viernes, 19 de septiembre de 2014

Texas Multicinemes, o la resurrección y modernización del cine de barrio

Foto: Arxiu Pere Francesch (La Vanguardia)

Tras recibir últimamente malas noticias relativas al cierre de salas cinematográficas, resulta un respiro de aire fresco obtener una buena nueva como es la reapertura de un cine que, además, recupera su antiguo nombre y su antigua función de barrio con programas de reestreno. Ello más bien resulta casi un milagro en estos tiempos de crisis y teniendo en cuenta los gustos actuales de los consumidores. Gracias a la iniciativa del director de cine y empresario Ventura Pons, el heredero del antiguo cine Texas, los multicines Lauren Gràcia han resucitado. Tras una pequeña remodelación, el 18 de septiembre de este año abren los Texas Multicinemes, cuatro salas que a un módico precio de 3 euros ofrecerán cada una película de reposición. Es decir, será un cine de reestreno como los de barrio que, a diferencia de los de antaño, no incluirá un programa doble ni los célebres cortes de metraje que hacían para ajustar los filmes a los horarios establecidos. Otra particularidad es que las películas se ofrecerán en versión original subtitulada en catalán. En definitiva, Ventura Pons ha apostado por resucitar y adaptar el clásico cine de barrio a las necesidades del siglo XXI. Ello es muy positivo, ya que dinamizará esa zona del barrio, además de significar la recuperación de un equipamiento cultural que ha escrito una etapa significativa de la historia de la antigua villa de Gràcia y que ha formado parte de la vida de muchas generaciones de personas.

Foto: Arxiu Joan Munsó Cabús (Els cinemes de Barcelona)

Muy pocos saben que el Texas nació como cine Bailén, el cual no debe confundirse con el otro cine Bailén (1974-1999) situado unos metros más abajo de aquél. Hacia el año 1911, en el número 205 de la calle de Bailén esquina con la calle de Igualada abrió dicha sala de cine, cuya dirección y propiedad iban a cargo del empresario Francisco Pérez. El interior de la sala se describía en aquella época como "una verdadera monada; limpio, cómodo y confortable". La decoración de la platea fue a cargo de un joven artista llamado Julio Codda, un pintor escenógrafo de origen italiano conocido por haber buenos decorados de la casa Itala, de Turín.
A partir de 1932, ya en los inicios del sonoro, el cine pasó a manos de la empresa Delícias, del señor Francesc Benagues. Al estallar la Guerra Civil, algunas fuentes aseguran que la sala cerró sus puertas en 1938 y acogió unos comedores infantiles. Luego cerró y permaneció abandonada durante los primeros años de la posguerra hasta que el empresario José Lecumberri de la Fuente decidió adquirirla y reabrirla, previa reforma y acondicionamiento.

Foto: Arxiu Joan Munsó Cabús (Els cinemes de Barcelona)

Así, el Bailén rebautizado como cine Texas fue reinaugurado como local de reestreno el 11 de septiembre de 1947. Posiblemente la nueva denominación se debió a una evocación por el género del western. Constaba de una entrada con tres taquillas y un pequeño  vestíbulo que incluía un bar y los servicios. Al fondo había la platea con capacidad para 660 localidades. El primer programa doble con que se estrenó nuevamente la sala de proyecciones fue una versión de Cantinflas de "Los tres mosqueteros" y "Los malechores de Carsin". La exhibición de ambas películas tuvo la particularidad de tener carácter benéfico para las víctimas de unas explosiones de cargas y minas subacuáticas en las atarazanas del puerto de Cádiz, debido a un accidente provocado por el exceso de calor.
Desde sus inicios fue una sala de carácter familiar, siendo sus principales usuarios los vecinos de barrio de Gràcia y del Camp d'en Grassot, además de algunos residentes del Eixample. El tipo de películas ofrecidas siempre fueron acordes al perfil de la clientela, es decir, aptas para todos los públicos. Lecumberri se responsabilizó de la explotación del cine hasta que en 1952 lo sustituyó Carles Creixell Cos, el cual mejoró las instalaciones al año siguiente con la adquisición de un nuevo proyector con el que se exhibió en 3D la película "Los crímenes del museo de cera", entonces una gran novedad para la época. Creixell gestionó el Texas hasta 1975 y reemplazado tras jubilarse por José María Marín Echenagusia. Este último se encargó de que el cine subsistiera hasta su cierre derivado del declive de las salas de reestreno y el apogeo de los multicines de estreno. Ello sucedió el 9 de julio de 1995. Fue entonces cuando el empresario Antoni Llorens de la cadena Lauren Films adquirió la sala para reconvertirla en una multisala de cuatro salas, cuyo aforo se mantuvo prácticamente igual, para 674 localidades, siendo de 110 butacas la sala más pequeña y de 235 la de mayor capacidad.

Foto: Archivo Glòria Solsona (El Periódico)

El 27 de julio de 1996 el Texas reabrió como Lauren Gràcia Multicinemes, con la proyección de las películas "Hombres, hombres, hombres", "Denise te llama", "Un loco a domicilio" y "Misión imposible". Todas las salas disponían de sistema de sonido Dolby Digital Surround-ex, acceso a personas con movilidad reducida, asientos especiales para niños y sesiones numeradas. A modo de curiosidad, remarcar que fue una de las pocas salas de exhibición de Barcelona donde a menudo se ofrecían versiones dobladas al catalán de las películas.
Lo más positivo que tuvo la conversión de la antigua sala en unos modernos multicines es que a pesar de ello fue capaz de mantener el ambiente familiar y el típico clima o "caliu" de cine de barrio, algo que en los otros cines de Barcelona no ha sucedido. No tuve el placer de conocer el Texas porque eran tiempos en los que yo disponía de cines en mi propio barrio. Solo lo conocí en su etapa como Lauren Gràcia. Inicialmente solía ir muchos fines de semana, especialmente los domingos por la tarde con mi amigo Carles (antiguo compañero de la universidad) a ver los principales estrenos. El cine todavía no era tan caro e ir con más frecuencia era posible, incluso acompañar el disfrute de la película con unas palomitas y una Coca-Cola como cuando éramos niños. Se respiraba un ambiente familiar y agradable alejado de las molestias ocasionadas por grupos incívicos dedicados a hablar y dar patadas en las butacas durante la proyección. Luego, al salir del cine, aprovechaba para pasear por el barrio de Gràcia, siempre alegre y con vida social y comercial incluso los domingos y días festivos. Tras el cierre acaecido el 22 de agosto de 2013 terminó esta tradición. Ahora podré recuperarla.

Foto: Toni Ferragut (El País)

Tras la resurrección del Texas, el barrio de Gràcia es quien lidera la mayor oferta cinematográfica de Barcelona en cuanto a variedad de películas se refiere y a número de salas de exhibición. Así, pues, dispone de salas de estreno de cintas comerciales gracias a la presencia del Bosque Multicines; salas de arte y ensayo representadas en este caso por los míticos multicines Verdi y Verdi Park; salas de repertorio como es el clásico Cinemes Girona, heredero del antiguo cine Moderno; y ahora salas de reestreno con el recientemente abierto Texas Multicinemes. A todo ello debe remarcarse que el barrio de Gràcia es también el único de Barcelona que ha sido capaz de recuperar sus cines tras su cierre y evitar su transformación en un supermercado. Otros barrios de la ciudad deberían tomar el mismo ejemplo como una manera de defender la cultura.

4 comentarios:

Júlia dijo...

Ojalá tenga suerte y funcione.

Anónimo dijo...

Home Ricard, "petita remodelació..."
S'han de reformar les quatre sales i adaptarles a la tecnologia digital (a finals d'any es deixaran de produir les pel.licules en el seu material clásic celuloide (o actualment poliester) i tot aixó "val una pasta".
També val dir que encara que en Ventura Pons es l'accionista majoritari també s'embarquen en aquesta aventura els empresaris dels cines Verdi.(elP 14 de Set.)

De quealsevol manera, es una gran, gran noticia. (JOSCAR)

Anónimo dijo...

Hola, soc jo altre cop.
Aquesta iniciativa podria tenir futur en barriades cinéfiles (Horta, Sans, Sant Andreu, Poble Nou, Nou Barris...)si es disposés de locals ja preparats per fer cinema sense haver de començar de zaro. Estic pensant en els cines que van fer fallida Laurent Horta i Lauren Sant Andreu. Es minimitzarien les despeses. Es clar que aquests locals deuen estar sota concurs de creditors però hi pot haver perspectives de negoci. L'expert Roberto Lahuerta hi tindria alguna cosa a dir...

Antonio Herrera Valiente dijo...

CINEMES TEXAS, BREVE RESUMEN
BREVE RESUMEN
Deseo al equipo muchos años de vida, sin duda; el proyecto, lo merece. Como dice un amigo, “La historia no parece historia cuando la estás viviendo,” Ayer, día de la inauguración, en la sala 4, en homenaje al crítico cinematográfico, José Luis Guarner, Ventura Pons, en la sala (4), el día de la inauguración: “ Puede parecer contradictorio dedicar una sala a un crítico de cin.” Acompañado de Roser Ferreruela, mi mujer, asistimos (en la inauguración al público) a la proyección de la película: Año de Grácia de Ventura Pons, que a pesar de la crisis, y el goteo continuo de salas que cierran se ha empeñado en resucitar las salas del Lauren Cinemas, Ventura: “Con las entradas a 3 €…, la gente NO tendrá la escusa de NO ir al cine”
Antonio Herrera