lunes, 29 de noviembre de 2010

Ara és l’hora de treballar per Catalunya

Es veia venir. A les eleccions autonòmiques d’enguany ha passat allò que havia de passar. Els efectes d’una crisi econòmica que acostuma a fer mal als partits d’esquerra i la ineficàcia d’un tripartit incapaç d’entendre’s entre sí i de gestionar bé el nostre territori ha donat ales als partits conservadors. El resultat ha estat una aclaparadora victòria de CIU, propera a la majoria absoluta, i un notable ascens del PP, que recupera amb solidesa la tercera posició.
La participació ha estat del 59;95% de la població amb dret a vot, la qual cosa ha significat un increment del 7% respecte a les anteriors eleccions, i una clara evidencia de les ganes de canvi polític que havien. Malgrat que el dret a vot no obliga a la participació, és recomanable d’exercir-lo perquè les grans abstencions no són mai positives. Cadascú té dret a decidir què vol fer, però l’inconvenient resideix en què la meitat o menys de la ciutadania acaba decidint pels altres qui governarà en els propers quatre anys, i això no és just. Sempre és preferible un vot en blanc o un vot de càstig, fins i tot votar a un partit petit, que quedar-se a casa o anar-se’n a fora. És per això que he participat perquè m’he negat a què una altra persona que vagi a votar decideixi per mi qui ha d’ésser el nou president. Cada vot suma i és decisiu a l’hora de fer declinar la balança vers als uns o als altres.
Per a CIU, a la tercera ha anat la vençuda i podrà governar des de la Generalitat còmodament. La ciutadania de Catalunya espera estabilitat i poder sortir de la crisi econòmica. Artur Mas no ho tindrà pas fàcil i hi haurà molta feina per fer en un territori que en els darrers anys ha viscut una situació políticament inestable i una situació econòmica que l’ha fet perdre posicions com a motor d’Espanya i com a referència europea. Espero i desitjo un govern sòlid i segur, amb un equip de persones humanes capaces de saber gestionar correctament els recursos i fer complir les seves propostes. El millor és un govern en solitari, sense pactes, doncs el pactisme porta a què el partit pactant imposi les seves condicions per damunt del partit guanyador. Aquesta ha estat la clau del fracàs del tripartit. Si el PSC hagués obtingut des d’un principi una àmplia majoria hauria pogut aplicar el seu programa electoral sense haver de dependre de les condicions imposades pels seus socis ERC i ICV. Avui dia no podem parlar de governs d’unitat tal i com defensava en Tarradellas, perquè els partits polítics no s’entenen gaire entre sí i cadascun vol fer predominar les seves propostes. No obstant, de l’expressament oblidat i arraconat Molt Honorable podem recollir la idea d’establir acords puntuals amb la màxima majoria i unanimitat possible per a què Catalunya sigui més forta enfront Madrid i assolir així aquells objectius que siguin beneficiosos per al nostre territori i contribueixin al progrés econòmic i social de la nostra terra, o del nostre “petit país” com deia en Tarradellas.
La votació de la ciutadania ha estat una reacció molt lògica, i ara tothom espera molt, potser massa, per a què les coses canviïn quan abans millor. Insisteixo que serà doncs un repte llarg, dur i difícil per l’Artur Mas.

El PP recupera la tercera posició i tornarà a ser un partit decisiu a l’hora d’assolir acords. Malgrat l’oposició al govern de CIU, no s’hi estaran de pactar i d’entendre’s en aquells aspectes necessaris per a l’estabilitat de Catalunya, malgrat les diferències conceptuals sobre el model d’Estat. Pel que fa als partits d’esquerra, hauran de recórrer el llarg camí de la recomposició si algun dia volen tornar a estar a dalt de tot. Cal que es replantegin la seva manera de fer política si veritablement volen arribar a governar còmodament sense haver de dependre els uns dels altres. De moment, arriben mals temps per al PSC, ERC i ICV i uns quants anys de reflexió.
En aquestes eleccions es vaticinaven sorpreses, com ha estat la irrupció de SI de Joan Laporta, que debuta fins i tot passant per davant de C’s, que ha patit per la seva prepotència al mostrar-se com un partit honrat, honest, transparent i comissari de la veritat. Aquestes cartes mai no són clares i en Laporta té al seu favor, agradi o no, que des d’un primer moment no ha enganyat a ningú en les seves intencions sobiranistes.
Pel que fa als partits no entrants, destacar la no menys controvertida PxC amb l’obtenció de 75000 vots arreu de Catalunya, insuficients com per a entrar al Parlament però molt significatius d’una situació política i social que estem vivint. Molt treballada ha estat la seva campanya si tenim en compte que es va iniciar com a partit local a Vic sota la denominació de Plataforma Vigatana, i que any rere any s’ha treballat la confiança d’una part de l’electorat. L’ascens del partit d’en Josep Anglada ha de servir d’advertència a la classe política catalana que alguna cosa no s’ha fet bé i que cal canviar la direcció de moltes coses que afecten a la nostra societat. Molts dels seus votants, més que per convicció ideològica, han exercit un vot de càstig, de ressentiment o de venjança contra la classe política catalana. L’actual ascens de PxC és un reflex del descontent i el desengany vers els polítics. Ha estat més d’una veu qui ha afirmat que si hagués irromput al Parlament els hauria estat ben empleat a la resta de partits polítics parlamentaris. No hi ha dubte que a les properes eleccions municipals del 2011 tindran presència a molts municipis catalans i, possiblement, a les autonòmiques del 2014.
CIU ha estat un just guanyador, en part per la seva feina, i en part perquè el tripartit els hi ha posat les coses en safata. Desitjo i espero que a partir d’ara les coses canviïn a Catalunya i això repercuteixi en un benefici que la nostra societat pugui gaudir. Al senyor Mas i a la resta de forces parlamentàries catalanes, dir que ara és l’hora de treballar per Catalunya.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Contra un modelo educativo secesionista en Cataluña

Frente al modelo de inmersión lingüística en el sistema educativo defendido por los partidos nacionalistas catalanes, partidos como PP, C’s y UPD quieren apostar por un modelo diversificado consistente en que los padres puedan elegir en qué lengua quieren educar a sus hijos en las escuelas. Bajo esta presunta buena intención con la premisa de que ello se traduciría en un sistema de libertad para el individuo, y queriéndose amparar demagógicamente en el decreto de la UNESCO que afirma el derecho y la recomendación de toda persona a recibir la educación en su lengua materna, existe un malintencionado deseo de alienar y dividir por motivos de lengua a la sociedad catalana.
Si se quiere, se puede criticar el actual modelo de inmersión lingüística, consistente en que todas las asignaturas están impartidas en catalán (salvo la asignatura de lengua extranjera) menos una de ellas que es en castellano, concretamente lengua y literatura española. Sin embargo, el modelo diversificado de “libertad de elección” propone a elegir entre los siguientes modelos:
1. Inmersión en catalán. Como hemos dicho antes, todas las asignaturas impartidas en catalán salvo una sola en lengua castellana.
2. Inmersión en castellano. Al revés del anterior, todas las asignaturas en castellano salvo una sola en lengua catalana.
3. Semi-inmersión en catalán. En el primer curso todas las asignaturas son en catalán salvo una en castellano, y a medida que se va pasando de curso se va introduciendo una asignatura más en castellano hasta llegar al 50%, momento en que se mantiene y se finaliza la enseñanza obligatoria con la mitad de las asignaturas en catalán y la otra en castellano.
4. Semi-inmersión en castellano. Al revés del anterior, en el primer curso todas las asignaturas son en castellano salvo una en catalán, y a medida que se va pasando de curso se va introduciendo una asignatura más en catalán hasta llegar al 50%, momento en que se mantiene y se finaliza la enseñanza obligatoria con la mitad de las asignaturas en castellano y la otra en catalán
5. Bilingüismo equitativo. Desde el primer curso de la enseñanza obligatoria hasta su finalización, el 50% de las asignaturas son en catalán y la otra mitad en castellano.
6. Trilingüismo equitativo. Desde el primer curso de la enseñanza obligatoria hasta su finalización, se reparten las asignaturas en tres partes iguales impartidas en catalán, en castellano y en una lengua extranjera, generalmente inglés.

Demasiados modelos lingüísticos que no hacen más que dividir a la sociedad, y que convierten el ir a estudiar y elegir uno de esos cinco modelos en algo parecido a ir a un restaurante y elegir un menú a la carta. Pero la realidad es que la educación es algo muy serio y decisivo para los hombres y mujeres del mañana como para que la pedagogía se convierta en un simple menú de restaurante. La educación es un derecho pero también un deber, y hay que respetar la realidad de un territorio determinado, la cual está por encima de lo que dictamine una ley o una declaración de principios.
Los partidos políticos que aplican o desean aplicar este modelo “a la carta” en las comunidades autónomas bilingües, deberían de preguntarse qué sentido tiene separar a los alumnos por razones de lengua cuando hoy día se apuesta por la cohesión social como la mejor herramienta para garantizar la unidad, la conciliación, la concordia, la convivencia, el respeto, la solidaridad, el enriquecimiento y la tolerancia de una sociedad tan heterogénea como es la nuestra. En tiempos del franquismo, se solían separar a los alumnos por razones de sexo (habían escuelas solo para niños y otros para niñas o bien un solo colegio pero con dos secciones separadas por un muro), por razones económicas (escuelas para alumnos de padres adinerados y otras para alumnos pobres), por razones de salud (los niños y niñas enfermos o con una minusvalía física iban a escuelas especiales), o por razones intelectuales (en una misma aula, los alumnos empollones se les sentaba más cerca del maestro mientras que a los holgazanes se les arrinconaba), entre otras cosas. Todo esto suponía una pedagogía letal en cuanto a la inculcación de valores se refiere. Así, el niño o niña, desde pequeño aprendía que había personas “diferentes” y que por ese motivo se las separaba, y si se acercaban individuos de otra condición diferente a la suya, automáticamente los marginaban o bien los pegaban o apedreaban en el patio del colegio o en la calle como si se trataran de enemigos que viniesen a invadir su territorio. En definitiva, aprendías que las diferencias eran una cosa mala y no una simple particularidad, que eran perjudiciales en vez de enriquecedoras.
Resulta muy contradictorio que estos partidos hablen de respeto lingüístico cuando ellos son los primeros en discriminar por razones de lengua. Con ello ponen en evidencia que no consideran el idioma como una simple particularidad sino como algo gravemente diferenciador. ¿Os imagináis que a los alumnos también se los separaran por ser mujeres, homosexuales, negros o magrebíes, alegando que por su condición deberían de tener un modelo educativo especial para ellos, y que a eso lo llamaran respeto y convivencia?

Vistos los anteriores ejemplos, ahora habría que preguntarse si es este el modelo educativo que quieren estos partidos políticos para los territorios bilingües, un sistema en que niños y niñas aprenderán desde muy pequeños que catalanohablantes y castellanohablantes son diferentes y por ello irán en colegios o aulas diferentes. Si implantar de dos a seis modelos educativos distintos en un territorio es realmente una apuesta por la libertad y la convivencia, mejor nos retiramos o mejor aún, nos exiliamos. Hablamos de un modelo claramente utópico, pues no hay presupuestos suficientes como para implantarlos, y muchos alumnos deseosos de optar por un modelo educativo determinado podrían quedar excluidos de acceder por falta de plazas suficientes y forzados entonces a estudiar bajo un modelo que no desean. A ello se sumaría la inercia social hacia un modelo educativo concreto de esos seis que se convertiría en el más dominante y demandado en detrimento de los demás, los cuales por falta de plazas se verían obligados a eliminarlos, con el peligro de caer en la diglosia lingüística que terminaría perjudicando a una de las dos lenguas. Y eso no es todo: la politización resultaría inevitable como en todas las cosas. Enseguida veríamos como colectivos independentistas o nacionalistas fomentarían elegir el modelo de inmersión en catalán, mientras que sectores más españolistas incitarían a elegir el modelo más favorable al castellano con el argumento de que es una lengua más útil y con más futuro. Y volvemos de nuevo al conflicto.
No existe un modelo educativo ideal capaz de satisfacer a absolutamente toda la población. Siempre habrá quienes discreparán por una razón u otra, y ello es inevitable. No se trata de hacer un “modelo a la carta” por el hecho de que existan diferentes realidades sociales. Precisamente es al revés, pues por el hecho de que es un fenómeno real en Cataluña, sería preferible apostar por un modelo lingüístico educativo único, acatado y consensuado por todas las fuerzas políticas parlamentarias, y avalado por las A.M.P.A.’s, el profesorado, pedagogos y expertos en materia lingüística. Hay que abogar por un modelo que la gran mayoría de padres y alumnos, incluido el colectivo inmigrante, acepten y vean con completa normalidad su aplicación, es decir, un modelo cohesionador que no enseñe a vernos diferentes, sino que enseñe a que todas las personas, seamos catalanohablantes, castellanohablantes u otra particularidad, la que sea, formamos parte de un mismo equipo, que estamos en el mismo bando y que navegamos dentro de Cataluña en un mismo barco y hacia un mismo rumbo para hacer de nuestra sociedad del futuro un mundo mejor y un territorio ejemplar, en el que todos nos podamos enriquecer y aprender de los demás.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Información electoral poco democrática. Y los partidos pequeños ¿qué?

Otra vez tenemos elecciones y volvemos siempre con la misma historia. La mayoría de periodistas deciden no firmar las cápsulas informativas durante las dos semanas de campaña electoral como señal de protesta por el cómputo exigido por ley que obliga a informar durante más tiempo para el partido político que tiene más representantes y menos para quien tiene menor representación. Esta práctica viene haciéndose desde la instauración de la Democracia, algo que por aquel entonces tenía cierto sentido porque la finalidad era garantizar una presencia ecuánime de todos los partidos políticos en los diferentes medios públicos de comunicación. Sin embargo, a estas alturas de mayor madurez democrática (si es que la tenemos porque a veces invitan a la duda) este sistema carece de sentido y hoy día se debería de apostar por la calidad informativa y no por la cantidad o tiempo dedicado a cada partido, asegurando por supuesto el pluralismo y la neutralidad.
En el caso catalán, y teniendo en cuenta la representación parlamentaria actual, el presente modelo decretaría más tiempo informativo para las formaciones CIU y PSC porque son quienes más diputados han obtenido, mientras que para el resto de partidos la información sería menor e iría menguando hasta llegar a C’s porque ésta solo tiene tres diputados. Otro problema a destacar es que nunca se informa acerca de las formaciones políticas que no tienen ninguna representación, como por ejemplo Plataforma per Catalunya, Partit Antitaurí, Partit per Catalunya, Partit Carlista, Estat Català, Reagrupament, Partit dels Jubilats i Pensionistes i Solidaritat Catalana, entre otros, que al ser prácticamente ignorados por los medios de comunicación son tratados como partidos “de segunda” y se les priva la oportunidad de darse a conocer y convertirse en una auténtica alternativa a los cinco o seis de siempre. Parece que se quiera apostar por una perpetua hegemonía de unos pocos partidos frente al abanico de nuevas posibilidades, es decir, la “dictadura” de los cinco o los seis que “limitan” la representación democrática. Los partidos “pequeños” tienen serias dificultades de llegar a las grandes masas, entre otras cosas por su falta de mayores recursos económicos

El modelo vigente, diferente al aplicado en la mayoría de países de la Unión Europea, pone en evidencia la restricción del pluralismo informativo a favor de la imposición hegemónica de las fuerzas polítcas de siempre, impidiendo a la ciudadanía la opción de conocer y tal vez votar a otras formaciones carentes de representación. Se impide también tener una visión mayor de la política, contribuye al abstencionismo por aburrimiento ciudadano (el hecho que estén “los de siempre”) e imposibilita la formación de mayores y mejores opiniones, gustos, hábitos e identidades como reflejo de las expresiones ideológicas. En términos generales, en buena parte de los países europeos (concretamente Alemania, Finlandia, Bélgica, Francia, Italia, Holanda, Dinamarca, Portugal, Reino Unido y Suecia), a pesar de que aplican diversos criterios de regulación de la cobertura informativa política, diversos estudios realizados confirman que aplican un sistema basado en una mayor igualdad y en la no discriminación y remiten a criterios cualitativos que garantizan la apelación a la profesionalidad tanto en períodos ordinarios como electorales. En España, la Junta Electoral Central, carente de cualquier referente europeo, muestra en comparación con los países anteriormente citados un elevado grado de politización de la regulación de la estipulación de tiempo dedicado a cada partido, y como consecuencia, beneficia a unos, margina a otros e ignora al resto.
Y ante estas elecciones autonómicas, la ciudadanía obvia que los de siempre volverán a tener representación pero quedará a la espera de que tal vez irrumpan nuevas fuerzas políticas para romper con la perpetuada monotonía actual, responsable de la desconfianza hacia la clase política y del notable aumento de la abstención. Son Solidaritat Catalana, Reagrupament y Plataforma per Catalunya quienes tienen más números de obtener diputados por primera vez.
Mientras, la Junta Electoral Central a nivel estatal y las Corporaciones Catalanas de Radio y Televisión y de Medios Audiovisuales de Cataluña deciden no bajarse del burro y obrar como hasta ahora, decidiendo qué partidos tienen más voz y voto y quienes no tienen derecho a hablar. Da igual que los periodistas protesten y no firmen los reportajes, y que algunos partidos y otras entidades periodísticas y del mundo de la comunicación den apoyo a un cambio, porque las grandes entidades dirán que es lo correcto para el pueblo que parece ser no entiende ni sabe sobre el tema. Es el triunfo de la llamada “democracia orgánica” que oficialmente no existe pero que manda sobre la “democracia parlamentaria”.
Finalmente, en solidaridad con los partidos políticos pequeños que carecen de representación parlamentaria (lo que no significa que simpatice o comparta sus ideas), a continuación muestro el logotipo de cada uno de ellos los cuales tienen previsto presentarse para las próximas elecciones al Parlament de Catalunya. La finalidad es darles la oportunidad, ni que sea a través de este modesto blog, de que puedan ser conocidos y obtengan más votos de los previstos. Por cada voto a uno de ellos, será una patada en el trasero al modelo informativo político actual y a la “dictadura de los seis”. Anticipadamente pido perdón por si me he olvidado de citar algún partido. Todos ellos tienen página Web en Internet para quien quiera conocerlos mejor.


lunes, 15 de noviembre de 2010

Acatar el Sexto Mandamiento, a “multazos”

La prensa anunciaba hace unos días que el problema de la prostitución en el barrio del Raval de Barcelona había disminuido gracias a las multas aplicadas a los clientes que acudían. Esta ofensiva se debe a la estricta aplicación de la nueva Ordenanza Cívica que pretende disuadir a quienes quieren ir con las prostitutas que se encuentran “trabajando” en la calle y son en su gran mayoría explotadas por mafias. Se trata de chicas muy jóvenes procedentes de los países del este o bien subsaharianas u orientales que llegan aquí engañadas con la promesa de que encontrarán trabajo, y luego son obligadas a ejercer la prostitución. En la medida de lo posible, los Mossos d’Esquadra también han hecho numerosas redadas y batidas con la detención de diversos proxenetas.
Aunque el problema ha disminuido, el mal ambiente continúa presente en algunas calles del Barrio Chino de Barcelona, especialmente las calles de Robador y Sant Ramon. Los “multazos”, que llegan a los 750 euros o más, han producido una caída del número de clientes y muchas mujeres, al ver reducidas sus recaudaciones, se han visto obligadas a marchar a otros sitios, como los alrededores del Camp Nou, la calle de Wellington o los alrededores de la plaza de les Glòries Catalanes, principalmente. Todo ello sin contar aquellas quienes se colocan puntualmente en determinadas calles, no en grandes grupos, y llaman muy poco la atención debido a que ofrecen sus servicios sexuales en sus propias viviendas.
Así, pues, se nos ha vendido la multa severa como una solución al problema. Sin embargo, no se trata de una solución factible sino de una mera operación de maquillaje para ofrecer buena imagen del centro histórico y turístico de la ciudad. Los problemas del incivismo se arreglan mediante la pedagogía, la educación y la comprensión, nunca a través de multas y sanciones. Cuando a un cliente que acude a una prostituta de la calle se le multa, solo le estás enseñando a que si vuelve a reincidir, será nuevamente amonestado, pero no que aquello esté mal porque se contribuye a alimentar las mafias y a dañar físicamente y psicológicamente a las chicas explotadas. Por lo tanto, hay que distinguir entre quien deja de “ir de putas” porque moralmente sabe que no es correcto y entre quien no va solamente porque teme que la policía lo pille “in fraganti” cuando en realidad desearía acudir. El segundo caso suele ser el más frecuente. Se trata de un cliente errante que optará por soluciones alternativas a los espacios vetados, como ir a otras barriadas donde haya menos control policial o bien a los pisos particulares, sean de profesionales o bien las casas de relax que tanto abundan en los clasificados de los periódicos e Internet.

El debate pedagógico acerca de la prostitución es delicado y a menudo peligroso opinar porque enseguida se puede caer en la hipocresía y la demagogia. En el primer caso, por parte de quienes se muestran puritanos, religiosos y conservadores, pues no es la primera vez que estos colectivos son los primeros en acudir a servicios sexuales de todas clases. Y en el segundo caso, por parte de sectores progresistas y muy liberales que pretenden ofrecer una imagen “normalizada” del llamado trabajo más antiguo del Mundo, como si se tratara de un empleo cualquiera igual de digno y honrado que los demás. Esto no es más que un falso progresismo.
Aquellas mujeres que quieran ejercer la prostitución lo van a hacer de todos modos aunque se prohíba, porque vetar las cosas no tiene efecto alguno. Está claro que es algo imparable e inevitable porque a la humanidad le interesa que exista. Al menos debería ofrecerse una regulación, acabar con la actual situación de ilegalidad y de alegalidad pero bajo una normativa. Aplicando el modelo holandés, los propietarios de los burdeles (que no serían proxenetas) se verían obligados a pagar impuestos y la Seguridad Social de las prostitutas, las cuales dispondrían de una licencia municipal y derecho a cobrar el paro. No estar en la calle sino en un piso garantizaría este trabajo bajo unas condiciones lo más humanamente posibles, recibiendo asesoramiento de especialistas y ayudas sociales y sanitarias. Quedarían excluidas al derecho de ejercer quienes tuviesen problemas con drogas o estuviesen enfermas de SIDA o de otra enfermedad de transmisión sexual, aunque sí tendrían derecho a una atención sociosanitaria especializada. No tendrían derecho a legalización aquellas prostitutas procedentes de tráfico de inmigrantes, sometidas al provecho de mafiosos y proxenetas, debido a que su trabajo es forzado y esclavo en vez de voluntario, que es el problema a erradicar.

Las causas que llevan a una mujer a la prostitución son muy variadas y no deben de ser juzgadas sin antes entenderlas, pues deberían de ser previamente estudiadas y ofrecerles la posibilidad para las quienes lo deseen de dejar su trabajo sexual a cambio de garantizarles formación y un nuevo empleo como forma de rehacer sus vidas y empezar de nuevo. Encontramos desde aquellas quienes les gusta ser “trabajadoras del sexo” y se profesionalizan hasta quienes se ven forzadas bajo amenazas o bien como una manera rápida y fácil de salir de la miseria, e incluso quienes solo se ofrecen temporalmente por voluntad propia sin ser profesionales simplemente para pagarse un piso, un viaje o los estudios. Jamás se acabará con este fenómeno porque la demanda de hombres genera la oferta, y no al revés. Es algo que está en nuestro talante, en nuestra cultura, un tema muy complejo de abordar imposible de universalizar en cuanto a si está bien o está mal. Aunque la legalización se ve para algunos como una solución, el modelo ilegal no desaparecerá por la clase de oferta (chicas muy jóvenes incluso menores con tarifa más económica) y de cliente (a menudo muy pervertido y barriobajero) muy diferente al del hombre pulcro o convencional que acuda a una profesional regularizada, es decir, que vaya de “sexo legal”.
Un tema extremadamente complejo y controvertido cuya solución va a ser a muy largo plazo. Un fenómeno que es presente desde la creación siglos atrás del llamado Barrio V, actualmente denominado el Raval, y antaño conocido el Barrio Chino. Y un reflejo de los resultados obtenidos tras la aplicación de esa política de “esponjamiento, saneamiento y dignificación” de esta barrio histórico de la ciudad: un contraste entre las zonas degradadas con delincuencia, drogas y prostitución, y los nuevos espacios culturales y de ocio para turistas, estudiantes de Erasmus y pijoprogres. Y sus habitantes, sus vecinos de ayer y de hoy, ahogados entre los dos polos opuestos que son dos mundos paralelos en un mismo territorio, víctimas de ambos bandos y cuyas voces, aunque silenciadas, expresan su desencanto con centenares de pancartas colgadas en sus balcones que dicen “Volem un barri digne”.
Y el Sexto Mandamiento dice: “no cometerás actos impuros”… o te multaremos.

martes, 9 de noviembre de 2010

BXVI: In te, Domine, speravi…

El Papa ha vuelto a Barcelona. Veintiocho años después de haberlo hecho su predecesor Juan Pablo II ahora le ha llegado el turno a su sucesor, Benedicto XVI. Ha sido otro día 7 de noviembre, pero sin las lluvias acaecidas en 1982. Según fuentes municipales, Joseph Alois Ratzinger fue recibido por unas 258.300 personas entre quienes le vieron pasar con su Papamóvil por las calles del Eixample, quienes siguieron la misa celebrada en el templo expiatorio de la Sagrada Familia en vivo y en directo a través de las grandes pantallas, y quienes se deleitaron con ambas cosas. La plaza de toros Monumental también se llenó, no precisamente para ver corridas de toros, sino para ver al Papa en pantalla cinematográfica. Jamás este coso taurino se ha llenado de tanto público como cuando vinieron Manolete, Paquirri y Jesulín de Ubrique. La visita del Papa ha servido para consagrar y ascender al rango de basílica esta joya inacabada e interminable de la arquitectura, lo que va a permitir la celebración de misas. Permitiendo un breve inciso, sobre la reivindicación de la figura de Antoni Gaudí como un genio y no como un loco y mi defensa a la finalización de las obras del templo de la Sagrada Familia aunque se tarden veinticinco o cien años más será objeto de una próxima entrada en este blog.
El (sagrado) evento del pasado domingo ha servido para poner de manifiesto una vez más la existencia en Cataluña de realidades sociales muy variadas y dispares. Dos claros precedentes los tuvimos hace unos pocos meses atrás con la multitudinaria manifestación contra la sentencia del Estatut y la celebración el día siguiente de la victoria de “la Roja” en el Mundial de Fútbol. Así, a la pregunta sobre si el pueblo catalán es contradictorio, es falso, si tiene doble personalidad o si padece el síndrome del doctor Jekyll y Mister Hyde la respuesta es clara y sencilla: no. Cataluña no es un pueblo uniforme o por lo general tendente a una uniformidad cultural o ideológica. Cataluña es una tierra cuya realidad social es mucho más variada y compleja de lo que pretenden hacernos creer. Está claro que existe una población de habla catalana, pero también hay una población de habla castellana; hay una demanda por consumir y disfrutar de la cultura catalana y de la cultura en catalán, pero indudablemente también hay una demanda muy importante de cultura no catalana y cultura en castellano; hay quienes desean la independencia, quienes quieren solo más autogobierno y quienes quieren formar parte de España y reivindican así la presencia de signos varios de españolidad.

Ante esta realidad variopinta, a pesar de que todos los partidos políticos han puesto de moda su promesa de reconocer, defender y fomentar la diversidad cultural, lingüística y religiosa frente a la uniformidad y homogeneidad centralista, a efectos prácticos, solo defienden aquellas partes de la sociedad con quienes están más de acuerdo. En realidad, todo partido político catalán, sea de derechas o de izquierdas, sea nacionalista o no, solo gobierna para media Cataluña, para la que ellos consideran, según sus ideas, la mejor mitad.
Y en relación con la visita del Papa a Barcelona sucede algo similar. Hasta ahora se nos ha vendido que somos una sociedad muy progresista, muy liberal y poco o nada religiosa, y eso no es tan cierto. En Cataluña, igual que en el resto de España, hay muchos creyentes, sean más o menos religiosos, en diferentes grados y niveles, así como gente conservadora o defensora de determinados valores, y se trata de una realidad que existe y no precisamente minoritaria. La fe moviliza a muchísimas personas, y aunque entre estas gentes hayan críticos con el Papa por su talante radical, igualmente se han alegrado y reconfortado ante su presencia en Barcelona.
A título personal, un servidor no ha ido a verlo porque aunque soy creyente, soy deísta, tampoco tengo tanta devoción como para levantarme temprano un domingo por la mañana e ir a ocupar un asiento en la avenida de Gaudí. Sin embargo, admito que tampoco me hubiese molestado haberlo visto, aunque solo fuera por poder decir en el día de mañana que yo una vez vi al Papa en persona. El Vaticano eligió a Ratzinger para sustituir al difunto Karol Vojtyla, apostando por una línea dura en vez de una línea más abierta que hubiese permitido una modernización de la Iglesia adaptándola a nuestros tiempos. Lamentablemente el glorioso período aperturista y amable de Juan XXIII, Pablo VI y fugaz de Juan Pablo I ha sido enterrado y olvidado. La Iglesia católica debería de ser precisamente menos católica propiamente dicha y mucho más cristiana, ciñéndose exactamente a las enseñanzas de Jesús. La falta de fe y la desconfianza hacia el clero se debe precisamente por su lejanía o por el uso de conveniencia de la palabra del presunto Hijo de Dios. La historia nos pone de relieve las atrocidades llevadas a cabo en nombre de Dios y quienes lo han sufrido no lo perdonan. La última y más reciente en la historia de nuestro país ha sido el apoyo del Clero al régimen franquista. Aquellos sacerdotes y demás órdenes religiosas que realmente han sido cristianas hasta la médula han sido apartados o marginados de la Iglesia. Es decir, creyentes de conciencia y de buena fe no interesan. Nada más hay que observar el caso de Vicente Ferrer. Tampoco se comprende que existan sectores conservadores, progresistas, aperturistas, moderados y similares dentro de la Iglesia. Si el mensaje de Jesucristo fue objetivo, no se entiende el sentido de la existencia de posturas diferentes. Todas ellas no deberían de existir, solo debería caber una sola y única postura objetiva y universal. El resto, son manipulaciones y perversiones a los antojos personales de la humanidad.

En resumen, no es este el modelo de Papa que yo quiero porque defiende y perpetúa un sistema alejado del verdadero cristianismo y contribuye sin quererlo a expandir cada vez más la pérdida de la fe en algo, o sea, al agnosticismo y al ateísmo. Justo el día antes del evento, el sábado por la noche vi en vídeo la película “Las sandalias del pescador”, cinta muy interesante y recomendable y con excelentes interpretaciones por parte de veteranos actores muy curtidos, especialmente de Anthony Quinn, cuyo personaje de Papa ruso es modélico, íntegro y ejemplar hasta el punto de convertirse en aquel jefe de la Iglesia católica que mucha gente desearía que fuese en la vida real. Desgraciadamente, eso no es así y la línea dura se ha impuesto por la politización de la religión y por los lobbies ultraconservadores de gran poder y capacidad de influencia, éstos últimos sin complejo alguno en manifestar su hipócrita moral conservadora, claros ejemplos del “haced lo que nosotros os digamos porque nosotros haremos lo que nos dará la gana”. Este lobbi es el que ignora la diversidad religiosa y pone en evidencia que en España, a pesar de que ya no existe una religión oficial, el catolicismo es todavía muy poderoso e influyente y mueve a grandes masas sociales, a millones de personas.
Hasta aquí comparto las críticas de quienes creen que Benedicto XVI representa a una Iglesia que discrimina a las mujeres y a los homosexuales y restringe severamente en el ámbito del sexo y del progreso científico y médico. También comparto las críticas de los cristianos disidentes que tienen un punto de vista diferente de la fe cristiana y no están de acuerdo con la línea dura del catolicismo.
Sin embargo, me permito discrepar en tres cosas. En primer lugar, me parece feo que algunas gentes contrarias a la visita del Papa hayan destrozado algunas banderas de bienvenida colgada en los balcones, pues con ello no hacen más que ponerse a la misma altura del catolicismo más radical y contribuyen a dar una mala imagen, incluso criminalizada, de quienes no están de acuerdo con la visita de Ratzinger a nuestra ciudad. Quien se sienta ofendido por la visita del Papa, sencillamente que no vaya y que apague el televisor.
En segundo lugar, tampoco me ha parecido bien la politización de este evento. Artur Mas no tardó en recomendar al pueblo catalán que colgara las “senyeres” en los balcones, y Rajoy dio su nota afirmando que “es lo mejor que le ha pasado a la lengua catalana en 1000 años”. Si Dios es universal y es de toda la humanidad, no es correcta la presencia de banderas políticas, en este caso tanto de la “senyera” como de la “rojigualda”. La única bandera legítima era solo la de bienvenida al Papa, y lo demás es una simple provocación. La fe cristiana bien entendida no entiende de fronteras ni de lenguas ni de nacionalismos, sino que las personas están por encima de fronteras materiales y políticas.
Y en tercer lugar, aunque defiendo el laicismo y la libertad religiosa, así como la menor presencia de la Iglesia católica a la hora de decidir en los asuntos políticos y sociales, no comparto la actitud demagógica de algunos partidos políticos, como ha sido particularmente el caso de ICV y ERC, cuyos dirigentes no han asistido al acto por su presumible “ateísmo”, pero sin embargo luego se van de “buen rollito” hacia la rambla del Raval a celebrar la fiesta del fin del Ramadán. Y ello no es una crítica al islamismo o a cualquier otra religión no cristiana, sino al uso partidista que hacen de ellas determinados dirigentes. O se es laico o no se es, pero hacer mala cara hacia una religión y buena hacia otras eso es hacer trampa.
En los próximos años, otros Papas vendrán a nuestra ciudad, y la historia y la polémica se repetirán porque no somos tan cambiantes como creemos. In te, Domine, speravi; non confundar in aeternum.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Inútiles e incompetentes hasta para robar

Cada día de lunes a viernes voy a trabajar a la tienda “A la Premsa d’Aquell Dia” dedicada a la venta de periódicos y revistas antiguos y originales, singular negocio familiar fundado en 1994 del cual pronto hará cuatro años que formo parte. Aunque nunca se debe ser negativo, el día a día de tu vida supone un riesgo. Vivir a diario implica un porcentaje de supervivencia o incluso de muerte, depende de lo que el destino que no nos podemos hacer nosotros mismos nos pueda deparar. No podemos adivinar el futuro ni tampoco podemos saber qué nos va a suceder de bueno o de malo ni siquiera en los próximos cinco minutos. Por ello deseo que todo siga como hasta ahora o mejor si puede ser. Hay que ser optimista y no pensar en desgracias.
Trabajar en una tienda a veces es arriesgado, aunque ello tampoco significa que no podamos salir a la calle o trabajar en un establecimiento comercial. Nuestro local se encuentra en el barrio del Raval, antaño Barrio Chino, un lugar donde algunas veces esporádicas se ven robos, tirones y peleas. Afortunadamente, no es lo habitual y no se trata de una barriada tan peligrosa como quieren hacernos creer. Las comunidades filipina y paquistaní son las más abundantes y su presencia no ha supuesto en absoluto un aumento de la inseguridad. Aquí, entonces, descartamos forzosamente el tópico. Es más, recomiendo la lectura, o bien la consulta del libro “Historia y leyenda del barrio Chino”, de Paco Villar, donde históricamente se demuestra que el actual Raval era años atrás (incluso siglos atrás) mucho más sucio, degradado, peligroso e inseguro que ahora.

Enlazando con el tema de la inseguridad, mencionar que el perfil del delincuente parece ser algo peor, y es que en todo ha bajado el nivel, hasta en algo tan vulgar como esto. Nos encontramos a personas que no sirven ni para robar, y he aquí las consecuencias: tres víctimas mortales en nuestra ciudad en un breve espacio de tiempo. Antiguamente, el ladrón era una persona hábil y lista dentro de su faceta “profesional”. Se sabe que algunos practicaban en sus casas con un maniquí lleno de campanitas e intentaban sustraer la cartera sin que no sonara una sola de ellas. Era un ejercicio práctico para poder robar sin que la víctima se enterara. Otros delincuentes eran buenos actores y sabían interpretar sus papeles, que iban desde el personaje del mendigo hasta el enfermo pasando por un falso agente o falso turista.
Todo esto parece haber pasado a la historia. La actitud tan vil y cruel que ahora adoptan resulta incomprensible. ¿Qué se remueve dentro de estas mentes desquiciadas? Se supone que el ladrón solo quiere el dinero u objetos de valor o de necesidad, nada más. Pero ahora, además, les sobra tiempo para agredir o matar a sus víctimas. ¿De qué les sirve hacer esto? Tal vez piensan que muertos nadie les identificará y a la policía la resultará mucho más difícil de atraparlos. Pero se equivocan, porque tarde o temprano son capturados.
Desde aquí expreso la indignación que provoca estos últimos crímenes cometidos en Barcelona por robo en establecimientos comerciales. Son crímenes sin ninguna justificación.

Ningún argumento lo puede razonar, ni siquiera el típico del delincuente drogadicto que estaba colocado y dice no saber lo que hacía. Ello jamás debería de ser un atenuante. Por esta razón, si la drogadicción o el alcoholismo es motivo de disculpa, entonces droguémonos o emborrachémonos todos y matémonos los unos a los otros, así a la mañana siguiente, cuando salga el Sol, diremos que somos personas buenas y honradas, solo que unas pobres enfermas que no sabíamos lo que hacíamos y que tuvimos un simple accidente emocional en un momento dado que nos llevó a matar sin querer.
Señores delincuentes, robar está muy mal, pero si robáis porque convenceros de hacer lo contrario va a resultar prácticamente imposible, por favor, no seáis tan perros de daros el derecho adicional de quitarle la vida a la víctima. Tened al menos la profesionalidad y pulcritud de vuestros antepasados. Robar es como un juego: o se gana o se pierde. Y si matáis porque no sabéis perder, mejor no entréis en este juego y dedicaros a otra cosa, o pagad con las consecuencias.