noventa, tras ser prolongada hasta el Hospital del Mar, empecé a ser pasajero habitual durante los meses de verano, a menudo junto con mi padre, cuando nos dirigíamos a la playa del Somorrostro. En el trayecto de ida, los vehículos a rebosar de gente. En el trayecto de vuelta, viajando sentados. Ocasionalmente también la utilizaba para trasladarme hasta el Arxiu Històric de Roquetes-Nou Barris, entidad donde colaboro desde 1999, apeándome en el final de Canyelles y luego desplazándome a pie por la Via Favència. Ahora, con su heredera, mi relación personal no va a cambiar, salvo que las circunstancias de mi vida establezcan un vínculo especial que por ahora no he tenido con los barrios a los que sirve.


Fotos: Arxiu Fotogràfic d'Horta, Boletín Informativo TB, Carlos Segura, José Mora.

2 comentarios:

richy dijo...

Hola Ricard. Yo fui uno de los que te pidió que hicieras el articulo sobre el 71... Veo, para variar que mucha gente te lee, pero nadie comenta.
Gracias ...
Me encanta la foto del autobús con la Oliver, Mariano Gracia y el Chirbito ( el Zúrich de la Plaza Virrey )
Un abrazo
Richy

Unknown dijo...

Muy bien explicado yo soy conductor de T M B