sábado, 5 de octubre de 2013

60 años del barrio del Congrés (I). Breve historia de su formación


Con motivo del 60 aniversario de la fundación del barrio del Congrés, merece la pena efectuar un repaso histórico de este núcleo de viviendas delimitado por las calles de Ramon Albó, Riera d'Horta, Concepción Arenal, Cienfuegos, Puerto Príncipe y Alexandre Galí, que ocupa unas 16,5 hectáreas de terreno y cuenta en la actualidad con poco más de 13.000 habitantes.
El barrio del Congrés nació por iniciativa conjunta de un grupo de burgueses industriales y financieros de inspiración católica representados por la Asociación Católica de Dirigentes (creada en 1951) y la misma Iglesia, entonces representada por el arzobispo de Barcelona Gregorio Modrego Casaus. Su creación vino motivada tras el impacto del XXXV Congreso Eucarístico Internacional celebrado en Barcelona, sumado a un intento de resolver el problema de la vivienda en la ciudad. Así, obispos y burgueses se asociaron para encontrar la financiación necesaria para hacer realidad el nuevo barrio. El 8 de enero de 1952 se constituyó el Patronato de las Viviendas del Congreso Eucarístico, entidad que estructuró las bases jurídicas, económicas y sociales para la construcción del nuevo barrio. Formaron parte numerosas autoridades e instituciones que aportaron el dinero necesario. El 18 de marzo siguiente firmaron un manifiesto para dar a conocer el proyecto a la ciudadanía con el propósito de que quien quisiera aportara una o varias cuotas fundacionales a la causa, que eran de 100.000 pesetas. El 21 de mayo dicha entidad formalizó sus estatutos, el 31 de julio siguiente pidió al Instituto Nacional de la Vivienda ser cualificada como Entidad Benéfico-Constructora de Viviendas Protegidas, y el 22 de septiembre siguiente el mismo Instituto Nacional de la Vivienda le aprobó definitivamente sus estatutos.


Fue a partir de entonces cuando se empezaron a construir los primeros bloques viviendas del entonces denominado VCE-Can Ros sobre terrenos propiedad de la masía de Can Ros (llamada también de Can Armera), adquiridos en diferentes etapas. La primera piedra fue colocada el 30 de mayo de 1953. el presupuesto total ascendió a 391 millones de pesetas, de los cuales 30 millones fueron aportados directamente por los socios fundadores. Inicialmente, el barrio se preveía con una estructura urbana de calles perpendiculares que formarían islas cuadriculadas que permitiesen la conexión del antiguo ensanche de Sant Andreu con el de los Indians, tal y como promovió antaño el alcalde del entonces municipio de Sant Andreu de Palomar, Josep Maria de Nadal i Vilardaga. Pero finalmente la idea original fue desvirtuada, aprobándose la configuración que dio el actual aspecto, con un total de 16 manzanas. El resultado fue una estructura basada en una plaza central con una torre de 14 plantas en cada esquina que preside y ordena el barrio, más un conjunto de bloques de viviendas mayormente de 5 plantas complementados con patios interiores y espacios verdes. El nuevo trazado de las calles, siendo el eje vertebrador la calle de Felip II, se pensó para la integración con los barrios circundantes a la vez que tanto la distribución urbanística y la homogeneidad constructiva otorgaron desde un principio una fisonomía única e inhabitual en los barrios periféricos de aquellos años. El proceso de construcción finalizó definitivamente en 1967, con un total de 2.772 viviendas, 315 locales comerciales y 229 edificios.


Los arquitectos responsables fueron Josep Soteras Mauri, Carles Marquès y Antoni Pineda, basándose en una experiencia piloto del corriente arquitectónico llamado "Ciudad Abierta" y en el lema "Sol, aire y vegetación", ambas cosas expuestas en el Día Mundial del Urbanismo celebrado en Barcelona en el año 1950. La idea consistía en la configuración de manzanas con edificaciones abiertas al sol, al aire y a la vegetación donde tuviesen cabida, además de las viviendas, jardines, zonas de juegos infantiles y equipamientos varios. Prácticamente todas las calles se caracterizan por su amplitud tanto de las aceras para peatones como de las calzadas para la circulación de vehículos. Una particularidad que otorga singularidad con respecto a otros barrios periféricos es la presencia en la gran mayoría de calles de parterres de césped y abundante arbolado que otorgan mayor calidad de vida.


Las viviendas, pensadas para garantizar una buena insolación y ventilación, se construyeron de 60 a 120 metros cuadrados de superficie, con un mínimo de tres habitaciones y un máximo de ocho para familias numerosas. La adjudicación se efectuó mediante un reglamento aprobado en 1954 donde se indicaban los requisitos básicos e imprescindibles, como tener necesidad real de adquirir una vivienda, haber vivido como mínimo durante dos años en Barcelona y disponer de ingresos suficientes como para poder pagar la vivienda, además de requisitos varios de carácter moral o ideológico. El pago de entrada era de 8.000 pesetas. Igualmente, el Estado concedió hipotecas por valor de un 40% a devolver en cincuenta años y una donación de 30.000 pesetas por vivienda a fondo perdido. Las Cajas de Ahorro, por otro lado, ofrecieron hipotecas por un valor del 40%.


Otro criterio de adjudicación fue de tipo sociológico, mezclando a personas de diferente categoría sociolaboral, origen geográfico y actividad sociocultural para facilitar así la integración de la nueva población tanto en el barrio como en la ciudad de Barcelona. De este modo, el 20% lo formaban obreros no cualificados, el 30% obreros cualificados, el 30% empleados administrativos, el 5% subalternos, el 4% funcionarios y el 11% profesionales liberales e independientes. Las primeras viviendas fueron ocupadas a partir de 1954.
En relación al comercio, a través de los vínculos comerciales se pretendió forjar una vida de barrio. Los locales se adjudicaron bajo arrendamiento mediante concursos públicos, de modo que Patronato consiguió recaudar dinero de los comercios para la construcción de equipamientos para el barrio, el cual funcionaba de modo autosuficiente. Sin embargo, la penetración de cadenas de tiendas y supermercados y la posibilidad de adquirir el local comercial como propiedad terminó con este sistema.


En febrero de 1953 se aprobó la nueva toponimia de las calles del barrio, bautizadas mayormente con motivos relacionados con la Eucaristía y el Congreso Eucarístico Internacional. Así, encontramos las calles del Cep y de la Espiga como símbolos religiosos que en el cristianismo representan la permanencia y la abundancia, respectivamente. Nombres de cardenales que participaron en el Congreso Eucarístico Internacional los encontraríamos en la calle del Cardenal Tedeschini y la plaza del Cardenal Cicognani: La plaza del Doctor Modrego está dedicada a Gregorio Modrego Casaus (1890-1972), arzobispo de Barcelona, fue el principal impulsor del XXV Congreso Eucarístico Internacional y de la construcción del barrio. Nombres relacionados con santos relacionados con el Congreso Eucarístico los hallaríamos en la calle de Sant Pasqual Bailón (patrón de los congresos eucarísticos) y en el paso de Sant Tarsici (patrón de las eucaristías infantiles). En cuanto a nombres de propietarios de terrenos donde se erigió el barrio existe el caso de la calle de Pardo (dedicada probablemente al propietario Valentín Pardo y Lanuza), y de promotores del barrio, como la calle de Felip Bertran i Güell (industrial que participó en la construcción del barrio). El nombre de la plaza del Congrés Eucarístic recuerda que el barrio fue creado con motivo de la celebración en Barcelona del XXXV Congreso Eucarístico Internacional. Desde un principio ha sido el centro neurálgico del barrio y el punto principal de encuentro vecinal y de celebraciones festivas.


Algunas calles cambiaron de nombre, como Federico Mayo e Ignasi de Ros. La primera estaba dedicada a Federico Mayo Gayarre, ingeniero civil y director del Instituto Nacional de la Vivienda. El 28 de octubre de 1983 cambió su nombre por el del pedagogo e historiador Alexandre Galí. La segunda estaba dedicada a Ignasi de Ros i de Puig, cuyos hijos fueron los responsables de vender los terrenos de la masía para la construcción del barrio. Desde el 2 de febrero de 2007 pasó a llamarse de Can Ros.
Otros nombres son las calles de Cienfuegos (ciudad de Cuba), de Concepción Arenal (escritora gallega vinculada al movimiento feminista del siglo XIX), de Felip II (dedicada al rey de España desde el año 1945, antes denominada Comerç y después Bac de Roda porque es una prolongación de esta calle de Sant Martí), de Puerto Príncipe (ciudad de Cuba), de la Riera d'Horta (porque en superficie transcurría la riera de Horta) y de Vèlia (dedicada a la Velia hispánica situada entre Oviedo y Vitoria, o bien a una antigua colonia griega en Italia, antes llamada calle "D" de la urbanización de Can Garrigó).


En relación a los equipamientos educativos, sanitarios, deportivos, culturales y comerciales del barrio del Congrés, hablaremos en la próxima entrada, que a su vez invitará a efectuar un itinerario urbano y, de paso, un paseo por sus 60 años de historia.

Procedencia de las fotografías: Arxiu Diocesà Parròquia de Sant Pius X, grupo de Facebook "Jo vaig viure a les Vivendes del Congrés".

4 comentarios:

richy dijo...

CHAPEAU !!!! Como siempre Ricard. En tu linea. Yo tengo un poco de conocimientos de mi barrio tambien, que comentare contigo mas adelante, segun vayas publicando. Hago triplete. Vivo en Sagrera ( Concepcion Arenal lado mar), trabajo en Sant Andreu y alterno en Congres.
Un saludo

Ricard dijo...

Gracias Richy. Un abrazo. Estamos en contacto. Pronto colgaré la segunda parte de este artículo.

Canet Bernat dijo...

Brutalment interessant, com tots els teus articles Ricard. L'única cosa que trobo a faltar són els peus de foto amb les dates de les mateixes.

Tinc el costum d'anar guardant fotografíes antigues en format digital de Barcelona i m'agrada anotar també la data que vàren ser fetes.

Curiós veure com la parada de taxis de la Plaça del Congrés seguexi estan al mateix lloc després de tants anys :-)

Salut!

richy dijo...

hola ricard. La señora carmen de la pasteleria savoy en riera de horta justo al lado del antiguo cine diamante, tiene un monton de fotografias de los principios del barrio y no tiene inconveniente en enseñarlas a quien se las pide. Son desde el comienzo de la vida del barrio y me comento una vez que habian sido echas por su padre